MONOPOLIO DE ANCAP

Importar combustibles habría ahorrado US$ 427 millones

Es 9,6% más que en 2015; la mayor brecha se da en el valor del gasoil.

Si no puede ver la gráfica haga click aquí

Los consumidores de combustible se hubieran ahorrado US$ 427.345.417 durante 2016 si las naftas y el gasoil fueran importados en vez de refinados en la planta de La Teja de Ancap. Esto es 9,6% más de lo que se habrían ahorrado en 2015, al realizar el mismo ejercicio teórico.

El año pasado, los uruguayos (empresas y familias) gastaron US$ 2.289.030.656 en la compra de los tres combustibles. Así, el ahorro que se hubiera producido por haberlos importado, representa el 18,7% de lo efectivamente gastado.

Estos datos surgen del análisis realizado por El País de los informes mensuales de la Unidad Reguladora de Servicios de Energía y Agua (Ursea) sobre precios de paridad de importación de los combustibles derivados del petróleo. Las cifras de consumo mensual de combustibles fueron tomadas de la Dirección Nacional de Energía del Ministerio de Industria, Energía y Minería.

Según detalla la Ursea "la determinación de los precios de paridad de importación corresponde al ejercicio teórico de calcular el precio en el mercado local (puestos en surtidor) de productos terminados de similar calidad a la de los producidos por Ancap, en la hipótesis de que los mismos se importan. En otras palabras, los precios de paridad e importación reflejan la actividad de un importador al que se aplican las normas hoy vigentes para Ancap con relación a la importación de derivados de petróleo de calidad similar a los productos de Ancap".

Estos datos se comparan con los precios máximos vigentes aprobados por el Poder Ejecutivo para comercializar estos productos en plaza.

En el ejercicio teórico de haber importado los combustibles durante todos los meses de 2016, los consumidores habrían pagado 22,9% menos por los mismos. El ahorro difiere en los tres combustibles analizados, siendo mayor en el gasoil.

En promedio, cada mes los consumidores pagaron US$ 35,6 millones más al no importarse los combustibles. Noviembre fue el mes de mayor diferencia en dinero entre "importado" y refinado: US$ 45,6 millones y junio el de menor brecha: US$ 26,8 millones.

En todos los meses del año pasado fue más barato importar combustibles que refinar petróleo en Uruguay para las tres categorías (ver gráfico). En 2015, en cambio en cuatro meses fue más barato refinar nafta Super y Premium que importarla. El gasoil, siempre fue más caro refinado que comprado en el exterior.

Por otro lado, en 2016 los uruguayos compraron 5,6% más litros de nafta Super que en 2015, 10,7% más litros de nafta Premium que en 2015 y 0,7% más litros de gasoil que en 2015.

Gasoil.

En 2016 el precio del gasoil fue el mismo en todos los meses: $ 38,70 por litro. El precio promedio que hubiera pagado el consumidor en la estación de servicio si el combustible fuera importado, habría sido de $ 26,31 por litro, es decir 32% menos.

La mayor diferencia de precio se dio en enero, con $ 16,06 por litro menos a favor del importado y la menor en diciembre con $ 10,12 por litro.

Este combustible sería el responsable del mayor ahorro si se importara. Es decir, sus consumidores habrían pagado US$ 357.984.385 menos en esa hipótesis.

Naftas.

El valor de la nafta Super en 2016 fue el mismo en todos los meses: $ 42,50 por litro. En la eventualidad de haber sido importado, el costo promedio que hubiera pagado el consumidor en el surtidor habría sido de $ 39,88 por litro, es decir 6,2% menos.

La mayor diferencia de precio se dio en enero, con $ 5,27 por litro menos a favor del importado y la menor en diciembre con $ 0,76 por litro, también a favor del importado.

La nafta Super importada habría hecho ahorrarse a sus consumidores US$ 62.947.723 durante 2016.

En el caso de la nafta Premium, su precio tampoco varió en 2016 y fue de $ 44,10 por litro. De haberse importado, el precio promedio durante el año pasado habría sido de $ 41,76 por litro, es decir 5,3% menos.

La mayor diferencia de precio se dio en febrero, con $ 4,84 por litro menos a favor del importado y la menor en diciembre con $ 0,41 por litro, también a favor del importado.

La nafta Premium importada habría hecho ahorrarse a sus consumidores US$ 6.413.308 durante 2016.

Política.

Pese a que durante todo el año pasado, el precio del barril de petróleo Brent medido en pesos estuvo por debajo de la referencia de Ancap, el ente mantuvo los precios de los combustibles al público y no los redujo.

La decisión se debió a la necesidad de la petrolera estatal de "hacer caja" ante las pérdidas que tuvo en 2015 de US$ 198 millones y en 2014 de US$ 323 millones. Esto llevó a que la empresa fuera capitalizada (mediante la condonación de una deuda que tenía con el Ministerio de Economía) en US$ 622 millones en enero de 2016. Al no rebajar los precios de los combustibles, en 2016 el resultado del balance fue "equilibrado", según adelantó su presidenta Marta Jara a El País el pasado 12 de febrero.

¿Por qué se da en el gasoil?

La mayor diferencia entre el precio de paridad de importación puesto en surtidor y el que efectivamente pagan los consumidores, se da en el gasoil. Esa brecha se explica en buena parte porque años atrás Ancap producía suficiente gasoil para abastecer el mercado interno pero se procesaba nafta en exceso, debido a los niveles de generación de ambos combustibles a partir de un barril de petróleo. Esta situación llevó a que Ancap adoptara una política de precios que emparejara los valores de las naftas y el gasoil, en busca de desestimular el consumo de gasoil. Los números muestran que ese objetivo se logró, ya que el consumo de naftas es casi similar al del gasoil. El 45,65% del valor de la nafta Super en las estaciones y el 44,68% del costo de la nafta Premium son del Impuesto Específico Interno (Imesi). El gasoil no tiene Imesi, y sí IVA, que el 18% de su precio.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)