FISCO

El indicador que desvela a Lacalle Pou y Arbeleche tuvo una leve mejora

El déficit fiscal cerró en los 12 meses a enero, previo a que asuma Luis Lacalle Pou, en 4,6% del PIB sin el “efecto cincuentones”.

Luis Lacalle Pou en entrevista exclusiva con El País. Foto: Leonardo Mainé.
Luis Lacalle Pou. Foto: Leonardo Mainé - Archivo El País

Es el indicador que desvela al presidente electo Luis Lacalle Pou y al designado equipo económico encabezado por Azucena Arbeleche: el déficit fiscal.

En el último dato que se conoce antes que asuma Lacalle Pou, el déficit fiscal tuvo una leve mejora al pasar de 4,7% del Producto Interno Bruto (PIB) en los 12 meses a diciembre de 2019 a 4,6% del PIB en los 12 meses a enero de 2020, excluyendo el “efecto cincuentones”. Eso equivale a US$ 2.609 millones.

En el gobierno electo se omite utilizar la palabra ajuste y se habla de ahorro en el gasto. El objetivo de este ahorro (ajuste en definitiva) es alcanzar los US$ 900 millones en el primer año, es decir 1,6% del PIB.

La ministra designada, Arbeleche, ya analiza medidas para frenar el aumento del gasto y empezar a lograr una corrección del déficit.

Según los técnicos del Fondo Monetario Internacional (FMI) -estuvieron a fines de 2019 encabezados por la jefa de misión Pellin Berkmen- “es necesario introducir un plan de ajuste” fiscal “creíble a partir de 2020 para colocar la deuda en un firme camino a la baja”.

“Las tendencias fiscales actuales, si continúan, podrían socavar la sostenibilidad de la deuda y la confianza de los inversores”, agregaron.

Resultados

Ayer el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) informó que el resultado fiscal del “sector público no financiero se ubicó en 2,8% del PIB en 2019, mejorando 0,1% del PIB respecto a lo observado en diciembre 2019.

El MEF antes informaba el resultado “global del sector público consolidado”, que incluía al Banco Central (BCU). Desde julio excluye al BCU y lo informa por separado tal como indica el manual de finanzas públicas del Fondo Monetario Internacional (FMI), una suerte de guía mundial. El resultado del BCU fue deficitario en 0,6% del PIB (frente al 0,5% del Producto en 12 meses a diciembre de 2019). Por lo que el resultado global del sector público consolidado” da un déficit de 3,4% del PIB (el mismo que en los 12 meses a diciembre de 2019).

Sin embargo, el déficit “incluye los ingresos del Fideicomiso de la Seguridad Social”, que alcanzó a “1,2% en términos del PIB”, dijo el MEF. Esto es, 0,1% del Producto menos, respecto al cierre de 2019.

Esos son ingresos extraordinarios y están afectados al futuro pago de jubilaciones de los “cincuentones” que salieron de las AFAP. Estas, son personas tenían menos de 40 años en 1996 cuando empezó el sistema mixto y se vieron obligados a afiliarse por su nivel salarial a una AFAP. Al salirse y volver al régimen previo (solo por el Banco de Previsión Social sin topes de jubilación), sus ahorros en las AFAP pasan al fideicomiso.

Si bien actualmente hay un ingreso extraordinario a las arcas del Estado, luego que se termine el pasaje de “cincuentones”, el costo de pagarles las jubilaciones superará con creces lo que ingresó, por lo que empeorará el déficit.

Por eso, al excluir esos ingresos, el déficit fiscal del sector público consolidado fue de 4,6% del PIB.

¿Por qué el 4,6% del PIB de déficit es el dato que hay que tomar en cuenta? Porque cuando el actual gobierno trazó sus metas fiscales en la ley de Presupuesto al inicio del período y las Rendiciones de Cuenta posteriores, las estableció sin tener en cuenta el efecto “cincuentones” y las hizo sobre el sector público consolidado (incluyendo al BCU).

Según el comunicado del MEF, en los 12 meses a enero los ingresos del sector público no financiero “se ubicaron en 30,7% del PIB, disminuyendo 0,1% del PIB respecto al mes anterior”.

El MEF explicó que “mientras que los ingresos del gobierno central aumentaron 0,1% del PIB, principalmente por la mejora en la recaudación de la Dirección General Impositiva, los ingresos del Banco de Previsión Social (BPS) mostraron una leve caída, asociada a una disminución en los ingresos del Fideicomiso de la Seguridad Social”.

Agregó que “el resultado primario corriente de las empresas públicas se deterioró 0,1% del PIB, fundamentalmente por el menor resultado de Ancap”.

Del lado del gasto “los egresos primarios del sector público no financiero se ubicaron en 31,1% del PIB, disminuyendo 0,2% del PIB respecto a diciembre 2019. Dicha disminución se explica principalmente por la desacumulación de stock de petróleo y derivados de Ancap”, expresó el MEF.

En tanto, el pago de intereses asociados al sector público no financiero se mantuvo estable en términos del PIB respecto a diciembre 2019, en 2,4% del Producto.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados