VENÍA EN REPUNTE

La industria automotriz con un "panorama complejo"

Empresas que fabrican vehículos y autopartes “pierden competitividad”.

Hoy hay seis multinacionales con plantas abiertas en el país. Foto: Archivo El País
Foto: Archivo El País

La industria automotriz uruguaya se enfrenta a un "panorama complejo" debido a múltiples factores como la inestabilidad económica de Brasil y Argentina, los "altos costos" para operar en Uruguay y la falta de competitividad frente a otros países de la región.

La situación económica de los países vecinos ha incidido en la producción y en la ren- tabilidad de algunas empre- sas del sector fabricación de vehículos y autopartista uruguayo. Sobre el primero, la empresa con el panorama más pesimista es la china Lifan, cuyo plan de negocios para este año era producir aproximadamente 3.500 vehículos, de los cuales lleva 1.400 y solo ha exportado 800 en los primeros cinco meses de 2018.

Los dos factores principales que para el vicepresidente de Lifan en Uruguay, Pablo Revetria, han influido en esta realidad son el tipo de cambio y la situación del mercado brasileño. "Es un panorama complejo el que estamos viviendo. Hay que buscar las herramientas de política industrial y de negociación con los países vecinos para tratar de que se contemplen las posibilidades que tiene Uruguay de formar parte de la cadena de valor del sector. Esa es la única salida posible", comentó a El País.

Autopartes: ha sido uno de los sectores más dinámicos de la industria. Foto: Archivo El País
Foto: Archivo El País.

Revetria indicó que la baja en las ventas de Lifan se deben al tipo de cambio y a que "la gente se retrae para consumir". Además, dijo que los productos fabricados en Brasil se han convertido en más competitivos que los importados debido a las "fuertes" políticas proteccionistas que impuso el país vecino.

"Las empresas del sector perdemos competitividad y por ende rentabilidad. Hay algunas que han disminuido su producción, otras la han reorientado y las que pueden —que no son todas— exportan hacia otros mercados", sentenció el vicepresidente de Lifan.

Sobre esta situación, el dirigente sindical de Lifan Ruben Villafán dijo al diario Primera Hora de San José que "hoy por hoy, y en el mejor de los casos, tenemos trabajo hasta agosto".

Respecto de estas declaraciones, Revetria comentó que desde Lifan han sido "muy claros" con el sindicato y que les han compartido la información que tienen. "Creo que lo que quiso decir (Villafán) es que con lo que hoy tenemos confirmado y con el ritmo de producción que tenemos, alcanzaría para fabricar hasta agosto lo cual no quiere decir que efectivamente pase".

La posibilidad que evalúa Lifan es comenzar a exportar a Argentina aunque —según Revetria— esperarán lo que pueda ocurrir con la situación actual del país vecino. La otra empresa que se ve afectada como Lifan —aunque no en el mismo nivel— es la fábrica Nordex que produce y exporta vehículos Kia, Citroën y Peugeot con destino a Argentina y Brasil.

Ramón Cattaneo, director de Relaciones Institucionales de Nordex dijo a El País que el precio del real hace que los productos uruguayos sean menos competitivos.

"Si bien no hemos tenido mayores problemas para en-trar al mercado brasileño, notamos que están tomando medidas que favorecen la venta de los productos locales", indicó Cattaneo.

El plan de Nordex para 2018 es exportar a Brasil unos 2.500 Kia Bongo (al cierre de mayo van 1.000) y otros 2.500 vehículos entre Citroën y Peugeot (llevan exportado casi el 50%). "Bajó bastante la venta de Kia Bongo, en los mejores momentos vendíamos 600 por mes y ahora estamos en 250 mensuales", señaló.

Respecto a la industria autopartista, Sebastián Giráldez, secretario ejecutivo de la Cámara de Autopartes dijo a El País que Uruguay se está quedando por fuera de los negocios que se llevan adelante en la región y que han nacido nuevos jugadores "interesantes" como Paraguay.

"No accedemos a los mercados, lo que estamos exportando ahora se debe a negocios que se cerraron hace varios años. No hemos creado ninguna herramienta para contrarrestar las medidas proteccionistas y tampoco estamos siendo atractivos como país", afirmó.

Sobre este punto estuvo también de acuerdo Enrique Alonso, gerente de Planta de la empresa multinacional fabricante de airbags, Joyson Safety Systems (ex Takata).

Brasil y Argentina han adoptado medidas que perjudican a la industria nacional. Foto: Lifan Motors
Foto: Lifan Motors

"Cuando nuestra compañía llegó a invertir a Uruguay fue porque tenía un diferencial, hoy la realidad es otra", expresó Alonso, también vicepresidente de la Cámara de Autopartes.

La falta de competitividad en el Mercosur, las fuertes medidas proteccionistas de Brasil —y próximamente de Argentina—, la escasez de incentivos para captar inversores extranjeros y los altos costos de operar en Uruguay son, según Alonso, los principales problemas a los que se enfrenta el sector hoy.

"Para empresas como la nuestra, Yasaki o Faurecia es muy sencillo sacar la producción de Uruguay y llevarla a otro país más competitivo", advirtió.

Para el gerente de Planta de Joyson Safety Systems, basta con hacer un relevamiento de la cantidad de empresas del sector autopartista que ingresaron a Uruguay entre 1992 y 2010, y las que entraron de 2011 a 2018, para darse cuenta del panorama.

"Entre 1992 y 2010 entró Yasaki, Faurecia, Takata (ahora Joyson Safety Systems), y muchas más. Entre 2011 y 2018 entró una sola empresa, Moltech. Eso refleja mucho", sentenció.

Argentina y Brasil, claves
Importaciones: sumaron US$ 671,3 millones en octubre. Foto: Reuters

Según datos del Instituto Uruguay XXI a los que accedió El País, las exportaciones uruguayas de vehículos y autopartes, correspondientes a lo que va del año hasta abril, fueron de US$ 6.254.922 por vehículos a Argentina, cuando todo el año pasado cerró en US$ 6.657.451. En cuanto a Brasil, los cuatro primeros meses del año indicaron que se llevan exportados US$ 34.217.155 en vehículos mientras el año pasado cerró en US$ 61.054.095. Esos dos mercados explican la casi totalidad de las ventas al exterior. En autopartes, en lo que va de 2018 se llevan exportados US$ 31.723.026 a Argentina (todo 2017 cerró en US$ 95.581.908) y US$ 28.138.400 a Brasil (cuando en todo 2017 fueron US$ 84.297.360).

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)