INDICADOR

La industria uruguaya interrumpió la senda de recuperación, ¿qué pasa?

La caída de agosto fue mayor en comparación con los comportamientos registrados en junio y julio, cuando el descenso fue de 3,4% y 5,3%, respectivamente.

Construcción en Uruguay. Foto: Marcelo Bonjour
En agosto se frenó la recuperación y fue la construcción la que ha impulsado al sector. Foto: Marcelo Bonjour

La producción industrial, sin refinería, registró una caída de 7,9% en agosto, según los datos del Índice de Volumen Físico publicados ayer por el Instituto Nacional de Estadística (INE), mientras que para el total de la industria el descenso fue de 9,9% frente al mismo mes del año pasado.

La caída de agosto fue mayor en comparación con los comportamientos registrados en junio y julio, cuando el descenso fue de 3,4% y 5,3%, respectivamente, lo que señalaba caídas más atenuadas tras el desplome que había sufrido la industria en abril (-22,2%) y mayo (-21,9%) por la pandemia del COVID-19.

Si se analiza lo ocurrido con el núcleo industrial -que excluye la actividad en la refinería de Ancap, así como las zonas francas de UPM, Montes del Plata y Pepsi (que por su tamaño distorsionan la medición)- este cayó 8,2%. Según indicaron los datos analizados por el economista Aldo Lema a través de su cuenta de Twitter, esto implicó una contracción de casi tres puntos más en comparación con julio cuando el descenso había sido de 5,3%.

En el período enero-agosto, la caída del núcleo manufacturero fue de 10,2%.

Los datos de agosto “mostraron caídas interanuales mayores a las observadas en junio-julio, afectados en parte por dos días hábiles menos versus igual mes de 2019”, indicó Lema en Twitter.

Desde la Cámara de Industrias (CIU), el titular de la Dirección de Estudios Económicos, Sebastián Pérez, explicó en diálogo con El País que los datos de agosto reflejan que “se habría frenado” la recuperación que se visualizó tanto en junio como en julio.

Sin embargo, señaló que los datos no tomaron por sorpresa al sector dado que “es parte de la lógica de este tipo de situaciones”, en alusión a la incertidumbre provocada por la pandemia.

Por otra parte, los datos del INE indicaron que en los primeros ocho meses del año la producción industrial disminuyó 6,8% y si se excluye la refinería el descenso fue del 8%.

Según el análisis del Centro de Investigaciones Económicas (Cinve) “las industrias de bajo comercio continúan siendo las más afectadas en esta coyuntura, con una contracción del 14,3% (en agosto), similar a la de los dos meses anteriores. Al interior de la agrupación, se destacaron por su incidencia las ramas Encuadernación e impresión, excepto diarios y revistas y Cervecerías, con caídas del 32,6% y el 10% respectivamente.

En tanto, “la producción de las industrias de comercio intra-rama cayó un 7,8%, y 10,2% si se excluyen las principales ramas, una desmejora respecto a julio. Al igual que en julio, la rama que más incidió en el resultado fue la de Aserraderos, acabado de madera y fabricación de parquet, con una caída del 46,1%. Le siguió Fabricación de productos de madera, excepto muebles, cuya producción menguó en un 25,4%”, indicó Cinve.

El “sector industrial exportador registró una caída del 12,5%, mayor que la de julio. La rama de mayor incidencia fue Curtiembres y talleres de acabado, que cayó en 65,8%, seguida por Frigoríficos, con una mengua del 11,9%”, agregó.

Por último, “las industrias sustitutivas de importaciones continúa siendo la única agrupación con variaciones cercanas al 0%; en esta ocasión, a diferencia de los dos meses pasados, registró una caída (-1,2%). Existieron comportamientos dispares al interior de la agrupación”, dijo el Cinve.

Pérez indicó que las categorías que mostraron mejor desempeño en la industria fueron las vinculadas a la construcción y se lo adjudicó a las obras de la segunda planta de UPM y asociadas.

“La construcción no ha tenido una retracción tan importante pero el resto de los sectores en términos generalizados están todos en baja así que esta situación es bastante general, no es algo puntual sino que está realmente bastante derramado en toda la industria”, explicó Pérez.

Para el asesor económico de la CIU “hay que ver” qué información arroja el IVF durante los próximos meses y destacó la “falta de competitividad” como otros de los factores de preocupación para la industria.

“A medida que van pasando los meses, los temas de competitividad se están recrudeciendo” porque Uruguay “tiene el tipo de cambio totalmente planchado, en tanto Brasil y Argentina siguen devaluando, con un nivel de inflación -en el caso de Brasil- muy bajo y eso hace que estemos perdiendo competitividad día a día”, explicó Pérez.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados