ACUMULÓ CINCO MESES DE CAÍDA

Inflación cede por 5ª vez y la ven debajo de 7% a fin de año

En los 12 meses a junio llegó a 5,3%, el menor registro desde fines de 2005.

Si no puede ver la gráfica haga click aquí

Marzo, abril, mayo y junio. La inflación (en 12 meses) logró ubicarse por cuarto mes consecutivo en lo que va de este año dentro del rango meta definido por el Banco Central (BCU) —de entre 3% y 7%— y alcanzó, de esta manera, el menor registro en casi 12 años. Hay que remontarse a diciembre de 2005 (cuando fue de 4,9%) para encontrar un valor más bajo.

En junio la inflación volvió a desacelerarse y en 12 meses llegó a 5,31%, de acuerdo a la información divulgada por el Instituto Nacional de Estadística (INE) ayer. Respecto a mayo, en tanto, registró una suba de 0,15%. Con este último registro de junio, además, acumuló cinco meses seguidos a la baja.

En los 12 meses a mayo la inflación había alcanzado 5,58%, mientras que un año atrás, en junio de 2016, se había ubicado en 10,94%. La inflación —que entre febrero y julio del año pasado siempre estuvo por encima del 10%— había logrado transformarse en uno de los grandes dolores de cabeza del equipo económico. En julio empezó a descender, camino del que (con la excepción de enero) no se apartó hasta el momento.

Con los datos de junio todavía frescos, los analistas consultados por El País ahora pronostican que la inflación cerrará este año dentro del objetivo del BCU al no superar el 7%.

Para el socio en el Departamento de Consultoría de Deloitte, Pablo Rosselli, la inflación resultó "menor a la esperada" (aguardaban 0,3% para junio) pero "dentro de los márgenes de error más o menos habituales". Este "desvío" en el pronóstico, añadió, fue producto de "presiones de inflación más bajas en todos los componentes de la canasta".

Deloitte contemplaba para fin de año una inflación en 6,4%, pero Rosselli dijo que este dato casi con seguridad se revisará "levemente" a la baja. Para el economista, la inflación cerrará este año entre 6% y 6,5%.

Además, sostuvo que el registro de junio "confirma que las presiones de inflación han cedido notoriamente en el último año".

Por su parte, el supervisor del Departamento de Economía de CPA Ferrere, Santiago Rego, dijo que el dato "sorprendió por lo bajo". La firma, agregó, ahora espera que la inflación se mantenga dentro del rango meta por más tiempo que lo previsto a comienzos de 2017. "Algunos meses del año que viene también", sostuvo. Hasta el momento, CPA Ferrere aguardaba una inflación de 6,8% para finales de año, pero ahora probablemente esa cifra se corrija a la baja.

Rego indicó que una de las razones por las que se proyecta una inflación dentro o próxima al objetivo oficial por más tiempo que unos meses atrás, radica en que la moderación en los precios cada vez alcanza a más ítems dentro de la canasta relevada por el INE.

En esta línea —y a pesar de que la caída de la inflación sigue, como en meses anteriores, vinculada a un dólar "planchado" y al desempeño de los precios volátiles, como los de las frutas y las verduras— "la moderación se está expandiendo" dentro de la canasta. El 32% de los precios de la canasta crecieron menos de 3% interanual, según los cálculos de CPA Ferrere. Este guarismo era de 8% en junio del año pasado.

En tanto, el 53% de los precios se incrementaron por abajo del 7% interanual (era el 22% hace un año).

En junio los precios transables (los más vinculados al tipo de cambio, ya que son bienes y servicios que se comercian con el exterior) crecieron 3,1% en términos interanuales, mientras que los no transables (aquellos ligados a la actividad doméstica) lo hicieron a una tasa de 8,8%, de acuerdo a Deloitte. En tanto, la inflación subyacente llegó a 6,2%.

Competitividad.

A pesar de que las presiones inflacionarias dejaron de ser motivo de desvelo en los últimos tiempos para el equipo comandado por el ministro de Economía, Danilo Astori, "la batalla contra la inflación no está definitivamente ganada", señaló Rosselli.

De cara a 2018, agregó, cómo evolucionará la inflación dependerá de "dos grandes carreras". Por un lado, cuán rápido "se desinflaciona el componente no transable" que, a juicio de la firma, seguirá moderando su ritmo inflacionario, de la mano de la atenuación de los salarios nominales que prevé, fruto de las pautas salariales que se aprobaron en la última ronda de negociaciones.

La otra "carrera" es que "probablemente" el dólar tendrá cierta tendencia al alza. Por estos dos fenómenos, Deloitte entiende que la inflación rondará el 7% el año próximo.

Mientras tanto, los niveles inflacionarios que se observan ahora están permitiendo que la política monetaria sea hoy "muchísimo menos contractiva" que hasta hace unos meses atrás, dijo Rosselli. "Desde 2013 hasta hace tres meses atrás tuvimos una política monetaria notoriamente contractiva", apuntó, mientras que hoy es "relativamente neutral".

Esto, añadió el economista de Deloitte, deja "algún espacio" para que la competitividad mejore. "El hecho de tener menores niveles de inflación puede ayudar a que los próximos años veamos una paulatina —creemos que muy lenta— recomposición de la competitividad", redondeó.

Astori sobre la inflación.

Durante su visita a la Comisión de Presupuestos integrada con la de Hacienda de la Cámara de Diputados el jueves pasado por el proyecto de ley de Rendición de Cuentas el ministro de Economía, Danilo Astori, se refirió a la inflación en más de una oportunidad. Su caída sostenida de los últimos meses, dijo, "contribuye a mejorar el salario real de los trabajadores" y también "el poder adquisitivo de todos los ingresos fijos del país, no solo los salarios". El jerarca insistió con que "no hay sendero más sólido, más consolidado, más fuerte que la reducción de la inflación para defender el poder adquisitivo de un ingreso fijo". Además, el titular de Economía afirmó que esta inflación "muy baja" seguirá "siendo baja". "Quiero que se tenga en cuenta esto, porque es nuestra previsión", dijo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)