DÓLAR

"La inflación en dos dígitos empieza a ser un escenario bien posible", dijo Pablo Rosselli

Además, comentó que "constituye un error de diagnóstico muy pero muy grande atribuir la suba del dólar en Uruguay al cambio de gobierno".

Pablo Rosselli. Foto: Leonardo Mainé
El economista Pablo Rosselli habló sobre la suba del dólar en Uruguay. Foto: Leonardo Mainé

La suba acumulada del dólar desde que comenzó marzo hasta el cierre del lunes fue de 10,34% y en el año el incremento es de 15,7%. Sin embargo, no es un fenómeno presente solo en Uruguay. “El fortalecimiento del dólar está siendo muy generalizado a nivel de los mercados emergentes aunque hay diferencias en el ritmo”, explicó el economista Pablo Rosselli, socio de la consultora Exante, este martes en En Perspectiva.

En Brasil el tipo de cambio creció más de un 5% en lo que va de marzo, ejemplificó el analista. Además, en México y Colombia —países productores de petróleo— el dólar acumula subas de 7% y 8% en lo que va del mes, agregó.

En relación al impacto que puede tener el fortalecimiento del billete verde en la inflacióndijo que la posibilidad de que supere "el 10% en el corto plazo se vuelve un riesgo relevante”.

A su vez, comentó que la inflación de los últimos 12 meses cerrados en febrero es de 8,3%, pero el aumento de tarifas todavía está pendiente. “Más allá de que no se termine ajustando el precio de los combustibles” se deberían ver subas de las otras tarifas, al menos alineadas a la inflación del período pasado, sostuvo.

Rosselli explicó que no se puede “descartar que esta suba del dólar sea transitoria y, por lo tanto, tenga alguna reversión. Pero, como están dadas las cosas al día de hoy, con estos valores de tipo de cambio que estamos observando, la inflación en dos dígitos empieza a ser un escenario bien posible”.

Sobre el accionar del Banco Central (BCU) dijo: “Son tiempos particularmente difíciles para el manejo de la política monetaria y de la política económica en general. Un shock externo de esta magnitud obliga a reconsiderar algunas de las premisas que por allí estaban más o menos implícitas en la política económica a pesar de que cambiara el gobierno”.

Asimismo, comentó que “es esperable, e incluso es compartible” que el BCU “realice algunas intervenciones vendedoras para señalizar la intención de poner algún freno al tipo de cambio”.

Sin embargo, expresó que “si las presiones devaluatorias siguen siendo más o menos fuertes y persistentes" no sería "razonable que se pierdan demasiadas reservas frenando la suba del dólar”. En ese sentido, añadió: “No solo porque no va a ser posible ir contra las tendencias globales, sino también porque las condiciones de financiamiento para el mundo emergente en general cambiaron drásticamente en las últimas semanas. Mantener un buen nivel de reservas pasa a ser en nuestra opinión más importante que antes”.

Además, “si el dólar sigue subiendo en el mundo y la región, tampoco parece razonable rezagarse en términos de competitividad. Recordemos que la actividad económica no viene mostrando un buen desempeño en Uruguay. Estamos recibiendo un shock externo muy negativo que ya están sintiendo nuestras exportaciones”, agregó.

Ante estos dilemas, dijo que la política económica “debería privilegiar el cuidado de la actividad económica, el cuidado del frente fiscal y el cuidado del empleo, aunque eso suponga que aumente la inflación de manera transitoria a los dos dígitos".

Por último, la atribución de la suba del dólar al cambio de gobierno “constituye un error de diagnóstico muy pero muy grande”, explicó. 

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error