IPC BAJA PERO SIGUEN LEJOS DE LA META

Inflación se modera gracias a la caída de 9% en el dólar

Billete verde tuvo esa baja en cinco meses y ayuda al igual que verduras.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Verduras revirtieron parcialmente la suba de los últimos meses. Foto: archivo El Pais

La inflación anualizada bajó por segundo mes consecutivo en julio y se ubicó en 10,05%, representando el menor registro desde que el aumento de precios superó la barrera de los dos dígitos en febrero pasado.

Según informó ayer el Instituto Nacional de Estadísticas (INE), en julio el aumento de precios fue de 0,39%, el menor valor mensual desde noviembre de 2014 (sin contar los registros negativos de diciembre por efecto del Plan UTE Premia).

Analistas explicaron a El País que esta reducción se explica principalmente por la caída en la cotización del dólar, que contribuyó a bajar los valores de los bienes transables y la inflación subyacente (que excluye los precios más volátiles), junto a una reversión parcial de la suba de frutas y verduras por factores climáticos.

A su vez, el Índice de Precios del Consumo (IPC) de los últimos 12 meses cayó 0,89 punto porcentual respecto al mes anterior, la mayor caída desde diciembre de 2012, aunque esto se debe mayormente al alto registro que se arrastraba de julio de 2015 (1,21%).

El registro de inflación en el año llegó a 7,51%, siendo el mayor para los siete primeros meses desde 2002. Con esto la suba de precios en lo que va de 2016 ya superó el rango meta del Banco Central del Uruguay (BCU) —entre 3% y 7%—, algo que ya ocurrió en los últimos cinco años.

La desaceleración de la inflación mensual y subyacente hace que los analistas prevean un segundo semestre con menores presiones de precios. Pero, el economista Santiago Rego de CPA aclaró que eso "no quiere decir que no haya presiones inflacionarias ni que vaya a converger al rango meta".

En el informe de Política Monetaria divulgado el martes, el BCU sostiene que "los agentes esperan que la inflación se mantenga por fuera del rango en los próximos dos años. Esto dificulta la convergencia de la inflación, ya que las expectativas influyen en el proceso de formación de precios, generando presiones al alza".

Hasta el segundo trimestre, el "incremento de precios continuó siendo bastante generalizado", indicó el BCU. Aún cuando el Índice de Difusión (que mide cuántos de los más de 300 bienes y servicios que se miden en el IPC aumentan de precio sobre el total) "disminuyó respecto al trimestre anterior".

A fin de junio el 71,4% de la canasta del IPC se movió al alza. "De todas maneras, cabe mencionar que desde agosto de 2015 ha mostrado una tendencia a la baja, ubicándose (en junio) 10 puntos por debajo del registro del mismo mes de 2015", destacó el Central.

Dólar.

"La caída del dólar en estos últimos meses ha impulsado a la baja a la inflación transable (compuesta por aquellos bienes que se comercializan internacionalmente), la cual se ubicó en su nivel más bajo desde febrero de 2014", señaló Guzmán Etcheverry del Centro de Economía, Sociedad y Empresa de la Escuela de Negocios de la Universidad de Montevideo (IEEM).

En efecto, la divisa estadounidense redujo su valor 9,06% desde principios de marzo, cuando alcanzó su mayor cotización desde 2002. La incidencia de este proceso sobre los bienes transables redujo también la inflación subyacente, junto con un efecto en los no transables por la suba del cigarrillo de julio de 2015 —que salió de la medición anualizada—, explicó la economista Florencia Carriquiry de Deloitte.

En el informe del INE, el rubro alimentos y bebidas no alcohólicas sigue siendo el de mayor incidencia y significó 0,11 puntos porcentuales del aumento mensual de precios. Dentro de esta categoría aparecen las frutas (que subieron 2,56%) junto a las legumbres y hortalizas (bajaron 1,61%), que fueron factor fundamental del aumento de precios de los últimos meses tras los fenómenos climáticos.

"El shock transitorio por los temas climáticos dijimos que se iba a revertir y este mes lo hizo parcialmente", analizó Rego. Mientras que Carriquiry sostuvo que no se observó "una baja de magnitud" en el precio de frutas y verduras, que acumulan un aumento de 28% en lo que va de 2016.

Este aspecto había sido expresado hace algunos días por el ministro de Economía, Danilo Astori, cuando declaró que "factores circunstanciales" estaban empujando al alza a la inflación, pero esos mismos precios tendrían una "influencia decisiva" en la reducción del IPC cuando se revierta su incidencia.

Futuro.

La inflación subyacente estaba arriba de 10% desde diciembre de 2015 y recién este mes logró bajar de los dos dígitos, ubicándose en 9,7%. Rego explicó que así como el IPC pasó la barrera de los dígitos en febrero —unos meses después que la subyacente— ahora "veremos algo similar pero al revés", con una inflación que bajará de 10% "en los próximos meses, siempre que no haya shocks adicionales".

Para Etcheverry "ya para el próximo mes vamos a estar viendo una inflación por debajo del 10%". Mientras que el economista Aldo Lema, dijo en Twitter que el dato de julio "reafirma menores IPC para el segundo semestre".

La analista de Deloitte indicó que en lo que resta de 2016 "vamos a volver a una inflación de un dígito", pronostico que tiene asumido un fortalecimiento del dólar hasta aproximadamente $ 33 hacia fin de año. Aclaró que de haber una evolución "más abrupta" del tipo de cambio podría provocar una mayor inflación, aunque hoy no parece un escenario probable.

Puede dar mano en negociación.

El economista Santiago Rego de CPA señaló que la probable inflación por debajo de 10% en los próximos meses "es una señal positiva para la negociación salarial". Es que este año deben acordar nuevos convenios varios sectores grandes de trabajadores y con una inflación de dos dígitos "se preveía mucha conflictividad" y ahora esto se puede moderar, agregó. Mientras que Florencia Carriquiry, analista de Deloitte, informó que el 70% de los convenios firmados hasta el momento no respetan el lineamiento del gobierno de un correctivo por inflación —que aplica si la suba de precios supera al crecimiento salarial— a los dos años. En general se acuerda entre empresarios y sindicatos una cláusula a los 18 meses y en algunos casos a los 12 meses.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)