Prevén fuerte resistencia de sindicatos para negociar con nuevas pautas

Inflación en primer semestre es la más alta desde 2003

El Índice de Precios del Consumo (IPC), se aceleró en junio por cuarto mes consecutivo y la inflación en 12 meses trepó de 8,41% al cierre de mayo a 8,53%.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
El aumento del Imesi en junio hizo elevar el precio al consumidor e influyó en inflación.

M. NOGUEZ / F. GONZÁLEZ

Economistas consultados por El País coincidieron en que la suba de la inflación es una "mala noticia" que no favorece "la credibilidad" previo al comienzo de las negociaciones salariales que estarán signadas por las nuevas pautas dadas por el gobierno y se prevé una "fuerte resistencia" de los sindicatos para avanzar por ese camino.

Durante el primer semestre del año, la inflación acumulada es de 5,64%, el mayor registro desde 2003 cuando el dato había sido de 6,09% para similar período. Los precios subieron en junio un 0,45% y fue el mayor incremento para ese mes desde 2009 cuando el dato había sido de 1,14%. De todas maneras, fue la menor suba mensual en lo que va del año.

La inflación interanual no estaba en los niveles actuales desde agosto del año pasado. De esa forma el IPC completó 54 meses seguidos por fuera del rango meta fijado por el gobierno para todo el año (que es de entre 3% y 7%).

Ayer el jefe de la Asesoría Macroeconómica del Ministerio de Economía, Andrés Masoller dijo al programa No Toquen Nada de Océano FM que "es probable que se requiera más tiempo, más de dos años, tres, cuatro años para lograr que la inflación se ubique en el centro del rango" (5%). "Eso no quiere decir que no estemos asistiendo gradualmente a una reducción de la inflación", añadió.

Para el director del Centro de Economía, Sociedad y Empresa del IEEM, Ignacio Munyo la suba de la inflación, si bien era esperada "es una mala noticia" en vísperas de la negociación salarial que además deberá poner sobre la mesa las nuevas pautas del Poder Ejecutivo, de antemano fuertemente resistidas por el Pit- Cnt.

"Más allá de la confianza del gobierno en un menor crecimiento del gasto público y menores presiones de demanda, anuncios como la potencial suba del combustible y la cláusula de ajuste del 12% ("gatillo" en caso que la inflación anualizada sea mayor al 12% durante la vigencia del convenio) no son señales que favorezcan la credibilidad del compromiso con una inflación del 5%. Si el compromiso fuera creíble, la negociación salarial sería mucho menos compleja", expresó Munyo.

Para la economista de Deloitte, Florencia Carriquiry las cifras confirman que las presiones inflacionarias siguen "muy persistentes". Los precios administrados (aquellos que fija el gobierno como tarifas o cuota mutual) siguen siendo claves para la contención de la inflación con un aumento acumulado de 3,8% en los últimos 12 meses.

Según Carriquiry el espacio para mantener esta estrategia "ya no está" si te toma en cuenta que el petróleo está subiendo y hay falta de lluvias, lo que supone una realidad muy diferente a la de inicios de año para Ancap y UTE.

En ese marco, contemplando que el dólar seguirá subiendo en los próximos meses e incorporando además otras medidas (probable aumento de combustibles, reciente aumento del Imesi al tabaco y eliminación de la exoneración de IVA a las carnes de pollo y cerdo) la economista dijo que la inflación cerrará el año entre 8,5% y 9%, incluso tomando en cuenta un nuevo UTE Premia en diciembre.

Para Carriquiry las nuevas pautas salariales suponen un intento de moderación salarial. Sin embargo, explicó que con estos niveles de inflación y con expectativas muy desancladas "la resistencia de los sindicatos para ir por este camino va a ser fuerte".

"En particular, pensando en las negociaciones que arrancan el año que viene, si la inflación sigue estando en torno a 8%, los aumentos que se plantean para el año 2 (de 7,5% para sectores de desempeño medio) y sin correctivo hasta el fin del segundo año van a ser resistidos", indicó.

Para el economista de Oikos, Pablo Moya el comportamiento de los precios genera argumentos para que los trabajadores mantengan su postura de continuar reclamando ajustes de salarios por inflación más un porcentaje adicional

La pauta del Poder Ejecutivo establece una división de los sectores en "dinámicos", "intermedios" y "en dificultades". Los primeros son los que están creciendo a un ritmo superior al 4% anual. Estos deberán dar un aumento nominal anual del 10% en el primer año de vigencia del acuerdo, 9% en el segundo y 8% en el tercero. Para los que estén en el casillero "medio" los incrementos serán de 8,5%, 7,5% y 7%. En los sectores "en dificultades", los ajustes propuestos son de 8%, 6,5% y 6%. En los acuerdos a tres años, al final del segundo se aplicará un ajuste salarial adicional como correctivo en caso de que sea necesario, correspondiente a la diferencia entre la inflación y las mejoras salariales. El mismo proceso se repetirá al tercer año. Para los convenios a dos años el correctivo se aplicará al final del segundo.

El nuevo esquema de negociación ha sido duramente cuestionado por el Instituto Cuesta Duarte del Pit Cnt. Entre otros puntos, se sostiene que no permite asegurar el mantenimiento del poder adquisitivo a lo largo del convenio. "Supongamos que la inflación se comporta como anticipan las expectativas y se ubica en torno al 8% en el período julio 2015-junio 2016 y además en los años siguientes baja a razón de un punto porcentual por año. Con los ajustes planteados para los sectores "con problemas" de 8% anual para el primer año y 6,5% en el segundo, este escenario implica "una pérdida de salario real a lo largo del período de dos años" se indicó a modo de ejemplo.

Subyacente en 9,35% anual.

La suba de precios de 0,45% en junio estuvo impulsada principalmente por los rubros Bienes y servicios diversos y Vivienda que explicaron 0,14% del aumento seguido por Bebidas alcohólicas y tabaco que explicó otro 0,06 punto, según los datos publicados por el Instituto Nacional de Estadísticas (INE). Este último rubro registró un incremento de 1,65% que se explica principalmente por aumentos en la cerveza (+1,23%) y cigarrillos (+2,34%). En el caso de la Vivienda los precios subieron 0,5%. En tanto, la inflación subyacente que deja de lado los componentes más volátiles de la canasta sigue muy cerca de los dos dígitos y volvió a acelerarse en junio. El dato fue de 0,66% en el mes, acumulando en los últimos 12 meses un aumento de 9,35%, según cálculos de El País.

ASI LO VEN LOS ECONOMISTAS.

Florencia Carriquiry - Economista de Deloitte

La economista indicó que las presiones inflacionarias siguen siendo "muy persistentes". Aunque las pautas buscan una moderación salarial, los niveles de la inflación harán que los sindicatos se resistan a avanzar por el camino que propone el gobierno, explicó . Además, recordó que los precios administrados han sido la clave para contener el IPC, pero ya no hay espacio para seguir con esa estrategia.

Ignacio Munyo - Profesor del IEEM.

Para el economista los lineamientos salariales del gobierno "son sensatos", pero el sistema de negociación se pondrá a prueba en la próxima ronda que va a ser "clave" para que el país "pueda sostener las ganancias sociales de la última década", indicó. Munyo destacó además que "lamentablemente" la inflación subyacente sigue muy cerca del 10% y se aceleró en junio.

Pablo Moya - Economista de Oikos.

Expresó que las nuevas pautas incorporan la realidad por la que atraviesan los distintos sectores, que no es homogénea, y como tal se debe contemplar. Sin embargo, indicó que al ser una "autocalificación" (para incluirse en cada sector) generará un gran inconveniente. "El problema será que la mayoría acordará por el medio lo que significará no reconocer la realidad de diversidad de la situación" explicó.

Alfonso Capurro - Economista CPA Ferrere.

La consultora CPA Ferrere indicó en un comunicado que la inflación se mantiene en niveles relativamente elevados pero dentro de lo esperado. Además explicó que el contexto macroeconómico actual sugiere que los salarios moderarán su crecimiento, lo que restará presión sobre la inflación no transable. La proyección de inflación se mantiene en 8,9% para 2015 y 8,5% para 2016.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)