gobierno prevé anunciar "mejoras en el proceso"

Informe destaca inclusión financiera y marca desafíos

Uruguay se ubicó 11° entre 55 países con un entorno propicio para ello.

Uruguay se encuentra ubicado en el undécimo lugar entre 55 de un ranking sobre países con entorno propicio para la inclusión financiera. Que ella llegue a la población de menores recursos es el principal aspecto que se le señala como desafío.

El Microscopio Global 2015 sobre entorno propicio para la inclusión financiera fue un estudio de CAF-Banco de Desarrollo y la revista británica The Economist. Uruguay estuvo dentro de un listado que incluyó a América del Sur, México y países de Asia y África y quedó ubicado en el lugar 11 (compartido con Indonesia y Kenia), subiendo tres puestos desde la medición anterior.

Para establecer el ranking el estudio realiza puntuaciones sobre 12 temas. En seis de ellos (apoyo del gobierno, regulación prudencial, captación de depósitos, sistemas de reporte de crédito, normas de conducta de mercado y resolución de disputas), Uruguay estuvo mejor puntuado que el resto de la región. Los países que lideraron el ranking fueron Perú, Colombia, Filipinas, India, Pakistán, Chile, Tanzania, Bolivia, México y Ghana.

Por debajo de Uruguay se encuentran en el listado (además del resto de los países de América del Sur como Ecuador, Brasil, Argentina, Paraguay y Venezuela) República Dominicana, Bosnia, Turquía, Panamá o China, entre otros.

Ilustrando a la plaza uruguaya, el informe indicó que la inclusión financiera está dominada por dos bancos estatales y 10 bancos privados (el estudio fue previo a la fusión de Scotiabank con Discount) que, en conjunto, poseen casi el 98% de todos los activos y pasivos en el mercado. Las cooperativas y las sociedades financieras representan menos del 1% de cuota de mercado, añadió.

Explicó que el gobierno recientemente ha comenzado la ejecución de su estrategia de inclusión financiera, pero sin embargo, el uso real del sistema financiero ha aumentado significativamente en los últimos cinco años.

En ese sentido, señaló que desde 2011 hasta el 2014, el porcentaje de adultos (mayores de 15) que reportaron tener una cuenta en un banco u otra institución financiera aumentó de 24% a 46%, según el Global Findex (Global de Inclusión Financiera) del Banco Mundial.

Dentro de los desafíos para Uruguay, el informe resaltó que "un reto importante será llegar a la población de menores ingresos. El trabajo tiende a ser informal, los salarios son muy bajos, y muchos no tienen historial de crédito o garantía que se podrían utilizar para obtener préstamos".

Agregó que "otros obstáculos importantes son la desconfianza en el sistema financiero, combinado con la falta de educación financiera".

Y por último señaló que "otros retos son aumentar los datos de transparencia y de inclusión financiera de los proveedores de servicios financieros regulados y no regulados que podrían servir para identificar otras brechas en el desarrollo del sistema financiero uruguayo".

Destaques.

El documento de CAF y The Economist expresó que desde el año pasado, el panorama para la inclusión financiera ha ganado definición e impulso. Un principio clave de la legislación es proporcionar la infraestructura y los incentivos para las personas de utilizar las transacciones electrónicas, ya sea con tarjetas bancarias o mediante dinero electrónico.

Recordó que en abril del año pasado, se aprobó en Uruguay la ley de inclusión financiera, que se enfoca en el acceso universal al sistema financiero.

Explicó que, implementada por el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF), la ley busca promover el acceso a los productos financieros mediante la reducción de sus costos y que requiere su uso.

Para estimular el uso de tarjetas de débito y crédito, manifestó, el gobierno primero introdujo un descuento del IVA para las transacciones que utilizan estas tarjetas.

"Este incentivo ha demostrado ser eficaz. En julio de 2014, antes del inicio de la ejecución de la normativa, había alrededor de 600.000 compras mensuales con tarjetas de débito. Para diciembre de 2014, la cantidad de transacciones de tarjetas de débito al mes se colocó en aproximadamente 2,5 millones, más que cuadruplicándose la cantidad", dijo el documento.

Para la segunda etapa, también se requiere que la inclusión financiera alcance a los salarios que deberán pagarse en forma obligatoria a través de una cuenta bancaria (u otra institución financiera) a partir de 2017. De todas maneras, desde octubre pasado, el trabajador tiene la opción de pedir cobrar de esa manera.

Además, las instituciones financieras podrán ofrecer cuentas de ahorro gratuitas incluyendo ciertos servicios gratuitos, como el retiro de efectivo y transferencias limitadas.

El informe señaló que el marco para la inclusión financiera también incluye otras iniciativas, como el aumento de la interoperabilidad entre los sistemas de pago, tarifas reducidas para las transferencias de dinero, dinero electrónico y programas de ahorro de jóvenes. Recordó que el gobierno está ofreciendo subsidios para la instalación de POS.

Otras medidas en marcha

Según la ley de Inclusión Financiera a partir de este mes ciertos pagos, obligatoriamente deberían dejar de hacerse con efectivo como las operaciones superiores a 40.000 Unidades Indexadas (UI) —unos US$ 4.370—, las compra-venta de inmuebles y vehículos motorizados, además de que aquellas operaciones superiores a 160.000 UI (unos US$ 17.470) tendrán también restringido el uso de cheques. Pero el gobierno decidió hacer uso de la facultad que tiene para prorrogar la entrada en vigencia de esa normativa al 1° de junio de 2016. Lo que sí empezó a regir a partir del 1° de este mes, es la obligatoriedad de pagar alquileres por medio electrónico cuando sean superiores a $ 10.173 mensuales.

Si no puede ver el interactivo haga click aquí

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)