EL DINERO Y LA RELACIÓN DE PAREJA

Los ingresos de madres con hijos caen 12% tras separación

En la mitad de los casos estudiados, el padre incumple con las transferencias.

La probabilidad de repetición aumenta al 30% en los niños de padres separados. Foto: AFP
La probabilidad de repetición aumenta al 30% en los niños de padres separados. Foto: AFP

Los ingresos de las mujeres con hijos a cargo medidos a nivel del hogar disminuyen 12% tras la separación de sus parejas, al tiempo que aumenta la probabilidad de que ese núcleo familiar sea pobre (medido en términos monetarios) y dificulta el acceso a bienes durables. El resultado incluye el efecto de mitigación que realizan las trasferencias económicas de los padres no corresidentes —aunque el 51% del grupo estudiado no las efectúa— y las asignaciones familiares que paga el Estado.

Esto es parte de las conclusiones del trabajo "Separación, manutención infantil y bienestar en Uruguay" de las investigadoras Andrea Vigorito y Marisa Bucheli del Instituto de Economía (Iecon) de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad de la República.

"Corroboramos que aunque la separación es generalizada entre las parejas uruguayas, la probabilidad de desintegración de pareja es mayor entre las parejas no casadas, las no religiosas y las que ya estaban en la fuerza laboral mientras convivían. Mientras tanto (la posibilidad de separación), disminuye con la edad del primer hijo", resume el estudio.

A su vez, señala que entre las mujeres separadas "las que reciben manutención infantil (transferencias monetarias) son las más educadas y adineradas, y aquellas que estaban fuera de la fuerza de trabajo cuando vivían con el padre de su hijo".

La investigación también ahonda en otras consecuencias a corto y mediano plazo de las separaciones, como que "empeora los resultados educativos de los niños, particularmente en el caso de la repetición", aunque "esta desventaja desaparece entre los hogares que reciben manutención".

Para el estudio, las investigadoras del Iecon tomaron como base los datos del Estudio Longitudinal del Bienestar en Uruguay (ELBU) que realizó un seguimiento de un grupo de escolares que cursaban primer año, con un primer relevamiento en 2004 cuando tenían entre seis y ocho años, y otro en 2011/2012 cuando tenían 12 y 13 años. Dicha encuesta recogía información sobre las características de la vivienda, los ingresos, la participación en la fuerza de trabajo y la educación de todos los miembros del hogar, entre otros aspectos, de un total de 3.200 familias.

Para la investigación solo se tomaron en cuenta los hogares con parejas corresidentes y al comparar la situación años después, se detectó que un 16% de los cónyuges que vivían juntos se había separado y dentro de ese grupo el 49% de las madres con custodia de sus hijos recibían ayuda del padre.

"Los resultados indican que la separación causa una erosión significativa sobre los medios y los bienes (del hogar) que es parcialmente superada por las respuestas de las madres, así como por los cambios en la disposición de la vivienda (madres que volvieron al hogar de sus padres), la manutención infantil (transferencias monetarias de los padres) y los pagos de asistencia social. Estos últimos desempeñan un papel importante reduciendo a la mitad la pérdida de ingresos posterior a la separación", sostiene el estudio del Iecon.

En ese sentido, analiza que "la capacidad de generación de ingresos laborales de las madres se incrementa sustancialmente" luego de roto el vínculo con su pareja, lo que lleva a deducir que existe una reducción de su tiempo de ocio en pos de más horas de trabajo para compensar la pérdida de recursos económicos del hogar.

Respecto al niño, el trabajo indica que "la asistencia escolar permanece sin cambios, pero la probabilidad de repetición aumenta considerablemente (alrededor del 30%), mientras que el tiempo dedicado al estudio fuera de la clase disminuye".

Vigorito y Bucheli explican que actualmente hay "evidencia cuantitativa escasa" sobre los efectos de la separación en los niveles de vida de la madre y los niños, así como también acerca del rol que juegan las transferencias monetarias del padre, especialmente por "la falta de información longitudinal adecuada", y este estudio busca "contribuir a llenar este vacío en la literatura".

Transferencias.

Los últimos datos disponibles sobre el envío de dinero hacia las madres de aquellos padres que no conviven con sus hijos son de 2001 y 2007, y revelan que el 58% no cumple con los pagos para la manutención infantil.

Del análisis de este punto hecho por las investigadoras se destaca que "la probabilidad de recibir manutención aumenta con la educación materna y la riqueza (medida por el índice de activos, que releva los bienes duraderos de su propiedad)", lo que puede interpretarse como que existe "un mayor grado de empoderamiento entre las mujeres de este grupo, que las haría más propensas a mejores acuerdos de separación o a hacer cumplir acuerdos o decisiones judiciales" sobre transferencias monetarias de sus exparejas. Asimismo, se observa que "la educación de los hombres no es significativa, aunque positiva" para cumplir con los envíos de dinero.

Por otra parte, el estudio menciona que casi el 40% de los hogares con niños reciben asignaciones del Estado. Otros datos que contextualizan la temática a estudio y son citados en el trabajo, marcan que los nacimientos por fuera del matrimonio representaron el 70% en 2010 y que la proporción de niños de 0 a 18 años que conviven con ambos padres es del 60,6% mientras que el 35,9% vive con uno de los dos.

Otros estudios en el mundo

La mayor parte de los análisis de este tipo han sido realizados para países desarrollados, y concluyen "que las pérdidas de ingresos después de la separación son mayores para las mujeres", en especial cuando tienen hijos bajo custodia. En Estados Unidos "18 meses después del divorcio, las pérdidas de ingresos van de 35% a 45% en el caso de madres y niños, mientras que son casi insignificantes" en hombres. En Países Bajos "las consecuencias de la separación son graves y difíciles de revertir" para las mujeres con hijos, ya que su presencia "en el mercado laboral es baja". Mientras que en Reino Unido "cinco años después del divorcio, los ingresos femeninos son similares a los de antes de la separación", lo que se explica "por el nuevo matrimonio en lugar del empleo".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)