EL FOCO EN LA EDUCACIÓN

La "inversión importante", Lugano y un compromiso

Por primera vez un presidente del Banco Mundial visitó Uruguay; realizó elogios y marcó deberes.

El diálogo entre el presidente del Banco Mundial y Lugano fue descontracturado. Foto: @Bancomundial
El diálogo entre el presidente del BM y Lugano fue descontracturado. Foto: @Bancomundial

Parado sobre el escenario del auditorio Nelly Goitiño del Sodre el presidente del Banco Mundial (BM), Jim Yong Kim, señaló la pantalla gigante a su espalda. Una foto lo mostraba en una visita a Ruanda, donde fue testigo del desarrollo de un sistema de drones para trasladar sangre a zonas recónditas de ese país africano.

¿Por qué la máxima autoridad del BM eligió compartir esa imagen durante la que fue la primera vez de un presidente de la institución en Uruguay? Porque, dijo Kim, hoy estamos "en el medio de una crisis de capital humano". Para 2025, explicó, se estima que cada persona en el planeta tendrá acceso a Internet. De la mano de esto, añadió, las expectativas de la población mundial aumentarán.

La tecnología, afirmó, "puede hacer grandes cosas" y acelerar mejoras que de otra forma insumirían más tiempo, pero también "eliminará trabajos". En esta línea, este médico estadounidense nacido en Corea del Sur planteó que en la próxima década al menos el 10% de los trabajos será eliminados. La "clara tendencia" es que la mayoría de los puestos "manuales" parecen tener los días contados, dijo. Ahí la pregunta es qué pasará con aquellos que no tuvieron la educación suficiente para obtener otro tipo de ocupaciones. "La gente que no puede hacer drones y usar inteligencia artificial", ejemplificó.

Porque la educación estuvo en el centro del foro que Kim condujo ayer —denominado "El factor humano"—. Allí, dijo, también hay una "crisis". Alrededor de 250 millones de niños en el mundo no saben leer o escribir pese a haber ido a la escuela, ilustró. Además, indicó, hay una relación "directa" entre el desempeño de un país en las pruebas PISA y el crecimiento económico. "La inversión en seres humanos es probablemente la inversión más importante que se pueda hacer para el crecimiento económico", subrayó.

Por este motivo, es necesario asegurar que los sistemas educativos no estén "organizados" para beneficiar a los docentes o a los administradores sino a los estudiantes, enfatizó.

Kim había arrancado su presentación elogiando a Uruguay. Dijo, por ejemplo, que el país estaba comprometido con la "justicia social" y la distribución de la riqueza, y recordó que el coeficiente de Gini —que mide cuán desigual es una nación— es bajo aquí. Pero estos halagos no impidieron que el número uno del BM apuntara también el reflector a las flaquezas del sistema educativo local.

En Uruguay, enumeró, el 45% de los niños más pobres no termina la primera mitad de la educación secundaria y solo 11% logra completarla. Otro número que preocupó a Kim es que solamente el 38% de los uruguayos finaliza estudios universitarios, un guarismo "mucho más bajo" que el de los países vecinos. Además, más del 60% de los estudiantes de primaria tiene un desempeño "pobre" en áreas como matemática, recordó.

"Uruguay es un ejemplo formidable en muchas áreas, pero la economía está cambiando", expresó Kim. Esto provoca, agregó, que como "cualquier otro país" deba "moverse" para ponerse a tiro con los sistemas educativos más exitosos, entre los que nombró al de Singapur y al de Corea del Sur.

El objetivo último de esto, resaltó Kim, es brindar "a cada niño la oportunidad de convertirse en lo que quiera".

Charla.

Después de participar de un panel con expertos locales, Kim tuvo un mano a mano con el excapitán de la selección uruguaya de fútbol Diego Lugano. El zaguero voló desde Brasil —hoy se desempeña como el superintendente de Relaciones Institucionales del club São Paulo— para conversar con el titular del BM sobre el rol del deporte como impulsor de la educación.

Kim afirmó que "Uruguay estaría en un camino diferente" si la gente se interesara tanto por la educación de sus hijos como lo hace por la selección. "Seríamos seguramente un país mucho mejor", concordó el deportista, quien añadió que los padres deben entender que el fútbol es algo "secundario" que debe ir de la mano con la participación de los jóvenes en el sistema educativo.

Antes de llegar a la sala sobre la avenida 18 de Julio, Kim cumplió con una agenda apretadísima, que lo llevó hasta el Palacio Legislativo y previo a eso hasta Suárez y Reyes, donde tuvo un encuentro con el presidente Tabaré Vázquez.

El mandatario, dijo Kim, le contó un intercambio que había tenido con el presidente ruso, Vladimir Putin. El recientemente reelecto le preguntó a Vázquez cómo un país tan chico como Uruguay lograba tan buenos equipos de fútbol. La clave, le respondió Vázquez, estaba en la carne uruguaya. "Por eso deberían importar más", le sugirió el uruguayo a su par ruso. Kim usó esta historia para mostrar cómo este deporte puede abrirle mercados a los productos nacionales.

Sobre el cierre, Kim le ofreció a Lugano trabajar con el BM para mejorar los resultados educativos de Uruguay. Ni lento ni perezoso, el excapitán le dio su "sí" si él conseguía el financiamiento de algún "organismo multilateral" para mejorar la infraestructura del fútbol local.

TRES VISIONES.

Miguel Brechner -"Llevar a la práctica"

El presidente del Centro Ceibal planteó que la deserción educativa es "preocupante" pero destacó que es un fenómeno que atraviesa a todos los estratos sociales. "El 25% del quintil más rico no termina enseñanza media", dijo. "Acá todos se llenan la boca diciendo que es importante el estudio y en la realidad no lo llevan a la práctica".

Adriana Aristimuño - Un cambio "sistémico"

Para la cofundadora de EDUY21 —un colectivo que trabaja en temas educativos— el sistema uruguayo demanda un cambio "sistémico". Para ella "el cambio mágico no existe" y Uruguay debería "abrirse" para conocer qué se está haciendo en este terreno en otras geografías y tomar buenas prácticas de allí.

Geraldine Delfino - Competencias

Hoy los uruguayos entran al mercado laboral en general con algunos déficits, como las denominadas "competencias blandas", entre las que se encuentran la innovación, la creación, la capacidad de aprender y desaprender con rapidez y el trabajo en equipo, indicó la gerente senior de la consultora PwC.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º