POLÍTICA ENERGÉTICA

Las inversiones que hará UTE en el período, el “riesgo dólar” y el uso del fondo de tarifas

“Las inversiones en generación, dado que Uruguay tiene la suficiente energía como para seguir cumpliendo las necesidades de la demanda”, dijo a El País la presidenta de UTE, Silvia Emaldi.

Represa de Baygorria. Foto: Gerardo Pérez
La inversión principal de UTE en generación en este período será la de renovación de la represa de Baygorria. Foto: Gerardo Pérez

El instructivo de la Oficina de Planeamiento y Presupuesto (OPP) planteaba que las inversiones debían reducirse en 15% en el período. En el caso de UTE la decisión de dónde cortar fue sencilla: en generación de energía eléctrica dado que la oferta supera a la demanda y no se necesita ampliarla.

“Las inversiones en generación van a ser menores en este período, dado que Uruguay tiene la suficiente energía como para seguir cumpliendo las necesidades de la demanda”, ya que “recién será necesario incorporar nueva energía en 2028, considerando hipótesis de demanda actual y previstas, considerando la instalación de UPM y el volcado de energía a la red y considerando que en el caso de tener gas que pudiéramos traer de Argentina (para Punta del Tigre), se retrasa al 2032 la necesidad de energía”, dijo en entrevista con El País, la presidenta de UTE Silvia Emaldi.

En el período 2015-2019 las inversiones de UTE totalizaron US$ 1.189,9 millones y en el período 2021-2025 suman US$ 1.009,3 millones, un 15,2% menos. En generación las inversiones pasan de US$ 390 millones a US$ 163,7 millones (58% menos). En este segmento, “la obra principal de UTE es la renovación de Baygorria, una de nuestras centrales hidroeléctricas, que llegó a los 60 años de vida útil y está previsto hacer todo un proceso de mantenimiento”, dijo Emaldi.

Además se incorporan “62 megavatios de paneles solares que es parte de un acuerdo que se hizo con Hyundai (quien se hace cargo de esa obra) por la demora en la construcción de la central de ciclo combinado” de Punta del Tigre, agregó.

“En los números globales, ahí está el ahorro en inversiones, por un hecho objetivo que es que tenemos energía disponible”, puntualizó la presidenta de UTE.

En transmisión las inversiones del ente pasan de US$ 241,7 millones en el período pasado a US$ 210,2 millones en este período (13% menos). En distribución pasan de US$ 392,7 millones en el período anterior a US$ 408,4 millones en el actual (4% más). “Las inversiones van a estar concentradas en redes de transmisión y distribución, donde apenas hay unos US$ 20 millones menos de los ejecutados en el período anterior”, indicó Emaldi. En transmisión está una de las obras más importantes de UTE en el período: el cierre del anillo eléctrico, con un costo estimado entre US$ 235 millones y US$ 260 millones, es clave por la confiabilidad que le va a brindar al sistema eléctrico. En distribución las obras incluirán estaciones, subestaciones y postes, entre otros.

Silvia Emaldi Ficcio. Foto: Leonardo Mainé
Silvia Emaldi Ficcio. Foto: Leonardo Mainé

En el rubro comercial, las inversiones del ente pasan de US$ 90,2 millones en 2015-2019 a US$ 156,2 millones en 2021-2025, un incremento de 73,2%.

“Estamos incrementando fuertemente allí porque el objetivo es continuar incorporando medidores inteligentes. En el marco del proyecto de redes inteligentes que se viene llevando hace algunos años, el objetivo es que en este quinquenio finalicemos la instalación del millón y medio de clientes con medidores inteligentes, lo que va a permitir uno de los puntos clave en nuestro modelo de gestión que será lograr flexibilidad en la demanda, atendiendo a lo que la oferta variable de energía renovable aporta al sistema”, explicó la presidenta de UTE.

A su vez, otras inversiones suman US$ 71 millones y habían sido US$ 75,2 millones en el período previo (5,6% menos).

UTE apostará a “financiar una parte de su plan de inversiones mediante endeudamiento en la Bolsa de Valores, lo que permitirá que la deuda sea en moneda local, además de apelar a los organismos multilaterales de crédito en la medida que se den las condiciones necesarias”, indicó Emaldi.

Desdolarización de la deuda.

Las inversiones de UTE requieren la compra de insumos en el exterior y se pagan en dólares. También se abonan en dólares los contratos de compra de energía eléctrica a privados. Por ello, el ente “requiere comprar en el orden de los US$ 65 millones mensuales y la idea es que para el 70% de esos dólares se pueda tener una cobertura del tipo de cambio”, afirmó Emaldi.

“Lo estamos hablando con el Banco Central (BCU), más algunos organismos multilaterales y la banca privada para cubrir esas necesidades y generar contratos (de compra de dólares a futuro) a dos o tres años”, explicó Emaldi.

El gerente de la División Económico Financiera de UTE, Marcos Bazzi dijo a El País que lo que se hace es “contratar y fijar el dólar hacia adelante. El BCU es quien nos provee de esos contratos. Ahora, no va a estar siempre y está promoviendo que busquemos otras salidas. La banca local privada, que algunos son bastante activos en esos negocios y por otro lado puede haber algún organismo multilateral. Hemos hablado algo con el Banco Mundial en algún momento”.

La otra opción son la Bolsa Electrónica de Valores y Ufex, que en la medida que vayan evolucionando y podamos acceder a montos interesantes en esas bolsas, puedan incorporarse también al set de posibilidades para comprar esos dólares”, añadió Bazzi.

“Aspiramos a que el Banco República (BROU) en algún momento pueda ser un jugador importante en el mercado de divisas a futuro, porque con el BROU liquidan muchos exportadores”, indicó el gerente.

Por otro lado, UTE ha desdolarizado su deuda. “En el orden del 53% de la deuda está nominada en moneda nacional. Se ha hecho una conversión muy importante en los últimos años”, dijo Emaldi.

“Hay un caso bastante paradigmático que es el préstamo para la central de ciclo combinado (de Punta del Tigre) que lo dio el BID por US$ 200 millones y logramos convertirlo integralmente a pesos nominales a 10 años de plazo. Pudimos mitigar el riesgo cambiario a tasas muy convenientes”, apuntó Bazzi.

Por sequía UTE utilizó fondo de estabilidad

La sequía que afectó a Uruguay en marzo, abril y mayo fundamentalmente, llevó a que UTE apelara al Fondo de Estabilización Energética (FEE). Este fondo se constituye con dinero de UTE y se utiliza cuando el clima lleva a menor generación con las represas, para no tener que traspasar el mayor costo de generación a tarifas (más allá del ajuste que se da en enero de todos los años y que esta vez fue en abril). De US$ 120 millones que tenía el fondo, se volcaron US$ 61 millones a UTE, dijo a El País el gerente de la División Económico Financiera del ente, Marcos Bazzi. En los próximos meses, si el clima lo permite, UTE recompondrá el FEE. En 2018 el FEE volcó US$ 177 millones a Rentas Generales porque el gobierno entendía que era innecesario mantener un nivel tan alto.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados