NOTICIAS

Un 30% más de italianos acude a casas de empeño por crisis del coronavirus

Italia está en una reapertura gradual pero algunos negocios se mantienen cerrados para evitar la propagación del COVID-19.

El gobierno italiano está levantando gradualmente las restricciones de bloqueo que se implementaron para detener la propagación del coronavirus. Foto: EFE.
El gobierno italiano está levantando gradualmente las restricciones de bloqueo que se implementaron para detener la propagación del coronavirus. Foto: EFE.

Las peticiones de préstamos a casas de empeño en Italia aumentaron un 30% en las últimas semanas a causa del cierre de empresas por la pandemia del coronavirus, una tendencia que el sector considera que seguirá "fuertemente" al alza.

En todo el país ha subido el número de personas que acuden a los montes de piedad a empeñar joyas, oro u otros bienes para hacerse con dinero en efectivo, explicó hoy Reiner Steger, codirector general de la sociedad de empeños Affide, a la televisión pública RAI.

Steger dijo que las peticiones de préstamos crecieron en un 30%, en un momento en el que Italia se encuentra en plena reapertura gradual, pero donde muchos negocios continúan cerrados para evitar contagios del coronavirus, como bares, restaurantes, peluquerías u otros establecimientos.

En su opinión, el número de clientes crecerá en breve: "En los próximos días y semanas efectivamente esperamos un fuerte flujo" de peticiones de créditos.

Señaló que el negocio del empeño se dirige a personas que creen que sus problemas financieros son "temporales" y de hecho, subrayó, el 95% de los clientes recupera sus bienes.

"Esto quiere decir que quien acude a nosotros es optimista y cree que en seis meses o un año logrará recuperar su bien", indicó Steger, quien precisó que el crédito medio que se otorga es de "algo menos de mil euros", un monto para hacer frente a un problema puntual.

Los nuevos clientes son personas afectadas por el impacto económico del coronavirus, que han visto su jornada laboral reducida, se han quedado sin trabajo o están a la espera de que el Estado desembolse los subsidios.

Steger destacó el papel de las casas de empeño porque, al contrario que los bancos, no se necesitan documentos que atestigüen la liquidez del cliente, sino que solo se valora el objeto a fiar.

El virus ha hecho que la economía italiana entre en fase de recesión técnica, con una contracción del producto interior bruto (PIB) del 4,7% en el primer trimestre del año en comparación con los últimos tres meses de 2019 y un 4,8% en términos interanuales.

Especialmente golpeado ha sido el sector del turismo, que representa el 13% del PIB, y se teme que 40.000 empresas correrán el riesgo de quebrar por el cierre de fronteras y otros efectos de la pandemia, según un informe del Instituto Demoskopika.

El primer ministro italiano, Giuseppe Conte, ha pedido perdón públicamente por el retraso en el pago de ayudas públicas, englobadas en un primer decreto por 25.000 millones de euros, y se espera ahora otro por valor de 50.000 millones.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados