DESAFÍOS DE URUGUAY

¿Qué le dijo el Ministerio de Economía a inversores locales e internacionales?

Respecto al manejo de la pandemia del COVID-19, el gobierno destacó a los inversores que “no hizo cumplir un cierre de empresas en todo el país o un confinamiento obligatorio de hogares”.

El MEF tiene como objetivo llevar el déficit a 2,5% del PIB. Foto: G. Pérez
Ministerio de Economía y Finanzas. Foto: Gerardo Pérez

En la presentación que el gobierno hizo a inversores locales e internacionales manejó datos de cómo ha sido el combate al coronavirus, los efectos en la economía y los desafíos de Uruguay. Pero, concretamente ¿qué les dijo sobre esos aspectos?

Respecto al manejo de la pandemia del COVID-19, el gobierno destacó a los inversores que “no hizo cumplir un cierre de empresas en todo el país o un confinamiento obligatorio de hogares”, con la palabra “no” subrayada. Detalló que tomó “medidas rápidas y decisivas” (como el cierre de fronteras, suspensión de eventos y clases, etc.) y que apeló a la “libertad individual con responsabilidad social”.

“Hasta ahora, Uruguay se mantiene bien frente a la adversidad: las curvas de contagio se están aplanando y el número de muertes sigue siendo moderado, al tiempo que garantiza un elevado número de pruebas diarias y protocolos de seguimiento de contactos, lo que permite que el país reaccione ante posibles rebrotes en el futuro cercano”, afirmaron los funcionarios de la Unidad de Gestión de Deuda (UGD) del Ministerio de Economía y Finanzas, ante los inversores principalmente internacionales.

Los funcionarios remarcaron que “Uruguay sigue siendo un bastión de estabilidad institucional, política y social en América Latina” (lo que fundamentaron con el posicionamiento como el número 1 de la región en índices de democracia y estabilidad política, entre otros).

A su vez, indicaron que “la baja y decreciente incidencia del virus ha permitido una renormalización más rápida de las actividades comerciales y sociales”. En base a indicadores de consumo de electricidad y combustibles le mostraron a los inversores que la recesión de la economía “puede haber tocado fondo” y que “una recuperación gradual está en marcha”.

Gráfica Economía

Los funcionarios de la UGD admitieron los “desafíos” que tenía la economía “antes del brote de COVID-19: desaceleración de la economía, deterioro fiscal persistente y aumento de la carga de la deuda”.

Ante ello, “el nuevo gobierno avanzó rápidamente en su promesa de abordar el déficit fiscal mediante recortes de gastos”, en referencia al decreto que topeó en 85% la ejecución del gasto (menos salarios) de todos los ministerios.

También hicieron referencia al proyecto de ley de urgente consideración al que calificaron de “una ambiciosa agenda de reformas respaldada por mayoría política en el Congreso”.

Respecto a la inflación, que alcanzó a 11,05% en 12 meses a abril, los funcionarios indicaron que “una vez que la epidemia retroceda, el Banco Central se centrará en la estrategia de desinflación como objetivo primordial” y para ello planea “ajustar la política monetaria para anclar las expectativas de inflación dentro del objetivo (de entre 3% y 7%)”, al tiempo que va a “evaluar el instrumento de política (monetaria), utilizando la tasa de referencia a corto plazo como una posibilidad para mejorar las señales a los agentes económicos”. Actualmente utiliza la cantidad de dinero como herramienta de política.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados