POR CONTRASTE

Las lecciones que aprendió Uruguay, las diferencias y los riesgos al mirar hacia Argentina

El economista Gabriel Oddone utilizó el caso de Argentina para mostrar aspectos que diferencian a Uruguay, aunque advirtió que se viene un “barrio” difícil con el “peronismo K y Bolsonaro”.

Macri y Vázquez se reunieron a solas. Foto: Álvaro Salas | Presidencia
Ejemplo. Los problemas de política económica y de diseño institucional vistos en Argentina son una lección para Uruguay, dijo Oddone. Foto: Álvaro Salas | Presidencia

A nivel global, la incertidumbre política y económica está en su punto máximo desde hace unos meses producto del enfrentamiento entre China y Estados Unidos, la salida del Reino Unido de la Unión Europea (UE) y los conflictos en Medio Oriente, entre otros episodios. La región también está convulsionada luego de las elecciones PASO en Argentina y la peligrosa relación que mantiene con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Estos acontecimientos, en especial los regionales, llevaron a que crezca la incertidumbre en Uruguay -según un índice elaborado por el Instituto de Economía de la Facultad de Ciencias Económicas y Administración (FCEA)- aunque a menor nivel que en el plano global. Sin embargo, se trata de un fenómeno a atender cuando el país se encuentra en elecciones.

Precisamente sobre el grado y las áreas de incertidumbre en Uruguay expusieron el jueves el economista Gabriel Oddone -socio de CPA Ferrere y profesor de historia económica- y el politólogo Daniel Chasquetti en el cierre de las Jornadas Académicas de la FCEA.

En sus intervenciones, Oddone hizo mención varias veces a Argentina, para mostrar rasgos que diferencian al país con el vecino, para presentar lecciones aprendidas y para repasar algunos riesgos que habrá en la región en el corto plazo.

“Por mi trabajo me toca hablar con mucha gente del exterior que toma decisiones en materia económica y de negocios, y no forma parte de sus preocupaciones quién va a ganar (la elección). Nadie me pregunta qué pasará si gana este o el otro, sino más bien cuáles son los temas de agenda y qué probabilidad tiene uno u otro (candidato) de implementar esa agenda de forma razonable”, manifestó.

Esa previsibilidad política, que es un gran diferencial respecto de la incertidumbre que reina en Argentina, Oddone la conectó con “lo que construyó Uruguay en los últimos 30 o 40 años” a través un consenso sobre ciertos asuntos primordiales para el país “que atraviesan a los partidos políticos”. En donde sí puede haber diferencias es en los “objetivos, énfasis e instrumentos” para llevar adelante esa agenda consensuada.

“Eso nos trajo hasta acá. Pero estamos en un momento interesante, en un parte aguas en dos sentidos que podría generar cierto nivel de incertidumbre económica desde el mundo de la política”, advirtió el analista. Esto responde a que la agenda de consenso “hoy ya no nos diferencia de muchos países de la región para atraer inversiones”.

“Ser estables, predecibles, abiertos al mundo y permitir la libre movilidad de capitales” no hace en la actualidad a Uruguay distinto de Colombia, Perú, Chile o “hasta Paraguay”, afirmó Oddone. Atendiendo esa realidad, sostuvo que se debe impulsar una nueva agenda, pero ese objetivo puede chocar con un sistema político “fragmentado y con la aparición de outsiders”.

“Por primera vez vamos a un Parlamento muy fragmentado. Los outsiders no son solo (Guido) Manini Ríos, porque la demora en hacer un recambio generacional hará que lleguen a cargos relevantes una generación que hoy tiene unos 60 años, que llega tarde. El elenco que estará en los cargos políticos en el próximo período no tiene nada que ver con los que estuvieron en los últimos 30 años, lo que hace que el grado de acuerdos y tolerancia a nivel político pueda ser distinta”, analizó.

Vecinos

La directora del Instituto de Economía, Gabriela Mordecki, ofició de moderadora y planteó que “la incertidumbre que generan los vecinos pone un freno” a la actividad en Uruguay. Oddone aceptó que hay un “riesgo geopolítico” a corto plazo, por la tensión que podría significar convivir con un gobierno kirchnerista en Argentina y con Jair Bolsonaro en Brasil.
“No será fácil vivir en un barrio con el peronismo K en Argentina y Bolsonaro. Son nuestros socios e invitaría al sistema político a reflexionar cómo nos vamos a manejar. Van a estar a los balazos y necesitamos una estrategia: ¿Nos vamos a quedar en el barrio? ¿Vamos a intentar ser los árbitros? ¿O vamos a ser pragmáticos y decir cuánto más lejos estemos mejor?”, se preguntó el socio de CPA.

El economista advirtió que el futuro gobierno argentino asumirá una realidad extremadamente compleja. “Se viene una Argentina más proteccionista”, que seguirá con alta inflación y cero financiamiento, indicó.

Tomando a Argentina como ejemplo, Oddone planteó “un típico problema” de incertidumbre económica generado por “el diseño institucional”. Dijo que las PASO “no eligieron un presidente, identificaron las preferencias de forma casi perfecta, fue una encuesta que adelantó qué pasará en octubre”.

“Hoy hay un futuro presidente aún no electo (Alberto Fernández), un presidente derrotado que todavía debe dar pelea (Mauricio Macri) y un organismo que puso la plata y no sabe con quién negociar (el Fondo Monetario Internacional)”, señaló. Vista esa realidad, cada uno prioriza su estrategia de “corto plazo y eso conduce a incertidumbre y volatilidad”.

Asimismo, Oddone planteó como un factor “bien relevante” que “los hacedores de política económica deben moverse en un delicado equilibrio entre las restricciones de credibilidad y las restricciones políticas” de un país. Volvió a recurrir al ejemplo argentino, donde Macri implementó un programa “no creíble y el mundo de los negocios apostó en contra”. “Uruguay lo ha entendido bien en las últimas décadas y es parte del éxito relativo que logró”, concluyó.

El panorama a nivel político

Chasquetti expresó que “la pregunta central” de cara a la elección de octubre es “cuántos votos perderá el Frente Amplio”. Porque si son más de cinco puntos respecto al 2014 (cuando votó 49%) “la elección está resuelta” para la coalición que surja de la oposición. La baja del oficialismo el politólogo la asoció a la desaceleración de la economía y episodios de “corrupción” vinculados a la figura de Raúl Sendic. También señaló que “la gran novedad” de la elección es Cabildo Abierto, que capta “votantes históricos de los partidos tradicionales que ya no se sienten representados”. Agregó que en un futuro Parlamento sin mayorías “van a triunfar los legisladores del medio”, es decir los que no se alineen a los partidos grandes y puedan generar alianzas para aprobar leyes.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)