crisis económica brasileña

Levy apremia al Senado brasileño para que apoye el ajuste fiscal

El ministro de Hacienda de Brasil, Joaquim Levy, apremió ayer al Senado para que apruebe con celeridad las medidas de ajuste fiscal que propone el Gobierno para enderezar las maltrechas cuentas públicas del país.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Levy, un hombre especialmente reconocido en los mercados, asume la economía de Brasil. Foto. Reuters

En una comparecencia en la Cámara Alta, Levy expuso argumentos para demostrar que Brasil tiene que ajustar sus cuentas públicas "ahora" y "rápido" para prevenir males mayores a la economía y "evitar un castigo del mercado".

En ese sentido, sostuvo que Brasil tiene el "riesgo de perder el grado de inversión" en las calificaciones que conceden las agencias de riesgo, lo que acarrearía un "costo altísimo" para la economía porque, según él, generaría desempleo y crearía más dificultades de financiación para las empresas.

"Los países que no hicieron un gran esfuerzo aún están con dificultades de crecer. España hizo un esfuerzo enorme y está creando empleo, teniendo su dinamismo", dijo Levy.

La estrategia del gobierno brasileño para reducir la deuda pública, según Levy, contempla contener al máximo el gasto público y eliminar los incentivos tributarios y subsidios concedidos a varios sectores en los últimos años.

"Ante el cambio de escenario internacional, no tenemos que hacer ajuste fiscal, tenemos que hacer una re-calibración económica", sostuvo el ministro, a la vez que defendió tomar medidas para elevar el nivel de ahorro e impulsar mejorías en la productividad y la competitividad del sector industrial.

De forma paralela, afirmó que el Ejecutivo trata de "destrabar" las inversiones y está impulsando un programa de concesiones al sector privado de infraestructuras, como puertos, aeropuertos y carreteras.

El objetivo de las medidas de ajuste, según el ministro, es "preservar las mejorías sociales" de la última década y mantener el empleo y los programas de distribución de renta.

El déficit fiscal primario, sin tener en cuenta el pago de los intereses de la deuda, en los últimos doce meses cerrados en febrero ascendió al 0,69 % del Producto Interior Bruto (PIB), según informó el Banco Central.

Después del pago de los intereses de la deuda, el agujero en las cuentas públicas de Brasil es equivalente al 7,34 % del PIB del país.

Según el Banco Central, la deuda pública se situó en el 36,3 % del PIB en febrero, una tasa "relativamente alta" en comparación con los países exportadores de materias primas, señaló Levy.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)