CONSEJOS DE SALARIOS

Lineamientos salariales preocupan a las empresas

Desde el sector empresarial piden integrar correctivos a la baja en caso que la inflación se reduzca.

Malestar: Gabriel Murara, de la CIU, también criticó las declaraciones de Jorge Bermúdez publicadas en La República. Foto: Gerardo Pérez
Malestar: Gabriel Murara, de la CIU, también criticó las declaraciones de Jorge Bermúdez publicadas en La República. Foto: Gerardo Pérez

El lunes pasado 15 grupos comenzaron la séptima ronda de los Consejos de Salarios, la más grande desde que se inició la negociación tripartita salarial en el país (ver recuadro).

Si bien aún es muy reciente, diversos representantes empresariales adelantaron que hay preocupación por los lineamientos planteados de antemano por el Poder Ejecutivo.

En concreto, el planteo llega por el lado de los porcentajes de incrementos prefijados, que no se ajustan a los rangos de inflación previstos por el gobierno, un hecho que puede llegar a impactar tanto en la rentabilidad de las empresas como en la creación de empleo, remarcó Gabriel Murara, presidente de la Cámara de Industrias del Uruguay (CIU).

"La inflación esperada está entre 3% y 7%, o sea el promedio es 5%. Entonces, si arrancamos con que la franja más baja en el sector con dificultades está en un 6,5% (de aumento), está mal. Es más, si está en dificultades no debería ni existir suba salarial", argumentó.

Para Murara, esta es una realidad que "golpea" a la industria manufacturera desde hace varios años. "El salario crece más que la economía y eso impacta en la rentabilidad y en el trabajo. Incrementos salariales anteriores llevaron a complicaciones en diferentes sectores que terminaron enviando a personal al seguro de paro; además, en estos últimos cuatro años hemos perdido muchos puestos de trabajo por pautas que están por encima de la inflación. Esto es parte de una alta estructura de costos que tiene entre otros factores a tarifas públicas altas y atraso cambiario", dijo Murara a El País.

El ejecutivo indicó además que para ajustarse más a la realidad, los acuerdos salariales deberían incluir la posibilidad de aplicar correctivos a la baja si la inflación tiene esa tendencia. "Así como existen lineamientos de incrementarlos si la inflación se ubica por encima de esas cifras, hay que incluir correctivos a la baja si la inflación se da por debajo del rango meta. Hay que ser flexibles en ese sentido", puntualizó.

Juan Fraschini, asesor de empresas e integrante de varios Consejos de Salarios, coincidió con Murara. "En la ronda anterior los incrementos nominales superaron la inflación y no se pudieron aplicar correctivos a la baja. Incluso, al sumar que algunos sectores tenían ajustes adicionales, se registró un doble crecimiento para algunos salarios que incluso estaban fuera de los sumergidos. A nosotros lo que nos preocupa es que exista algo similar ahora, que la inflación se aguante y los aumentos sean superiores y no se pueda corregir a la baja".

De todas formas, Fraschini se mostró cauto y destacó que en esta oportunidad el Poder Ejecutivo "se mostró más flexible" para tratar acuerdos que no se ajusten a los lineamientos iniciales.

En tanto, fuentes de la Cámara Nacional de Comercio y Servicios, indicaron que aún están estudiando la estrategia a seguir porque entienden que ciertos criterios no están claros. Para ello, está previsto que en los próximos días se lleve a cabo una reunión para que los empresarios expresen sus inquietudes sobre las pautas y así definir las estrategias de negociación a seguir.

Finalmente, Murara también se mostró preocupado por los plazos que se han manejado para concretar la firma de los acuerdos, que en oportunidades anteriores llegaron a seis meses. "Hemos hablado para que los plazos no fueran de más de 60 días y así no se acumulen deudas que después son difíciles de afrontar. Porque se suman ajustes de salarios, licencias y aguinaldos", remató.

Públicos empiezan a negociar mañana

La negociación colectiva salarial de este año es la mayor de la historia del país, desde que en 1943 comenzaron a funcionar los Consejos de Salarios. En total, participarán 227 grupos.

Los primeros grupos en comenzar a negociar el pasado lunes pertenecen al sector privado y se trata de las áreas a las que se les vencieron sus convenios en los primeros días del año: industria láctea, tejido de punto, remises, bancos, procesadoras, tarjetas de crédito y fideicomisos, sectores rurales (citricultura, arándanos, aves, suinos y apicultura), transporte urbano y suburbano de pasajeros y zonas francas.

Mañana lunes comenzará por su parte la negociación del sector público y en junio lo hará el resto de los grupos del ámbito privado a los que se les vence el convenio en junio.

Para esta oportunidad, el gobierno propuso que en el primer año de vigencia de los convenios el aumento nominal sea de 6,5% para los sectores privados en dificultades, un 7,5% para los que estén en situación intermedia, y de 8,5% en los que están creciendo. En el segundo año los aumentos propuestos son 6%, 7% y 8%, respectivamente, y para el último semestre o tercer año 5%, 6% y 7%.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º