TERMINAL PORTUARIA

Un lio en el puerto de Montevideo por problemas de competencia

Comisión de Promoción y Defensa de la Competencia alertó a organismos públicos “que tengan especial consideración” en procedimientos competitivos de contratación.

Puerto de Montevideo. Foto: Archivo El País
Puerto de Montevideo. Foto: Archivo El País

La Comisión de Promoción y Defensa de la Competencia -un órgano desconcentrado del Ministerio de Economía y Finanzas (MEF)- recomendó a los organismos públicos “que tengan especial consideración” en procedimientos competitivos de contratación respecto a “las participaciones minoritarias entre empresas competidoras y el interlocking (vínculo entre dos empresas competidoras, que se produce cuando comparten directa o indirectamente personas en sus cargos)” ya que “es crucial advertir los riesgos” que estos conllevan “desde el punto de vista de la libre competencia”.

Esto surgió luego de un problema que tuvo la Administración Nacional de Puertos (ANP) en un llamado a licitación y posterior llamado a contratación directa “para la cesión de uso del local ubicado al sur del depósito 2 del Puerto de Montevideo”.

Según la resolución de la comisión, al llamado a licitación se presentaron dos empresas: Gomistar S.A. y Lanchas de Tráfico S.R.L. Pero, se detectó que “las mismas tienen reiteradas coincidencias producto de que un mismo socio se encuentra en ambas empresas y entre otros presentan misma experiencia, arquitecta, etc.”, por lo que la ANP procedió a invalidar el llamado y realizar otro por contratación directa.

La resolución de la comisión, indica que “al nuevo llamado se presenta Gomistar S.A., siendo la única oferente. La Comisión Asesora de Adjudicaciones advirtió que dicha empresa ‘…presentó plano firmado por la misma arquitecta, y antecedentes donde refiere al local gastronómico Marisquería Ítalo’”.

Si bien la Comisión de Promoción y Defensa de la Competencia consideró “finalizada la presente investigación de oficio, señalando que no es posible concluir que se haya configurado una práctica anticompetitiva”, advirtió por lo sucedido en este caso.

“Sin perjuicio de la conclusión a que se arriba, las presentes actuaciones evidencian la existencia de interlocking, esto es, el vínculo entre dos empresas competidoras, que se produce cuando éstas comparten directa o indirectamente personas en sus cargos ejecutivos relevantes o en su directorio”, afirmó.

“Existe abundante literatura respecto a este tema, que señala que las participaciones minoritarias y los interlocking de directores entre empresas competidoras son fuente de riesgos para la libre competencia ya que generan formas de vinculación y contacto entre competidores que fomentan la coordinación entre los mismos y facilitan el intercambio de información entre ellos”, advirtió.

“Los riesgos de coordinación entre competidores se vinculan a una mejora en las posibilidades de monitoreo entre los mismos y a que se vuelve menos atractiva la desviación de un eventual acuerdo colusorio”, agregó.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados