Balance

¿Cómo logró Ancap ganar US$ 52 millones en el primer semestre?

La división portland perdió US$ 2 millones por conflicto.

Ministra: Carolina Cosse destacó ayer que Ancap tiene una política de “eficiencia para el desarrollo”. Foto: Francisco Flores
Ministra: Carolina Cosse destacó ayer que Ancap tiene una política de “eficiencia para el desarrollo”. Foto: Francisco Flores

La petrolera estatal Ancap sumó un nuevo registro positivo en sus estados financieros, al cerrar el primer semestre con US$ 52,6 millones de ganancias netas. Con esto acumula en los últimos dos años y medio un superávit de US$ 106,6 millones tras tener pérdidas por US$ 800 millones en el quinquenio previo y requerir una capitalización del gobierno por US$ 622 millones.

"Veo en el día a día de la empresa cómo se está tomando conciencia de una cultura de austeridad y de generar valor con nuestras inversiones, y eso se refleja en los números", dijo ayer la presidenta de Ancap, Marta Jara, al presentar los estados financieros de la firma.

En los primeros seis meses del año Ancap tuvo una producción récord de combustible, generó valor por US$ 61 millones por la refinación, bajó la deuda financiera de las empresas del grupo y mejoró el resultado en todas las líneas de negocio. Como aspecto negativo aparece la pérdida de US$ 3,6 millones en el semestre de la división portland cuando se estimaba un negativo de US$ 1,6 millones, debiéndose la diferencia al conflicto con el sindicato que tuvo 88 días parada la planta.

El gerente financiero del ente, Gustavo Mayola, informó que frente al primer semestre de 2017 la petrolera tuvo un aumento de 9,4% de los ingresos brutos (crecieron 7% las ventas al mercado interno) al tiempo que los gastos se elevaron 7,7%; esto determinó un crecimiento de 10,6% de los ingresos netos en la comparación interanual.

El costo de venta de Ancap subió 9,3% por mayor gasto en crudo y derivados así como en biocombustibles (21% y 9% respectivamente influyendo la suba del dólar), aunque disminuyen "la mayoría de los costos gestionables" como el pago de remuneraciones y servicios contratados (la parada por mantenimiento de la refinería en 2017 insumió mayores costos).

"El resultado de US$ 52,6 millones es menor al ejercicio anterior por temas financieros, como el aumento del tipo de cambio que hizo que Ancap deba más en dólares", explicó Mayola. Se cancelaron créditos por US$ 80 millones y aunque crecieron las deudas comerciales por la compra de crudo el gerente señaló que "la situación financiera es holgada y cómoda".

Una forma de dimensionar las ganancias es en relación al patrimonio de la empresa: fue 6,2% en el semestre, mejorando el ratio de 5,1% del año pasado.

Líneas de negocios.

El gerente general de Ancap, Ignacio Horvath, señaló que hubo "una mejora en todas las líneas de negocios": en combustibles creció 30,5% el resultado operativo frente al primer semestre de 2017; en lubricantes se mantuvo "casi al mismo nivel"; en gas natural se revirtió el rojo y hubo una ganancia de US$ 0,5 millones; y el portland "redujo sus pérdidas a la mitad".

Horvath destacó que las mejoras de eficiencia en la refinería (se produjo más crudo con menos horas trabajadas) permitió abastecer el 100% de la demanda "incluyendo la necesaria para la generación térmica de UTE, que antes se importaba". Agregó que estos números demuestran que "refinar petróleo cuesta menos que importar los destilados".

Sobre la división portland, sostuvo que pese a vender 24% menos de toneladas en el semestre —debido al conflicto con el sindicato por temas de organización laboral que afectó la producción— hubo "mejoras" y reafirmó el objetivo de volver a esta línea de negocios "sustentable". La presidente del ente indicó que es "un negocio a defender" y subrayó que "con disciplina y control de costos" puede arrojar mejores resultados.

Al repasar los compromisos de gestión, Jara mostró que se superó la meta de ahorro en costos gestionables, se cumplió con mejorar el margen neto de refinación y el margen operativo del gas natural. Otros ítems están en proceso como optimizar la cadena de distribución de combustibles así como el costo de producción del etanol y biodiesel, al tiempo que "las luces rojas" aparecen vinculadas al portland y la falta de una cobertura sobre el precio del crudo.

Un nuevo contrato con ALUR

Imágenes de la planta de ALUR y quienes trabajan la caña en Bella Unión. Foto: Archivo El País
Foto: archivo El País

Por ley, la nafta y el gasoil que produce Ancap debe tener un porcentaje de biocombustible que compra a su subsidiaria Alcoholes del Uruguay (ALUR). Jara informó que se está "renegociando" el contrato para lograr "un menor costo unitario (alrededor de 10% menos) y un mayor volumen de ventas", una ecuación que haga la relación comercial "más ventajoso para Ancap".

Como es habitual, Ducsa (distribuidora de combustibles) fue la subsidiaria de Ancap con mejor desempeño con un resultado neto positivo 6,5% superior en el semestre. ALUR aumentó su producción y redujo sus deudas financieras en US$ 15 millones, terminando el período con una ganancia de US$ 6,4 millones (US$ 4,5 millones corresponden a Ancap y el resto a otros accionistas).

Entre el resto, Gasur y Petrouruguay tuvieron un desempeño positivo, mientras que dieron pérdidas Matriz, Pamacor, Cementos del Plata, Carboclor, Gasoducto Cruz del Sur y Gas Sayago. En conjunto, las subsidiarias volcaron US$ 5,7 millones a Ancap, una mejora que según Jara se debió a "diversificar negocios con un foco más estratégico".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º