MARÍTIMAS

El lujoso Palacio de los Baños de Reus en el Puerto hace 130 años

El Banco Nacional, fundado por Emilio Reus, había construido en 1887 en la zona pegada al puerto un gran Hotel Balneario que nunca llegó a habilitarse seguramente por la quiebra del propio banco.

Marítimas
   

El Banco Nacional fundado por Emilio Reus había construido en 1887 en la zona pegada al puerto un gran Hotel Balneario que nunca llegó a habilitarse seguramente por la quiebra del propio banco y que tenía como dependencia en la manzana contigua enfrente hacia el norte una espaciosa piscina en cuyo interior abundaban los mármoles traídos de Italia. Tenía una cuadra de extensión y su techo audaz de vidrio era una inmensa claraboya a través de la cual se filtraba el sol, la luz, la claridad. Según las descripciones de la época, al fondo existía una gran gruta o pared donde brotaban chorros de agua caliente y fría que se alimentaban de las aguas de la bahía mediante bombas accionadas con motores a vapor traídos de Europa.

Nuestro entusiasmo por la fantástica creatividad de Reus hace que insistamos en sus proyectos sobre todo el de los baños y volvamos al tema para repetir datos como el techo del inmenso y deslumbrante salón sostenido por 24 columnas de hierro forjado traídas de Europa, que eran obras de arte y sobre esa megapiscina cubría una gran claraboya de gruesos cristales que permitía la entrada del sol. Era la obra de Reus que había conmovido a las comunidades de Montevideo y sobre todo de Buenos Aires donde existían los ricos y la riqueza a diferencia de Montevideo donde campeaban los conservadores y la tacañería. Este hombre había nacido en 1878 y murió en 1891, a los 33 años en la más absoluta miseria, en una modesta vivienda por Yaguarón al lado del diario El Día. Ese hecho que era de público conocimiento nos fue confirmado por el joven conocido por Pepe Batlle, heredero de El Día en los últimos años antes de su quiebra a quien habíamos ido a visitar con un coleccionista italiano de nuestra amistad interesado en adquirir su auto Mercedes Benz muy especial en un galpón de la calle Piedra Alta. Volviendo al tema de la piscina, al año siguiente se instaló una Casa de Baños cuyo propietario fue un tal Gounouhliou, conocido comerciante francés muy emprendedor que tenía otros varios comercios entre ellos un bar y seguramente el nombre Guruyú deriva de una pronunciacion deformada de su apellido no fácil de pronunciar por aquellos años de los García, González y Rodríguez. Seguramente este empresario reactivó los baños y agregó algo más moderno y más popular. A través de los años hemos leído datos sueltos de este tema y parece que era la casa de baños más lujosa del Río de la Plata que mayormente atraía porteños. Había mármol y confort por todos lados, propio de la vieja Roma. Pero tuvo su tiempo de gloria y de decadencia o quizá su dueño falleció y para entonces después de tantos años el estilo de esa cultura de baños desapareció y fue sustituida por “casas de baños turcos” que abundaban en nuestra mocedad por toda la ciudad de Montevideo. O se les dio el desalojo para dar lugar a la rambla portuaria o 25 de Agosto o Rambla F.D. Roosevelt.

La imagen que publicamos muestra los fondos de la amplia construcción casi sobre la misma bahía. Una cuadra más arriba vemos el viejo Hotel Nacional (ex Servicio Meteorológico, ex Facultad de Humanidades y ex Universidad de la Republica).

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)