TALENTOS

Lumin creó un Arcoiris para bebés y niños de Tacuarembó

La empresa de forestación sostiene un centro de cuidados de infantes en edades tempranas, que son hijos de sus colaboradores y de la comunidad.

Arcoiris
 

La bebé llegó con los ojos brillantes, dulces, pacíficos. La recibieron con los brazos abiertos. Se llama Alfonsina (Magallanes), tiene 3 meses y es la más pequeña en Arcoiris; sigue el camino de su hermanita mayor que tiene ya un tiempo asistiendo al mismo lugar, siempre sonriente.

En edad temprana, a Alfonsina le sigue Mauro (da Rosa), que con solo 4 meses ya es habitué de esta guardería, a la que asisten 70 niños. La lista de aspirantes para ingresar a Arcoiris es larga… la propuesta es valorada en la zona.

Alfonsina, Mauro y gran parte de los demás niños que asisten tienen en común que sus padres trabajan en la empresa forestal Lumin, cuya planta industrial está ubicada en Tacuarembó, donde reúne la mayoría de sus colaboradores.

Nace ante una necesidad

La historia de Arcoiris comenzó hace unos tres años, cuando los trabajadores de Lumin plantearon la necesidad de contar con un centro de cuidados para sus hijos.

La empresa es propiedad de un consorcio de inversores institucionales, liderado por BTG Pactual Timberland Investment Group (TIG) y su planta industrial está integrada por 700 personas, en turnos rotativos, para quienes armonizar el trabajo con la dinámica familiar es un verdadero desafío.

El sindicato recogió la propuesta de crear un centro para niños pequeños, y a la empresa le cayó bien la idea. A partir de allí se puso en marcha todo un engranaje para concretarla.

“Cuando llegó el planteo, la empresa estaba en plena transición, pero apenas asumieron los nuevos dueños, se aprobó y fue un ganar-ganar para todos. En solo seis meses, los distintos actores del proyecto lograron que este centro dedicado a la primera infancia (menores de 3 años), comenzara a funcionar”, dijo a El País Mara Pisano, gerente de Recursos Humanos de Lumin.

El centro Arcoiris es un programa enmarcado en el Sistema de Cuidados y el Ministerio de Desarrollo Social (Mides), resultante de un acuerdo entre la Organización Sindical de Trabajadores de la Madera (OSTM) y el Instituto del Niño y Adolescente del Uruguay (INAU), con la coordinación y gestión de ONG Programa Cardijn.

El 80% de los niños que asisten son hijos y nietos de los colaboradores de Lumin y de trabajadores de empresas tercerizadas, y 20% es abierto a la comunidad; el centro es totalmente gratuito y se lo considera un ejemplo de buena práctica en el contexto de conciliación de vida laboral y familiar.

Mirada integral

Arcoiris cuenta con una estructura cómoda de cinco salones, donde trabaja un equipo multidisciplinario de 23 personas, entre directores, psicomotricistas, profesores de educación física, asistentes sociales, educadoras y talleristas (por ejemplo de música), además de los coordinadores de la ONG que ofician de articuladores.

“El objetivo es ofrecer una mirada integral y respetuosa del desarrollo de los niños y sus familias, y así poder brindar un espacio para que sus padres tengan la posibilidad de trabajar tranquilos y también estudiar si así lo desean”, explicó Pisano.

El centro se presenta así como una fuerte propuesta pedagógica y de acompañamiento de las familias, que apuntala la mejora de la calidad de vida del personal de Lumin y de la comunidad.

Uno de sus valores agregados es que, excepto en enero, está abierto todo el año y su horario es amplio, de 12 horas. Esto le permite a los padres manejarse con flexibilidad (dentro del máximo de las 6 horas de permanencia diaria autorizada para los niños).

“La creación de Arcoiris ha fortalecido el vínculo con los sindicatos y las organizaciones estatales. Los padres también demuestran su confianza, porque inicialmente teníamos dos niveles y solicitaron un tercero. Arcoiris permite la integración de distintas realidades, tanto culturales como sociales”, agregó Pisano.

El pasado 4 de febrero, el ministro de Desarrollo Social Pablo Bartol, en una recorrida por Tacuarembó, visitó Arcoiris y en un tweet expresó: “¡Qué socio Lumin en Tacuarembó! Empresa con visión de largo plazo: empleo para personas con discapacidad, promoción de microemprendedoras en torno a la madera, centro de primera infancia y un largo etcétera. Genios!”

“Fue satisfactorio leer ese mensaje del ministro, el reconocimiento de la labor. La verdad es que todos en Tacuarembó están encantados con este centro de jerarquía, bien pensado y que es una solución para mucha gente”, dijo Pisano.

¿Una anécdota? Los niños de Arcoiris, a pesar de ser muy pequeños, participaron en las actividades del Club de Ciencias de la ciudad de Rivera, donde presentaron un trabajo con caracoles. La experiencia resultó gratificante y confían en repetirla más adelante.

Otro dato que llama la atención: el centro promueve la igualdad de género y, en tal sentido, en sus salones y actividades lúdicas, no discrimina por colores a los sexos, y empareja las tareas. Esto responde a la política de Lumin de empoderar a las mujeres y no discriminar por género.

El centro se mantuvo abierto durante la pandemia, donde se atendió a los hermanos de los niños pequeños, de entre 4 y 12 años de edad, dándoles apoyo de deberes vigilados, siempre cumpliendo los protocolos sanitarios. “No nos detuvimos por el COVID-19”, reafirmó Pisano.

La gerente explicó que los padres suelen manifestar inquietudes cuando sus hijos llegan a la etapa de pasar al colegio y abandonar la guardería. “Temen perder el cuidado y los estímulos que sus niños reciben en Arcoiris. Lo entendemos y facilitamos la transición”, afirmó.

Para 2021 están previstos más talleres y dinámicas.

Arcoiris
 

Otros frentes de RSE

Hoy en día, Lumin desarrolla 15 proyectos de responsabilidad social en cinco departamentos, que involucran a 10.300 beneficiarios de 20 comunidades, con 23 instituciones participantes.

El centro Arcoiris es uno de ellos, a los que se suman otros, como por ejemplo, el “proyecto Árbol” (programa educativo que busca concientizar a adultos y niños sobre la importancia de los bosques, dirigido a escuelas de distintos departamentos), apoyo a mujeres humildes de la comunidad, quienes, a partir de recibir maderas en forma gratuita por parte de Lumin, han desarrollado sus propios negocios y gracias a ello subsisten.

La empresa también se involucró con la Escuela Técnico de Tacuarembó, brindando insumos y materiales para el taller del curso de carpintería.

Lo cierto es que Lumin gestiona 120.000 hectáreas de bosques con 65.000 hectáreas de bosques forestados en Rivera, Tacuarembó, Cerro Largo y Treinta y Tres, cuenta con un vivero clonal de eucaliptus, una planta de cogeneración de bio-combustible y una planta de fabricación de madera contrachapada. En relación a esos negocios y necesidades en dichos departamentos, su política es ofrecer más respuestas a las comunidades.

Para este año, tras la construcción de una nueva planta de Thin Peel, Lumin proyecta generar más de cien puestos nuevos de trabajo. Seguramente, esto significará más niños interesados en Arcoiris; muchos de ellos se sumarán a Alfonsina, Mauro y los demás chicos. ¡Bienvenidos!, cerró Pisano.

ADEMÁS

Empoderar a las mujeres en el marco de Ganar-Ganar

Lumin es signataria de los Principios de Empoderamiento de las Mujeres (WEP) en el marco del programa “Ganar-Ganar: la igualdad de género es un buen negocio”, financiado por el Instrumento de la Asociación de la Unión Europea e implementado por ONU Mujeres en asociación con la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

El programa abre un camino para el logro de Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), con énfasis en igualdad de género, trabajo decente y crecimiento económico, reducción de las desigualdades y alianzas con esa dirección.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados