ARGENTINA

Macri no bancó y levantó el congelamiento de la nafta: autorizó aumento de un 4%

La decisión de fijar los precios internos del combustible se había anunciado el 14 de agosto, tras la derrota del oficialismo en las PASO y se iba a extender por 90 días.

Mauricio Macri, presidente argentino que busca la reelección. Foto: EFE
Tras la suba del precio internacional del barril de petróleo Argentina sacó el congelamiento de precio a la nafta. Foto: EFE

No hizo falta esperar al día 91. El congelamiento del precio de las naftas en Argentina duró apenas un mes. Luego de que el valor internacional del barril de petróleo se disparara en los últimos días por el ataque a dos terminales petroleras en Arabia Saudita, y en un contexto de alza inflacionaria, el Gobierno puso fin a la medida anunciada el 14 de agosto y autorizó un aumento del 4% en el precio de los combustibles en el mercado local argentino, que entrará a regir a partir de esta medianoche.

"Las transferencias que se dieron al sector hace unos días fue un primer parche después de haber dado varios pasos atrás. Entendemos que los precios tienen un atraso significativo, que se vio agravado por la volatilidad internacional", admitieron en el Gobierno al comunicar la decisión.

El aumento, según explicaron en el Gobierno, entrará en vigencia desde el jueves 19 de septiembre y se aplicará a la venta de combustibles en todo el territorio nacional. El ajuste establecido, a su vez, es equivalente a la inflación minorista que estimó el Indec para agosto (4%).

En la cartera de Energía indicaron que la suba en el precio internacional del petróleo fue el motivo principal por el cual se decidió abandonar la fijación de precios, una de las medidas de alivio anunciadas por el presidente Mauricio Macri luego de su derrota electoral en las PASO. El lunes, luego del ataque a las refinerías de Aramco en Arabia Saudita, el precio del petróleo saltó un 14% y pasó de US$ 59 a US$ 68, aunque cedió en los días posteriores y hoy opera debajo de US$ 64.

"Estos acontecimientos conllevan a una situación imprevista y significativa de incremento de precios que inevitablemente impactan en la producción, la comercialización y el normal abastecimiento de los combustibles en nuestro país", indicaron en Energía.

Las empresas dedicadas a la venta de combustibles reclamaban un aumento que les permitiera recomponer sus márgenes, golpeados por la suba del tipo de cambio, que pasó de US$ 46,55 el viernes previo a las PASO a más de US$ 58.

El último aumento en el precio de las naftas en el mercado local se había concretado en los primeros días de julio. Tras ese ajuste, el quinto del año, los valores de referencia en la ciudad de Buenos Aires de YPF, la firma que concentra la mayor participación en el mercado, eran de $ 43,71 para la nafta súper; $50,43 para la premium (subieron 2,5%); y $ 40,94 y $ 47,92 para los combustibles diésel e Infinia diésel (aumentaron 1,75%). Desde entonces, la inflación acumulada a nivel nacional supera el 6%.

Desde las compañías aún no confirmaron el ajuste que aplicarán en sus precios. Si se proyecta el 4% autorizado por el Gobierno, el litro de nafta súper pasaría a $ 45,49, mientras que el litro de nafta premium tendría un precio de $ 52,45. En tanto, los valores del gasoil en sus dos versiones pasarían a $ 42,58 y $ 49,84, respectivamente.

¿Cómo impactó en Ancap la suba del petróleo?

Entre los principales afectados por el ataque a las instalaciones petroleras de Arabia Saudita están los importadores de crudo, aunque no Uruguay al menos en el corto plazo, porque Ancap ya realizó compras de crudo a futuro para cubrir la demanda hasta fin de año.

Teniendo en cuenta que el petróleo como materia prima “impacta en un 70% de los costos que afronta Ancap para abastecer al mercado”, la presidenta de Ancap, Marta Jara, dijo que se aplica “una política de gestión de riesgos para garantizar la estabilidad de las tarifas y la sustentabilidad de la empresa en escenarios de precios de crudo mayor a los proyectados”.

Tras una mala experiencia en 2008, Ancap retomó hace tres años la contratación de seguros de cobertura de petróleo con el asesoramiento del Ministerio de Economía. En este tipo de contratos, a cambio de una prima se fija un valor máximo para el barril de crudo y está la opción de ejercer el seguro si el precio se ubica por encima.

En junio y con el Banco Mundial como agente, Ancap se cubrió al contratar un seguro para limitar el costo de 1,75 millones de barriles que se entregaron a fin del mes en US$ 63. Además, compró de forma diferida 4,8 millones de barriles con entregas pactadas para agosto, septiembre y noviembre.

La política de cobertura ante los vaivenes del mundo petrolero permitió a Ancap capturar una ganancia (diferencia entre el precio de compra y el real) de US$ 14,3 millones en el primer semestre. Además, fue la razón dada por el ente para no ajustar el precio de los combustibles en julio y asegurar que no se modificarán hasta fin de año.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados