ARGENTINA

Macri cuenta con “poder de fuego” para contener al dólar

El FMI entendió la importancia de la divisa en año electoral, dice analista.

Presidente del Banco Central argentino. Foto: EFE
El presidente del Banco Central, Guido Sandleris tiene disponible un monto superior a los US$ 6.500 millones para ofrecer contratos a futuro. Foto: EFE

Este contenido es exclusivo para nuestros suscriptores.

El gobierno de Mauricio Macri continúa sumando poder de fuego para intentar controlar la cotización del dólar durante los meses de la campaña electoral en Argentina. En otra clara muestra de respaldo a la Casa Rosada, el Fondo Monetario Internacional (FMI) amplió el monto que le autoriza al Banco Central para vender dólares en el mercado de futuros.

Con esa estrategia, la autoridad monetaria procura ponerle un techo bajo a la cotización esperada de la divisa estadounidense para los próximos meses y, en consecuencia, desinflar las expectativas de devaluación del peso.

“La decisión muestra que el FMI entendió la importancia que tiene en Argentina el valor del tipo de cambio, sobre todo en plena campaña electoral. Esta autorización para intervenir en el mercado futuro le permitirá al Banco Central demorar las ventas de reservas en el mercado de contado dado que caerá el incentivo a comprar divisas. Un Banco Central con más municiones para actuar es una señal muy fuerte para el mercado”, dijo el economista Miguel Zielonka, director asociado de la consultora argentina Econviews.

Antes de la aprobación de la cuarta revisión del acuerdo stand by por un total de US$ 57.000 millones vigente con Argentina, el FMI solo le permitía al Banco Central vender en el mercado de futuros US$ 1.000 millones. Con la flexibilización del acuerdo a partir del 12 de julio que logró el gobierno, el organismo de crédito amplió la cifra a US$ 3.600 millones.

A ese monto deben agregarse otros US$ 3.000 millones que el Banco Central adquirió en el mercado de futuros durante los últimos dos meses de calma cambiaria en Argentina.

Con más de US$ 6.500 millones disponibles, Guido Sandleris, titular del Banco Central, podrá ofrecer contratos a futuro con un valor del dólar asegurado para los compradores de divisas incluso después de las elecciones generales del 27 de octubre. El objetivo principal de la jugada es desviar parte de la demanda en el mercado de contado, que suele recalentarse en Argentina durante los meses de campaña electoral.

Banco Central de la República Argentina Foto: AFP
Banco Central de la República Argentina Foto: AFP

Electoral.

Aunque no es suficiente, la estabilidad del dólar es una condición necesaria para que el oficialismo pueda disputar con reales posibilidades de éxito la reelección en Argentina.

Los sondeos han reflejado en los últimos años una relación estrecha entre el nivel del dólar y los índices de aprobación al gobierno de Macri.

De hecho, cuando la cotización de la divisa estadounidense alcanzó niveles récord en abril pasado, la intención de voto del oficialismo cayó a su mínimo histórico.

Esa dinámica se frenó a partir del 29 de abril, cuando el FMI dio luz verde al Banco Central para que intervenga en forma discrecional, si fuera necesario, en el mercado cambiario mediante la venta de reservas. Con solo ese anuncio, la cotización del dólar cayó 7,6% entre mayo y junio.

Macri pidió más tiempo al FMI para entregar algunos datos sobre la situación fiscal. Foto: AFP
Mauricio Macri. Foto: AFP

Esa calma cambiaria coincidió con una recuperación de la intención de voto de Macri en todas las encuestas. El gobierno necesita mantener esa tendencia para continuar acortando la brecha que todavía lo separa de la principal fórmula opositora integrada por Alberto Fernández y la expresidenta Cristina Fernández.

No obstante, la estabilidad cambiaria podría sufrir un quiebre con la lectura que haga el mercado del resultado de las elecciones primarias (PASO) del 11 de agosto. Si bien en la práctica se trata de una elección que solo definirá las candidaturas de cada fuerza política, los resultados serán leídos por el mercado como un anticipo de lo que podría suceder en las generales de octubre.

“La continuidad de la calma cambiaria dependerá del resultado de las primarias. El mercado cree que, hasta con una derrota del gobierno por una diferencia inferior a 5%, las chances de Macri serían altas para las presidenciales del 27 de octubre y, con eso, permanecerá la tranquilidad. Pero si la diferencia es mayor, habrá más movimientos en el tipo de cambio”, dijo Matías Rajnerman, economista jefe de la consultora Ecolatina, en Buenos Aires.

Ante esa incertidumbre, el Banco Central viene sumando herramientas (ver aparte) y además no se alejará de su política monetaria contractiva. Pese a que los niveles de inflación están en desaceleración y las expectativas cayeron a 30% para los próximos 12 meses, la tasa de interés de referencia se mantiene cerca del 60% anual.

Con una oferta elevada y un proceso de dolarización preelectoral que ya ocurrió en buena parte durante 2018 y el primer cuatrimestre de este año, el gobierno argentino confía en mantener planchado al tipo de cambio hasta, por lo menos, las elecciones generales.

“Las condiciones racionales indican que hay oferta suficiente para que la cotización del dólar se mantenga controlada en los próximos meses. Más aún tras la ampliación del monto para intervenir en el mercado de futuros. Pero todo está supeditado al resultado de las primarias: si la fórmula kirchnerista surge de esa elección con posibilidades concretas de ganar, se correrán los argumentos racionales y habrá mucha mayor presión sobre el tipo de cambio”, anticipó Zielonka.

Una batería de instrumentos para evitar sorpresas

Además de la ampliación del monto para intervenir en el mercado del dólar futuro, el Banco Central cuenta con unos US$ 20.000 millones de reservas de libre disponibilidad para actuar en el mercado de contado. A eso se suma que, tras otro acuerdo alcanzado con el FMI, el Tesoro argentino viene vendiendo desde abril pasado US$ 60 millones por día en el mercado para cumplir con sus obligaciones en pesos. El mecanismo se mantendrá hasta fin de año y sumará en total ventas por US$ 9.600 millones, un monto que corresponde a una parte de los desembolsos acordados con el organismo de crédito. Con todos estos instrumentos, el objetivo es claro: que no haya sorpresas con el dólar en 2019.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)