ENTREVISTA

El manejo del COVID-19 de Uruguay “lo vemos hasta con cierta envidia, fue pragmático”

Equipo de analistas económicos de BBVA Research rebajó las proyecciones de crecimiento de Uruguay para este año debido al recrudecimiento de la pandemia.

Marcos Dal Bianco. Foto: El País
Marcos Dal Bianco. Foto: El País

Este contenido es exclusivo para nuestros suscriptores.

El equipo de analistas económicos de BBVA Research conformado por Marcos Dal Bianco, economista jefe de la unidad en Uruguay y Argentina; Adriana Haring, economista senior y el economista principal Juan Manuel Manías, presentó un nuevo informe en el que analizaron el contexto económico internacional, los desafíos a causa del COVID-19 y los posibles caminos para lograr la reactivación.

En entrevista con El País dijeron que en el caso de Uruguay rebajaron las proyecciones de crecimiento para este año debido al recrudecimiento de la pandemia y a un rebote menor al esperado. Señalaron que la salida de la crisis a nivel local dependerá de la inversión.

-El año pasado desde BBVA Research señalaban que la pandemia era una especie de “pie de gigante” que impedía la recuperación de Uruguay. ¿Cuál es la evaluación actual?

-Adriana Haring (A.H): Hoy no es solamente uno, este año el gigante vino con los dos pies encima. El año pasado sabíamos que iba a ser (un impacto) fuerte que iba a interrumpir el crecimiento y afectar varios sectores de la economía. Sin embargo, fue más fuerte de lo que pensábamos. En todo el año 2020 teníamos una caída del Producto Interno Bruto (PIB) de 5,1% y en el último trimestre la recuperación fue menor, es decir, fue peor a lo que esperábamos. El rebote del segundo semestre no llegó a compensar la caída que se verificó (en el primero).

-Esto llevó a que ajustaran a la baja sus proyecciones de crecimiento para Uruguay, al pasar de una estimación inicial de 4% a 2,7%. ¿Qué factores evaluaron?

-A.H: Este año cambiaron las circunstancias, hubo un recrudecimiento de la pandemia. Vemos que sigue habiendo problemas en todas las economías, no es algo exclusivamente de Uruguay. Éramos mucho más optimistas. En 2020 pensábamos que este año el efecto rebote iba a continuar pero vemos un menor efecto estadístico “de arrastre”. También influyó el cierre de fronteras, las medidas restrictivas que complicaron el turismo que es importante para los ingresos de Uruguay. Eso, más la aceleración de casos en el país y el hecho de que posiblemente se den algunas restricciones más, nos llevó a revisar a la baja el crecimiento. La pandemia afectó muy fuerte el año pasado y lo va a seguir haciendo.

-En el informe afirman que los riesgos para la recuperación refieren a un bajo ritmo en el proceso de vacunación o al recrudecimiento de la pandemia. ¿Qué otros retos ven?

-A.H: Lo más preocupante ahora, con justa razón, es el tema fiscal. Uruguay ha venido teniendo déficit fiscales en los últimos años. El año pasado tuvo que incrementarlo sustancialmente y este año se va a mantener por el efecto del costo de las medidas contra el COVID-19 pero si la pandemia pasa y ese gasto el año que viene se revierte, no lo vemos como una amenaza importante que pueda poner en riesgo el investment grade (grado inversor) de Uruguay.

-¿Y a nivel global?

-Marcos Dal Bianco (MDB): Siempre está la duda de qué va a hacer la Fed (Reserva Federal de Estados Unidos) y los bancos centrales de los países principales con el retiro de estímulos (fiscales y monetarios) y los temores a que eso pase ante la híper liquidez global. Sin embargo, este riesgo de que la Fed retire los estímulos antes de lo previsto no está ahí, con lo cual el mercado a veces se asusta un poco y se anticipa. Siempre que hay tanta liquidez cualquier amenaza de retiro genera un poco de miedo pero no lo vemos como un riesgo grande para la economía uruguaya. Creemos que la economía global se va a recuperar, esperamos un crecimiento para este año de 5,9%, es alto y más que recupera lo perdido el año pasado.

-¿Cómo evalúa el manejo de la pandemia por parte de Uruguay?

-MDB: Fue un buen manejo, en términos relativos desde Argentina lo vemos hasta con cierta envidia. El aspecto fiscal ha sido bastante contenido. Uruguay ha mirado el COVID-19 y ha intentado paliar sus efectos pero con un ojo miraba eso y con el otro miraba la sostenibilidad de la deuda, cuidar el grado de inversión. Además el proceso de vacunación en Uruguay es un ejemplo para la región y esperamos que se llegue a la inmunidad de rebaño hacia agosto o septiembre, octubre como mucho. Fue un acierto que Uruguay acotara el impacto de las restricciones (al evitar implementar una cuarentena obligatoria) cuando los contagios eran bajos.

Adriana Haring y Juan Manuel Manías. Foto: BBVA
Adriana Haring y Juan Manuel Manías. Foto: BBVA

-¿Pese a que luego empeoró la situación sanitaria?

-MDB: Sí, en 2020 no perdieron tanto PIB como lo hubieran hecho si sobrerreaccionaban como Argentina.

-Juan Manuel Manías (JMM): Además una cualidad que resaltó y atravesó a toda la administración, que era nueva, fue el pragmatismo del Poder Ejecutivo, de la ministra de Economía, Azucena Arbeleche y del Banco Central (BCU). Las tres nuevas administraciones hicieron uso de un pragmatismo realmente importante que se vio reflejado en los resultados porque podría haber sido mucho peor y hoy lo encuentra a Uruguay preparado para una posible nueva ola.

-Destacan a Uruguay como integrante de un grupo selecto de cinco países que lideran el proceso de vacunación ¿qué impacto cree que esto puede tener en términos de captar más inversión?

-A.H: Es un poder atractivo importante para la inversión. Uruguay tradicionalmente fue el que siempre respetaba los contratos, el que hacía las cosas bien en comparación con Argentina y quizás también con Brasil. Es un país chico sí, pero muy abierto a las inversiones. Tiene un bajo nivel de inversión doméstica que sería factible poder aumentar. Un buen proceso de vacunación potencia esto. Tener inmunidad es efectivamente un factor importante para que las inversiones vengan.

-JMM: La seriedad de Uruguay, su institucionalidad y la forma de hacer las cosas bien también es relevante. En esta coyuntura una de las mejores políticas económicas es tener un buen plan de vacunación y Uruguay lo está haciendo.

-MDB: Un aprendizaje que deja la pandemia es que los países que hacen las cosas bien antes, después tienen mucho más grado de libertad para enfrentar los problemas. Uruguay está dentro de los que hicieron los deberes.

-AH: Uruguay trata de hacer las cosas bien, después salen o no pero lo intenta. Vemos la voluntad política de ahorrar para cuando no se tiene. La vimos con el gobierno anterior y con este más.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados