SUBSIDIO

En marzo fueron certificados unos 80.000 trabajadores y BPS ya recibió 127.000 solicitudes

La cantidad de trabajadores que solicitaron una certificación médica creció en marzo producto de la pandemia del COVID-19.

Entre marzo y abril, del total de solicitudes para el seguro por enfermedad un 23% son por enfermedades respiratorias. Foto: Archivo El País
Entre marzo y abril, del total de solicitudes para el seguro por enfermedad un 23% son por enfermedades respiratorias. Foto: Archivo El País

Las certificaciones médicas a trabajadores con enfermedades pasaron de 70.000 en febrero a 105.000 en marzo, al tiempo que en los primeros nueve días de abril se sumaron 23.000 presentaciones más por este motivo ante el Banco de Previsión Social (BPS). Estos números refieren a solicitudes presentadas, pero una persona puede certificarse más de una vez en el mes. De hecho, en marzo fueron 80.000 los trabajadores que hicieron uso del subsidio.

Así surge de un informe al que accedió El País del equipo de los trabajadores en el BPS, que estimó distintas variables aún bajo procesamiento interno tomando la evolución de las certificaciones de meses previos.

Detalla que de las 127.000 solicitudes por este subsidio que llegaron al organismo entre marzo y los primeros días de abril, un 23% -unas 29.000 certificaciones- correspondieron a personas con enfermedades respiratorias. A su vez, la mayor parte de los pedidos corresponden a trabajadores con entre 21 y 40 años.

El director del BPS por los trabajadores, Ramón Ruíz, aclaró en diálogo con El País que los subsidios por enfermedad efectivamente pagos por el instituto previsional en marzo son unos 40.000. Esto porque deben descontarse del total de certificaciones a los trabajadores con dos empleos -que cobran el subsidio por uno de ellos-, los que estuvieron enfermos menos de tres días -lo paga la empresa- y los de la enseñanza pública cuyo pago no corresponde al BPS.

A partir de abril, dentro de este subsidio se incluye a los mayores de 65 años, un grupo al que el gobierno exhortó a fines de marzo a mantenerse sin trabajar tengan o no una enfermedad preexistente. Se trata de unos 7.700 funcionarios públicos y unos 17.000 trabajadores de la actividad privada.

Ruíz destacó que “una fortaleza que tenemos en medio de esta pandemia que golpea a Uruguay y al mundo es la solidez de nuestra seguridad social, con algunas prestaciones -como el subsidio por enfermedad o el seguro de paro- que están jugando un papel fundamental”.

Esa cobertura a los trabajadores que brinda el BPS provocará mayores gastos al organismo. A principio de mes El País dio cuenta que el gobierno estimaba que las prestaciones vinculadas al organismo tendrían un costo aproximado de US$ 300 millones, aunque la cifra puede crecer si la pandemia y sus efectos se prolongan en el tiempo.

El director por los trabajadores explicó que “los rubros prestaciones (en BPS) son indefinidos en el presupuesto, no es que estamos limitados a que hay tanto para pagar los seguros por enfermedad”.

Atendiendo esto y el crecimiento de los subsidios por la paralización de actividades debido al coronavirus, Ruíz aseguró que “seguramente la asistencia financiera para el 2020 va a ser mayor”. Lo vinculó con que “hay dos prestaciones (seguros por enfermedad y por desempleo) que tuvieron un comportamiento histórico, nunca había pasado que hubiera tantas solicitudes” para su cobro.

A fines de marzo El País informó que el directorio del BPS había aprobado el balance correspondiente al 2019, que incluye una asistencia financiera por parte del Estado -si bien en términos contable es un déficit, debe ser cubierto por mandato constitucional- equivalente a US$ 605 millones al valor de cierre del dólar en el año.

“Al pasar raya pos-coronavirus, quiero creer que no nos van a venir a decir que hay mala gestión. Solucionamos todo lo que nos pidieron, (los costos de) toda esta emergencia no pueden salir de los aportes de los trabajadores sino de Rentas Generales. Nadie les puede cargar el déficit del BPS ni la necesidad de reformar la seguridad social por estos números coyunturales”, dijo a El País otra fuente del directorio de BPS.

Atención.

Ruíz manifestó que en las circunstancias actuales cobra valor el cambio de metodología que se implementó tiempo atrás para el subsidio por enfermedad. “Cuando al trabajador lo certifican automáticamente el prestador lo comunica a la empresa y al BPS. Esto es parte del sistema nacional de certificaciones médicas que funciona desde 2008, que facilitó el trámite y en esta situación donde la gente no puede salir ha tenido mucha utilidad”, señaló.

coronavirus
coronavirus

Respecto a los controles médicos, la secretaria general de la Asociación de Trabajadores de la Seguridad Social (ATSS), Silvia Lema, explicó a El País que debido al coronavirus se decidió variar algunas modalidades. Ya hubo certificaciones hechas de forma remota y los peritajes médicos a los que deben acudir aquellos trabajadores con ausencias mayores a 90 días fueron prorrogados.

“Si empezamos a citar a los trabajadores enfermos (a juntas médicas) se pueden generar aglomeraciones de gente y es un riesgo”, sostuvo Lema y agregó que a los peritajes antes de la pandemia solían acudir en promedio unas 300 personas.

Seguro de paro: abril con 53.000 solicitudes
Desde el inicio de la cuarentena, el 13 de marzo, los locales comerciales han cerrado en forma mayoritaria (Foto: Gerardo Pérez)

La información difundida por Ruíz revela que en los primeros 15 días de abril se han recibido 53.488 solicitudes para el subsidio por desempleo. A esto deben sumarse las 86.000 solicitudes acumuladas durante marzo, dando un total superior a 139.000 pedidos. Se trata de presentaciones ante el Banco de Previsión Social (BPS) y no subsidios efectivamente otorgados.

Del total de abril, hay un 82,3% (44.037 solicitudes) que corresponden a trabajadores que sufrieron una suspensión de sus tareas, un 12,4% al causal reducción (6.655) que es cuando las horas trabajadas no superan 25% de lo habitual, y un 5,3% a despidos (2.796). Es decir que el 95% de las solicitudes, unas 50.000, responden a envíos al seguro de paro donde no se interrumpe la relación laboral entre el trabajador y la empresa.

Por otra parte, el BPS también recepciona solicitudes vinculadas al régimen especial del subsidio por desempleo, creado a mitad de marzo para atender la situación provocada por el coronavirus. Durante marzo -cuando el 5% del total de solicitudes fueron al amparo de este régimen- y en lo que va de abril, el organismo recibió 27.676 presentaciones para ingresar al subsidio, con un 65% que corresponden a reducción de los días de trabajo (18.002 solicitudes), un 34,6% a reducción del horario laboral (9.575 solicitudes) y las restantes 99 presentaciones fueron catalogados “sin causal”.

Este régimen especial fue modificado por el Ministerio de Trabajo esta semana. Se agregó que regirá para los trabajadores que cumplan en el mes un máximo de 19 jornales y un mínimo de seis, al tiempo que se especifica que el monto del subsidio “en ningún caso será inferior al 75% del promedio de las remuneraciones mensuales percibidas en los últimos seis meses”. Se mantiene que la prestación será equivalente al 25% del promedio mensual de los últimos seis salarios, “calculado en forma proporcional al período amparado por el subsidio”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados