DEBATE SOBRE EL ROL DEL ENTE

Matrimonio con desavenencias entre Ancap y el sindicato: polémica por desmonopolizar

La Federación Ancap se declaró en conflicto en el marco de la discusión presupuestal. Sin embargo el movimiento sindical organizó un encuentro en el que participó el presidente del ente.

El presidente del sindicato de trabajadores de Ancap Gerardo Rodríguez y el presidente del ente, Alejandro Stipanicic ayer. Foto: Leonardo Mainé
El presidente del sindicato de trabajadores de Ancap Gerardo Rodríguez y el presidente del ente, Alejandro Stipanicic ayer. Foto: Leonardo Mainé

Este contenido es exclusivo para nuestros suscriptores.

El de “Ancap y el sindicato no es un matrimonio común y corriente, no nos podemos divorciar”, y es una relación que “es para toda la vida”. Así definió el presidente de Ancap, Alejandro Stipanicic, -en el marco de una actividad organizada por la Federación Ancap (Fancap)- la relación que tienen ambas instituciones y enfatizó en la importancia de que “el sindicato tiene que ser fuerte, responsable y estar bien informado” para “acompañar” a la empresa.

Sin embargo, desde el ámbito sindical, Oscar, uno de los trabajadores consideró que dada la coyuntura actual -en la que a través del proyecto de ley del Presupuesto se está definiendo el futuro de la gestión de Ancap para los próximos años- este es un “matrimonio desavenido” que está enfrentando “serias riñas y disputas”.

En la misma línea, el presidente de Fancap, Gerardo Rodríguez, se desligó del concepto de matrimonio planteado por Stipanicic y afirmó estar “radicalmente en contra” puesto que “es una organización clasista que defiende los intereses de las clases trabajadoras y no tiene un matrimonio con la administración ni con nadie”.

Esto llevó a que el presidente de Ancap desarrollara nuevamente el concepto y señaló que con la analogía del matrimonio hacía referencia a la obligación de convivir. “No estamos obligados a acordar ni a estar siempre del mismo lado, pero estamos obligados a convivir bajo el mismo techo”, explicó.

¿Cuál es la discrepancia que hoy mantiene ese “matrimonio”?

Entre otros motivos, la diferencia se da por un artículo del proyecto de ley del Presupuesto -que no estaba incluido en el proyecto original, sino que fue agregado más tarde a pedido del ministro de Industria, Energía y Minería, Omar Paganini- que establece que Ancap deje de tener el monopolio en lo que refiere a la provisión de fuel oil para barcos.

La postura sindical, según afirmó el presidente de Fancap, sostiene que ese artículo es el “inicio hacia la desmonopolización total” de los combustibles, mientras que el presidente de Ancap considera que el negocio del suministro de fuel oil a barcos es “un mercado que hoy es bastante incierto” y que la empresa “no tiene “la capacidad financiera, de riesgo o comercial para desarrollar ese mercado”.

Los argumentos.

Desde la óptica empresarial, el presidente Stipanicic planteó el razonamiento detrás de lo que propone ese artículo y dijo que “basado en los hechos”, el suministro de fuel oil en los barcos en los últimos años “ha caído enormemente”.

Además, explicó que la refinería de la Teja “está incrementando su venta de fuel oil a la industria de la celulosa”, a la que catalogó como una industria “necesaria para el país” y un cliente que para Ancap es importante porque “es predecible, paga bien, paga en fecha, no hay riesgo y lo más importante es que consume una cantidad regular todas las semanas”.

Según Stipanicic esto no es lo que ocurre con los barcos que cargan fuel oil en el puerto, los que a su entender, “son clientes esporádicos, no predecibles” y además señaló que “hay cientos de barcos que vienen por única vez en la vida al puerto de Montevideo” y que “cuando van a planificar el consumo de combustible lo hacen en función del puerto que tenga la mayor disponibilidad y el menor precio”.

Planta de Ancap. Foto: Archivo El País
Planta de Ancap. Foto: Archivo El País

En el caso de que Ancap “tuviera que participar en el desarrollo del negocio del bunkering” (el abastecimiento de combustible para uso de los barcos), lo podría hacer si tuviera un excedente (de fuel oil) realmente importante y que no fuera sustancial para la definición de otros productos de la canasta de producción”.

Sin embargo, el jerarca señaló que “en los últimos años” Ancap ha vertido a ese negocio “lo que realmente le sobra, no producimos fuel oil para abastecer todos los barcos que podrían venir”, indicó. Y agregó que “vender lo que se produce y no vender lo que se necesita es una dicotomía re-importante a la hora de definir la funcionalidad y estrategia de una empresa”.

Por el contrario, según Stipanicic, Ancap “tiene que privilegiar la producción de gasoil y gasolinas” y poder “maximizar eso” dado que “es la encomienda fundamental” de la empresa.

En Fancap la visión es radicalmente opuesta. De acuerdo con Rodríguez, “lo que se está haciendo” en caso de que se apruebe ese artículo es “generando una señal simbólica significante de caída de monopolio” y argumentó su postura en cuanto a la redacción de la normativa.

“Ayer (por antes de ayer) la coalición de gobierno accedió a que textualmente se pusiera en el artículo que se elimina el monopolio (de Ancap) para el fuel oil si el problema es ese” y “lo que aceptaron agregar” es que será “a los solos efectos del aprovisionamiento de buques y embarcaciones de cualquier tipo”, citó el dirigente de forma textual.

Y preguntó directamente a Stipanicic que “si el problema es el fuel oil ¿por qué no ponen en el artículo que el monopolio se elimina solo para eso?”. A su entender eso no ocurrió “porque cuando se haga la interpretación jurídica se va a hacer caer el monopolio de todos los combustibles y no solo del fuel oil”.

Como consecuencia de esa falta de especificidad en el artículo, Rodríguez puso el ejemplo de que la venta de Ancap de gasoil marino estaría comprendida en la normativa dado que establece “dentro del aprovisionamiento de buques y embarcaciones de cualquier tipo” y no especifica fuel oil. “Entonces para el gasoil marino tampoco va a haber” monopolio, señaló.

Si bien el presidente de Fancap manifestó que será el tiempo quien le dé la razón o no respecto de la postura sindical, afirmó estar seguro en que “se va a insistir con la caída del monopolio” porque “hoy están poniendo un mojón más para terminar de desmonopolizar todos los combustibles”, sentenció.

Desde el punto de vista del monopolio, Stipanicic afirmó sin embargo que “ya hay otros monopolios que están vulnerados en Ancap” y puso el ejemplo de lo que ocurre con el butano envasado, los lubricantes así como también con el asfalto.

“O sea que desde el punto de vista de vulnerabilidad del monopolio, ya hay otras brechas que se han abierto y sinceramente en lo personal, creo que no afectan al negocio central de Ancap”, concluyó el presidente.

“Salir a buscar los negocios”

El presidente de Ancap, Alejandro Stipanicic, dijo que una de las “fallas” a solucionar por parte de la empresa, es que no tiene “la vocación de salir a buscar los negocios”. A su entender, en Ancap “estamos acostumbrados a que nos vengan a comprar y eso a mí me parece mal. Al respecto, el presidente indicó que la empresa tiene que “salir a vender todo lo que podamos”, dado que la obligación del ente es que “a la plata que puso la sociedad en los activos le tenemos que sacar el mejor jugo posible, con nuestra gente, con nuestras reglas, con nuestras habilidades”, indicó. De esta forma, Stipanicic defendió los artículos incluidos en el proyecto de ley de Presupuesto que permiten a Ancap involucrarse en otros negocios. “Creo que estamos generando instancias mejores para Ancap que son beneficiosas”., apuntó.

El rol de las empresas públicas.

PRESIDENTE DE ANCAP
Alejandro Stipanicic. Foto: Leonardo Mainé
Alejandro Stipanicic
“Creo que las empresas del Estado tienen una responsabilidad mayor que cualquier otra empresa, pero esa responsabilidad no pasa, o no debería pasar, para hacer políticas públicas que las deben hacer otros organismos del Estado. Sí son instrumentos y herramientas para colaborar con esas políticas públicas pero nosotros no podemos cargar sobre nuestras espaldas políticas de empleo, políticas de desarrollo sectorial, políticas de desarrollo regional. Que contribuyamos, que apuntemos a apuntalar esas políticas sin dudas, como cualquier empresa responsable haría, pero entiendo personalmente que esa es una discusión que el Estado se tiene que dar, que la sociedad se tiene que dar, sobre qué esperamos de las empresas del Estado”.
presidente de la federación ancap
Gerardo Rodríguez. Foto: Leonardo Mainé
Gerardo Rodríguez
”Sabemos que el monopolio es el corazón de Ancap y vemos un riesgo en vaciar la esencia del ente y transformarla por su lógica en una empresa privada más, que deje de cumplir con ese rol social, que deje de estar donde no llega al mercado, que deje de proteger a los más pobres como proponía el viejo (José) Batlle (y Ordoñez) en los comienzos del siglo pasado”. Por eso “nuestra preocupación sobre lo que es el rol de las empresas públicas y en particular de Ancap (...) Vemos un riesgo en que se termine transformando en una cáscara vacía que persiga solo el lucro y la ganancia”.
Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados