EN DETERIORO

Mayor desempleo en 11 años al destruirse 15.000 puestos

Las pautas salariales del gobierno no aseguran una mejora, dicen analistas.

En enero hubo 28.837 personas desocupadas más que el mes previo. Foto: D. Borrelli
Foto: D. Borrelli

Hace menos de un mes, los últimos días de marzo, se conoció cómo le había ido a la economía uruguaya el año pasado. En 2017 el Producto Interno Bruto (PIB) acumuló el decimoquinto año consecutivo de expansión, algo inédito en la historia del país. Pero, pese a este crecimiento de la actividad nunca antes visto, el mercado de trabajo continúa sin dar buenas noticias. Febrero no fue la excepción.

Ayer, el Instituto Nacional de Estadística (INE) divulgó los datos del segundo mes del año, en que creció la tasa de desempleo en comparación con el mismo mes del año previo. De hecho, registró el mayor valor mensual en casi once años.

A su vez, la tasa de empleo —que muestra qué porcentaje de la Población en Edad de Trabajar (que contempla a las personas de 14 años o más) tiene un trabajo al momento de la encuesta— cayó casi un punto frente al mismo mes de 2017.

Este incremento en febrero de la desocupación se explica por el desempeño de la tasa de empleo, que para todo el país se colocó en 57,3%, nueve décimas porcentuales por debajo del febrero anterior (cuando había sido 58,2%). Eso significa que en un año se destruyeron 14.876 puestos de trabajo, según cálculos hechos por El País.

Si se observa qué sucedió con el desempleo, en tanto, durante febrero se ubicó en 9,3%, ocho décimas porcentuales superior al registro de enero (8,5%) y 1,1 puntos porcentuales por encima de lo que se había visto en el mismo mes del año pasado (8,2%). Fue, además, el valor mensual más elevado desde julio de 2007, cuando se había situado en 10,06%.

Así, en el segundo mes de 2018 hubo 20.341 más personas desocupadas que un año antes, también de acuerdo con los cálculos realizados por El País.

Las razones detrás de este mercado laboral "castigado" son varias, enumeró la economista Matilde Morales de PwC. La lista incluye una actividad que crece pero que no genera derrames a nivel de empleo porque los sectores más demandantes de mano de obra no son los que "tiran" de esta expansión; costos en aumento en algunas ramas, lo que ha pegado en su rentabilidad, volviendo a las empresas más reacias a contratar personal; y también cierto impacto por el lado de la introducción de nuevas tecnologías que reemplazan a trabajadores en algunas tareas.

Para el economista Germán Deagosto de CPA Ferrere, el último dato del INE "no cambia la tendencia de deterioro" del mercado de trabajo que se ha venido observando en los últimos años, pero sí da cuenta de una "aceleración". Esto se ve, añadió, en la "fuerte caída del empleo y en el aumento que tuvo el desempleo".

Los analistas insisten en que hay que mirar la película completa y no la foto (el dato mensual) para evitar "ruidos" puntuales que puedan estar relacionados a un fenómeno particular. En esta línea, Deagosto planteó que, de todas formas, si se mira la tendencia ciclo "el empleo está en el mínimo nivel en los últimos 10 años".

En tanto, Alicia Corcoll de Deloitte también hizo hincapié en que los datos de los últimos meses revelan que el empleo "sigue resentido" en Uruguay. Comentó que luego de la "fuerte caída" de la ocupación registrada entre 2014 y 2016 —en ese periodo se destruyeron más de 30.000 puestos, recordó— "el empleo también siguió descendiendo a lo largo de 2017 y en el arranque de este año", aunque de manera "más leve".

Asimismo, Corcoll señaló que si al desempleo se suma la cantidad de individuos "subempleados" (aquellos que quieren y pueden trabajar más horas) y los "desalentados" (quienes desistieron de buscar un trabajo por no encontrarlo) Deloitte estima que son 320.000 las personas con "insuficiencia" de empleo en el país.

Para Corcoll, los lineamientos salariales que el gobierno diseñó —que provocarán una "moderación muy pequeña" de los salarios nominales, dijo— generarán que sea "difícil que pueda procesarse una creación de empleo tal que permita revertir el deterioro visto en los últimos tres años".

A su vez, Morales apuntó que el deterioro del empleo podría obstaculizar a uno de los motores del crecimiento del año pasado: el consumo. En 2017, éste se vio beneficiado por una inflación en retirada durante buena parte del año y un dólar planchado, pero es de esperar que esos dos factores se reviertan en el correr de 2018, agregó.

Divorcio.

Deagosto apuntó que la no recuperación del empleo también incide en las expectativas que tiene la población, y en que se genere un "divorcio" entre lo que muestran los indicadores macroeconómicos —como el encadenamiento de 15 años de crecimiento sin interrupciones— y lo que percibe en su realidad más cotidiana.

Las autoridades, dijo el economista de CPA Ferrere, han "reconocido" la situación que atraviesa el mercado de trabajo, y han tratado de "revertirla". Esto se ve tanto en el paquete de estímulos al empleo y la inversión que el gobierno anunció a fines de febrero (ver nota abajo) como en los lineamientos salariales de cara a la ronda de negociación que tendrá lugar durante este año, expresó.

"El tema es que a la luz de la información que tenemos hoy no parece que vayamos a tener un cambio de escenario dramático en el corto plazo, ni para abajo ni para arriba", manifestó Deagosto.

Ayer de tarde, luego de divulgados los datos del INE, el ministro de Trabajo, Ernesto Murro, habló al respecto. "Cuando tenemos una cifra como esta de 9,3%, que es una cifra alta comparada con los últimos años, nos duele", dijo en rueda de prensa.

"Ante estas cosas quienes nos toca gobernar y quienes nos toca ser ciudadanos de este país tenemos que estar permanentemente preocupados y ocupados y buscando alternativas", añadió el jerarca.

Ingreso medio de los hogares se ubica en $ 58.687

El Instituto Nacional de Estadística (INE) también divulgó ayer los datos relativos al ingreso de hogares y personas. En febrero la estimación puntual del ingreso medio de los hogares uruguayos a valores corrientes (es decir, sin aguinaldo y sin valor locativo) para todo el país se estimó en $58.687. Esto es $1.111 inferior a lo que se había estimado para el mes de enero. En el caso de Montevideo este valor se ubicó en $70.361, mientras que para los hogares del interior fue $50.541. Por otra parte, el ingreso medio per cápita corriente sin aguinaldo y sin valor locativo se estimó en $20.829 para todo el país en el segundo mes del año. Un valor $394 por debajo de la estimación que el INE había realizado para el mes previo. En Montevideo fue $26.043 y en el resto del país $17.438.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º