Comercios de frontera

Medida de Brasil hace que free shops uruguayos sean más optimistas

El Mercosur dictó una resolución (ya adoptada por Brasil) que limita los productos que podrán vender las lojas francas (tiendas libres de impuestos) que se instalarán en las zonas fronterizas brasileñas.

Brasil bajará a US$ 150 el monto que sus ciudadanos pueden comprar. Foto: Archivo
Resolución adoptada por el Mercosur fue recibida como positiva por el sector. Foto: Archivo

El panorama ya no es tan pesimista, hay más diálogo y hasta respeto por el sistema de free shops y las fuentes de trabajo", manifestó a El País el presidente de la Asociación de Free Shops del Chuy, Carlos Calabuig, respecto de la situación actual a la que se enfrentan estas tiendas uruguayas tras la inminente llegada de las "lojas francas" (tiendas libres de impuestos) en Brasil.

El cambio de expectativas por parte del sector, está explicado por la reciente normativa que el Mercosur aprobó en relación a cómo será el régimen de tiendas libres de impuestos en las fronteras terrestres de Brasil que —entre otras modificaciones— amplía la cantidad de productos que las "lojas francas" tendrán prohibido vender.

Según indica la resolución a la que accedió El País, la normativa regional plantea que la habilitación de las tiendas libres de impuestos en la frontera terrestre brasileña "contribuye con el desarrollo local y el fomento del empleo formal en zonas fronterizas". Pero que "resulta una prioridad para la consolidación del Mercosur" que el desarrollo de esas regiones fronterizas no genere "efectos distorsivos en las economías regionales".

En la resolución aprobada por el Mercosur, se definió que las "lojas francas" no podrán vender la siguiente mercadería: medios de transporte ni sus partes y repuestos, así como aceites y combustibles; productos de la canasta básica de consumo de la población de frontera; animales vivos y plantas; armas y municiones; productos de tabaco y cigarrillos; maquinaria agrícola y agropecuaria, industrial, comercial y/o de servicios; electrodomésticos de gran porte; materiales de construcción civil (incluidos materiales eléctricos y sus partes, hidráulicos y sanitarios); neumáticos; tejidos e hilados y calzado (excepto zapatillas deportivas y ojotas).

"Desde la Cámara creemos que la resolución es positiva, la valoramos y destacamos. Es un éxito del empuje de la negociación del gobierno y estamos totalmente de acuerdo. No obstante, creemos que es imprescindible interpretar esta resolución de forma que el sistema uruguayo pueda seguir preservando toda la capacidad de venta actual, que sea un sistema parejo, espejado y competitivo", indicó a El País el secretario general de la Cámara de Free Shops, Carlos Loaiza.

Para el presidente de la Asociación de Free Shops del Chuy la medida aprobada por Brasil hace que "ahora el panorama sea más claro", puesto que las modificaciones en cuanto a la mercadería habilitada para la venta "hacen que sea una lista negativa cómoda para Uruguay".

Asimismo, dijo que desde el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) aseguraron que el procedimiento para incorporar o modificar mercadería habilitada para la venta en los free shops uruguayos "será más ágil y moderno", aspecto que hasta el momento era considerada una "traba" por el sector.

Desde la Cámara de Free Shops indicaron que la resolución del Mercosur es "muy importante" no solo para el sistema de tiendas libres de impuestos, sino también para el sector supermercadista y el retail uruguayo.

"Si los free shops brasileños podían vender todos los productos básicos iba a impactar claramente de forma muy fuerte a todos los supermercados de Uruguay, no solo los de frontera. Por lo tanto, eso fue clave", indicó Loaiza.

Respecto al accionar del gobierno y el MEF, tanto Loaiza como Calabuig, coincidieron en "la buena disposición" y "el buen diálogo" de las autoridades frente al tema. "Creemos que la negociación fue muy buena y la acompañamos durante todo este tiempo", dijo Loaiza. Asimismo, Calabuig destacó "la disponibilidad, la experiencia y la recepción" del gobierno uruguayo.

Sin embargo, desde la Cámara de Free Shops consideran "imprescindible" que la resolución sea acompañada de la consolidación de la franquicia en US$ 300 —hoy el tope para gastar en estas tiendas por persona se ubica en US$ 150— y de la reducción del canon aduanero que pagan los free shops uruguayos "con el objetivo de equipararlos al sistema brasileño", dijo Loaiza.

Hasta el momento no hay ninguna "loja franca" operativa en Brasil, aunque sí hay empresas habilitadas para comenzar a funcionar.

Tanto Loaiza como Calabuig, creen que la nueva resolución adoptada por la Receita Federal (fisco brasileño) en consonancia con el Mercosur, podría demorar el establecimiento de dichas tiendas. "Las lojas francas vinieron para quedarse pero los brasileños entendieron que es un sistema que debe cuidarse con respeto y prolijidad", concluyó Calabuig.

¿Qué tanto incidirá la elección de Bolsonaro?

Desde el sector de free shops, señalaron que la asunción del nuevo presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, es un tema a tener en cuenta respecto de la implementación de las "lojas francas". Sin embargo, el secretario general de la Cámara de Free Shops de Uruguay, Carlos Loaiza, indicó que la Receita Federal (el fisco brasileño) tiene una "institucionalidad robusta", por lo que no prevén un cambio de rumbo político. En la misma línea, el presidente de la Asociación de Free Shops del Chuy, Carlos Calabuig, indicó que la elección de Bolsonaro "no ha incidido hasta el momento".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)