CORONAVIRUS

¿Qué otras medidas económicas vienen y cuál es el detalle y financiamiento de las tomadas?

El presidente Luis Lacalle Pou dijo que el impacto de las medidas anunciadas para paliar los efectos económicos del coronavirus ronda los US$ 400 millones

El presidente confía en que su ministra de Economía tome medidas. Foto: Gerardo Pérez
El presidente confía en que su ministra de Economía tome medidas. Foto: Gerardo Pérez

La preocupación del gobierno es la salud. Pero al mismo tiempo tiene que cuidar el otro plato de la balanza: la economía. Si ese plato cae significativamente, el gobierno visualiza mayores problemas sociales.

El gobierno prevé dos trimestres de caída del Producto Interno Bruto (PIB), con el segundo más fuerte que el primero, por las medidas de cuarentena voluntaria para evitar la propagación del coronavirus.

Entonces, una de las preocupaciones es que un shock transitorio deje efectos permanentes en la economía. Por eso, el Poder Ejecutivo estudia más medidas para ayudar a las empresas y trabajadores a pasar esta situación y no descarta nuevas postergaciones de pagos de tributos. Además, se analizan medidas de subsidios a las empresas que puedan justificar entrar en un escenario de “quiebra”.

“Dejar caer una empresa es dejar caer puestos de trabajo y eso es otro lío colateral a la emergencia sanitaria”, dijo a El País ayer a la tarde un jerarca del gobierno.

“Hemos cambiado el orden de prioridades” dijo ayer el presidente de la República, Luis Lacalle Pou. En “campaña electoral” era el ahorro del gasto (US$ 900 millones en un año), señaló y agregó que “sigue siendo una meta”, pero ahora “pasa a un segundo lugar”.

Explicó que ahora es momento de gastar más para evitar impactos mayores en la economía y para atender las erogaciones en salud por el coronavirus.

Por primera vez, Lacalle Pou cuantificó el costo de las medidas de seguro de paro flexible y común (iban 64.854 solicitudes hasta ayer), subsidios por enfermedad para que los trabajadores mayores de 65 años hagan cuarentena, la duplicación (por única vez) del monto de la Tarjeta Uruguay Social y las 300.000 canastas alimentarias que como “piso” estima repartir el Ministerio de Desarrollo Social (Mides). Son “en el entorno de US$ 400 millones”, dijo. Eso es 0,71% del PIB.

El Mides había cuantificado en $ 1.000 millones (US$ 22 millones) el costo de duplicar por única vez las 87.000 tarjetas que abarcan a unas 350.000 personas.

Se puede estimar que las 300.000 canastas alimentarias de “piso” tendrían un costo entre similar y un poco mayor.

En base a esos montos conocidos, el grueso del gasto, poco más de US$ 300 millones, será para pagar los subsidios por desempleo (y en menor medida los subsidios por enfermedad de los mayores de 65 años).

El déficit fiscal en los 12 meses cerrados a enero era de 4,6% del PIB. Por tanto, solo con el mayor gasto, se irá a 5,3% del PIB. Pero, en el gobierno estiman que puede irse al 6% del Producto y un poco más si se tiene en cuenta que también habrá más gastos en salud y una pérdida de recaudación por el parate de actividad generado por el coronavirus.

¿Cómo se financia todo esto? La ministra de Economía Azucena Arbeleche dijo ayer al semanario Búsqueda que en las próximas semanas llegarán US$ 1.500 millones en créditos con organismos multilaterales.

Esos son créditos contingentes que el país ya tiene aprobados (paga comisiones todos los años) y se desembolsan rápido, son una especie de “seguro” para situaciones de emergencia.

En total hay unos US$ 2.200 millones en créditos de ese tipo con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), el Banco Mundial (BM) y CAF-Banco de Desarrollo de América Latina. Así que cuando llegue el dinero que dijo Arbeleche, quedarán US$ 700 millones. Pero, el gobierno negocia con el BID, BM, CAF y Fonplata otros US$ 1.000 millones, no para usar ahora, sino para reforzar la línea de contingentes que actúan como un seguro y quedará en US$ 1.700 millones.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados