Tras un objetivo ambicioso

Medidas del gobierno para generar empleo, bajo la lupa

Analistas admiten mayores incentivos, pero no creen que muevan la aguja.

Proyección: consultoras esperan “una leve tendencia a la baja” de la demanda laboral y que se sigan destruyendo puestos de trabajo. Foto: Gerardo Pérez.
Proyección: consultoras esperan “una leve tendencia a la baja". Foto: Gerardo Pérez.

Ante el actual contexto económico que muestra una expansión de la actividad pero un deterioro del mercado de trabajo, el gobierno (más allá de la repetida visión de que todas las áreas macroeconómicas son de relevancia) definió su objetivo: impulsar la inversión privada y lograr que mejoren los niveles de empleo.

"La inversión es el camino genuino para el crecimiento del país", suele decir el ministro de Economía, Danilo Astori, pero los números de las Cuentas Nacionales indican que la inversión privada cayó 3,15% en el primer trimestre del año frente al mismo período del año anterior y también bajó 3,96% respecto al trimestre previo.

Eso se atribuye en el informe oficial a "una disminución en la exploración minera, menor actividad de las empresas que exploran mayoritariamente en tierra, y también en las maquinarias y equipos importados", contrarrestado solo por "un crecimiento leve en la inversión en obras de construcción".

Por eso, en las últimas semanas el gobierno ha presentado dos iniciativas distintas que buscan promover más inversiones del sector privado y crear nuevos puestos de trabajo.

Por un lado se actualizó la reglamentación de la ley de inversiones con nuevas prioridades en el puntaje para acceder a los beneficios fiscales; y por otro se anunció la intención de que parte de la deuda del Ejecutivo con el Instituto Nacional de Empleo y Formación Profesional (Inefop) se destine al Banco de Previsión Social (BPS) como crédito de las empresas y rebajar así 25% los aportes patronales de los trabajadores que contraten —también se modificó la ley de empleo juvenil y se adelantó habrá más medidas para sectores en problemas—.

El objetivo explicitado por las autoridades es ambicioso: crear 5.000 empleos y revertir la tendencia del mercado laboral, que ha destruido unos 29.000 puestos en el último año.

Inversión.

La consultora PwC organizó días atrás una charla para analizar el nuevo régimen de promoción de inversiones. En la presentación se repasó que los principales cambios radican en la matriz de indicadores ("aumentan los incentivos para los proyectos que generan más derrame"), en "facilitar el uso efectivo" de las exoneraciones previstas y "evitar beneficios redundantes". El contador y especialista en proyectos de inversión de Julio Porteiro & Asociados, Esteban Lemes —que realizó la presentación junto a Pablo Amaro, senior manager de PwC— dijo a El País que con las modificaciones "se busca potenciar el empleo, que pasa a ser por lejos el indicador" con mayor peso para puntuar los proyectos.

Recordó que en la reformulación de la ley de inversiones en 2012 "como los niveles de trabajo eran altos se apostó por promover empleos de calidad y dar puntaje en función de la remuneración, pero ahora se volvió a priorizar los puestos de trabajo sin importar si son de mayor o menor calidad".

También se otorga mayor puntaje a los emprendimientos que apuestan a la producción más limpia, la innovación, el desarrollo y la investigación.

Según Lemes, este nuevo esquema puede ser "claramente atractivo" para las empresas que prevean generar más puestos de trabajo o "nuevos emprendimientos", debido al "incremento en el indicador de empleo". Sin embargo, para las compañías "con proyectos en marcha, que no crezcan en puestos laborales, no habrá mayores beneficios y tendrán que buscar (el puntaje para acceder a las exoneraciones) en otro tipo de indicadores".

Además, apuntó que hay un periodo de transición (hasta 90 días después de la publicación) en que las firmas pueden elegir si postular al régimen actual o al anterior. "A las que están orientadas al mercado interno, que no exportan, y que no están pensando en incorporar empleo, es altamente probable que el régimen pasado les resulte más conveniente", indicó.

Empleo.

"Las medidas para promover la inversión son críticas en una mirada de corto/mediano plazo" ya que la generación de empleo es "el problema central en este horizonte", manifestó a El País el socio de la consultora laboral O+H, Neker de la Llana. Agregó que el "único proyecto de relevancia en el presente, que podría tener efectos sensibles a escala sistémica en el mercado de trabajo, es la construcción de la segunda planta de UPM".

"Cambiar y ajustar es bueno, todo suma. Pero la velocidad y el timing son esenciales" y hay ciertas acciones del gobierno que "pueden llegar fuera de tiempo", analizó el director de la consultora Advice, Federico Muttoni. "Sería un gran logro generar 5.000 puestos nuevos de trabajo de calidad", remarcó.

Para de la Llana aunque se cumpla la meta oficial significará "un efecto marginal" en el mercado, ya que se han perdido unos 40.000 empleos desde 2014 y esto abarcaría "solo a 3% o 4% de la cantidad de desempleados y entre 1% y 2% de las personas con problemas de empleo (desempleados, subempleados y desalentados)".

En base al análisis del mercado laboral que realiza Advice, su director comentó que esperan se mantenga "una leve tendencia a la baja en un marco de estabilidad" de la demanda laboral en 2018. De la Llana señaló que no observa ningún "sustento para cambios en la tendencia de destrucción de puestos de trabajo para el resto del año", y que "el único ámbito con una demanda fuerte es las tecnologías de la información".

177 proyectos recomendados

La Comisión de Aplicación de la Ley de Inversiones (Comap) recomendó 177 proyectos para que accedan a beneficios en los cinco primeros meses del año, con una inversión asociada de US$ 221,9 millones. Esto marca una baja de 13% en el número de emprendimientos exonerados y de 40% en la inversión proyectada en la comparación interanual. En conjunto los proyectos recomendados prevén generar 759 nuevos puestos de trabajo: 62,5% de calificación media y 17,4% media alta; el 39,9% del total son para mujeres y el 22,9% para menores de 24 años y mayores de 50 años. "Es esperable (que los cambios en la reglamentación) generen algún dinamismo" en la presentación de proyectos y rompan la tendencia a la baja, dijo Esteban Lemes de Julio Porteiro & Asociados.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)