EFECTOS DE LA PANDEMIA

Las medidas que pide el sector gastronómico al gobierno para evitar un “cierre masivo”

Un grupo de 29 restaurantes junto a la gremial solicitan declarar al sector en estado de vulnerabilidad y acceder a ayudas por parte del Estado.

El sector gastronómico afirma que es un rubro “en extinción” y exige medidas. Foto: Marcelo Bonjour
El sector gastronómico afirma que es un rubro “en extinción” y exige medidas. Foto: Marcelo Bonjour

"Nos cayó del cielo una bomba atómica arriba y nuestro sector quedó en riesgo de extinción”. Así ejemplificó -en diálogo con El País- la situación del rubro gastronómico y turístico a raíz del coronavirus Alberto Latarowski, directivo de la Asociación de Hoteles y Restaurantes del Uruguay (AHRU).

Es por esto que un grupo de 29 restaurantes de Montevideo, con un marcado perfil turístico que representan casi 800 puestos de trabajo directo, elaboraron un paquete de “medidas de urgente consideración” que solicitarán junto con AHRU al Ministerio de Turismo (Mintur).

El objetivo, según explicó Latarowski, es evitar “el inminente cierre masivo” de estas empresas.

Entre las medidas solicitadas se destaca la devolución del 22% de IVA a los clientes para incentivar el consumo local y el turismo interno. Esta iniciativa está siendo evaluada actualmente por el Mintur, lo que desde AHRU calificaron como “muy positivo”.

Además, solicitan la “reducción de tasa de IVA al 10% y que los créditos fiscales generados por IVA por compras a los proveedores sirvan para compensar otros impuestos, pagar (las obligaciones con) el Banco de Previsión Social (BPS) y emitir pagos a proveedores a través de certificados de IVA”.

En relación a los costos laborales, los restaurantes quieren que el gobierno apruebe la exoneración de aportes patronales a BPS “por el período de vulnerabilidad”. Asimismo, solicitan un “plan de pagos” ante la institución para los períodos de marzo a mayo de 2020 en 12 pagos “iguales y consecutivos pagaderos desde marzo del 2021”.

Es que según Latarowski, “el problema” con la reactivación paulatina del sector es que “no se va a poder retomar a todo el personal porque la actividad no lo va a ameritar”. Por eso, solicitan que el subsidio por desempleo se amplíe por 180 días luego de terminada la situación de emergencia sanitaria, y además quieren que el gobierno pueda “obviar restricciones para el ingreso” a ese seguro “en el período de seis meses posterior a la declaración de emergencia”.

En esta línea, el sector gastronómico pedirá también “la ayuda financiera a través del Estado” para el pago de los aguinaldos correspondientes al mes de junio de este año, y propone que la devolución de esos préstamos se realice en seis cuotas iguales y consecutivas desde julio del 2020.

En relación a los aumentos salariales previstos para julio de este año, el sector gastronómico turístico “solicita la cláusula de desenganche” y además pretende que se flexibilicen la cantidad de cuotas que estas empresas deban pagar por despidos.

La situación que atraviesa el sector con “grandes pérdidas de rentabilidad”, según Latarowski, “no es nueva” sino que se origina desde hace dos años. La atribuyó a “la falta de competitividad del turismo”, sumado al “costo de los aranceles por el pago con tarjetas” y otros aspectos de “la inclusión financiera porque los restaurantes y los bancos compartimos los descuentos que damos a los clientes”, explicó el directivo de la AHRU que es también propietario del restaurante Francis.

Por estas razones, el pedido de este grupo de 29 restaurantes junto a la AHRU es que el gobierno “declare en estado de vulnerabilidad” al sector gastronómico turístico. “El concepto es claro: a este sector hay que tratarlo diferente porque está en crisis”, dijo el empresario y enfatizó en la idea de que “va a ser de los últimos que va a poder recobrar la actividad parecida a la normalidad”.

En este sentido, el directivo de AHRU indicó que el rubro estima “como mínimo” que pueda volver “a la mayor normalidad posible en términos de niveles de facturación” dentro de un año o un año y medio.

En lo referente a los costos operativos, el documento solicita la “renegociación de los contratos de alquiler para el sector”, así como la baja en las comisiones de ventas con tarjetas. Sobre el segundo ítem, pretenden que baje a 0,7% para compras con débito y 2% con crédito.

En cuanto a los costos de servicios públicos, plantean que “durante el período de vulnerabilidad” se bajen los servicios de Antel, OSE y el gas. La solicitud plantea una reducción del 70% en el pago de dichos servicios durante el primer semestre, 50% de reducción en el segundo semestre y 30% de reducción en el tercer semestre postvirus.

En relación al servicio de UTE, desde el Mintur confirmaron días atrás una medida que implica que las empresas puedan pagar hasta el 30% de la factura de cada mes desde abril hasta noviembre y el saldo pagarlo en cuatro cuotas desde diciembre en adelante.

“Ese fue realmente un logro y es una ayuda, pero aún falta que se pueda hacer lo mismo con OSE”, indicó Latarowski.

Por último, el paquete incluye medidas en cuanto al soporte financiero a las empresas del sector. Con base en lo anunciado por el gobierno sobre la posibilidad de otorgar créditos blandos, el sector gastronómico turístico pretende que se “flexibilicen las condiciones” de las garantías del Sistema Nacional de Garantías para Empresas (SIGa), “rever la existencia” de certificados al día de BPS y de la Dirección General Impositiva (DGI), así como “evaluar” el requisito de estar calificado por el Banco Central con categoría 2B (de riesgo crediticio).

En relación al protocolo de reactivación en el que trabaja el gobierno junto al sector privado, el directivo de AHRU dijo que “es muy buena idea en el caso de que volvamos a abrir”, lo que “no está asegurado”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados