VISIÓN DE ANALISTAS

¿Qué medidas puede tomar el gobierno para recuperar el empleo ante la crisis del COVID-19?

Ante esta crisis provocada por la pandemia del COVID-19, expertos sugieren estrategias y desafíos que se deberían tomar para la recuperación de empleos.

Desempleo: expertos opinan que se deberían tomar medidas más agresivas, mientras que otros encuentran restricciones por déficit fiscal. Foto: F. Ponzetto
Desempleo: expertos opinan que se deberían tomar medidas más agresivas, mientras que otros encuentran restricciones por déficit fiscal. Foto: F. Ponzetto

El mercado laboral ya venía complicado en Uruguay previo a la pandemia del COVID-19, que supuso un golpe adicional al empleo. Según los datos de febrero del Instituto Nacional de Estadística (INE), la tasa de desempleo llegó a 11,1%, lo cual significa 198.818 personas estaban desocupadas en Uruguay. En los últimos 12 meses se destruyeron 33.115 puestos de trabajo.

Pero, ante esta crisis por el COVID-19, ¿qué medidas podría tomar el gobierno para recuperar empleo?

“Hay una restricción fiscal que te obliga a ser mesurado desde el punto de vista de los costos, que obliga al gobierno a tratar de focalizar. Cuando se hacen las medidas hay un tema de foco y cobertura”, dijo a El País Alfonso Capurro, gerente senior de Consultoría en CPA Ferrere.

Sobre este dilema, explicó que, “cuanto más cobertura querés dar, cuanto más sectores incluís, te cuesta más caro y corrés el riesgo de estar tirando plata, porque capaz que hay gente que no precisaba el servicio. Cuanto más focalizado te ponés, corrés el riesgo de dejar afuera de la mesa a sectores que precisan una mano”.

Sectores como el turismo, la gastronomía, el transporte, el deporte, la cultura y la educación, se han visto afectados por las restricciones a la movilidad.

Para estos, se anunció este martes un conjunto de medidas que abarcan desde exoneraciones fiscales y flexibilizaciones al acceso del seguro de paro, hasta préstamos a tasa subsidiada.

Capurro, opinó que los subsidios o exoneraciones, no son generadoras de empleo, sino “amortiguadoras de pérdida”.

“Es parte de la estrategia, flexibilizar los seguros parciales y seguros de paro y desempleo, es para que no se rompa el vínculo con los empleados. Cuando se rompe es muy difícil de recuperar”, explicó.

Según Aldo Lema, economista y socio-director de Vixion Consultores, “la variable fundamental para una recuperación adicional del empleo es lograr un crecimiento alto y sostenido de la actividad económica. Para eso las principales medidas pasan en el corto plazo por controlar la pandemia y completar rápidamente la vacunación de la población objetivo”.

A su vez, Capurro explicó que “hay otro carril que tiene que ver con relaciones de producción, rentabilidad y conflictividad, de otros sectores. Hay una estrategia del gobierno de generar condiciones de competitividad sustentable, para todos los sectores que producen y que exportan, que estén en mejores condiciones económicas, que eso les permita pensar en planes de inversión y que deriven en creaciones de empleo. Es otra parte de la estrategia ‘malla oro’ del gobierno”.

Por otra parte, la economista del Instituto de Economía (Iecon), Paula Carrasco, sostuvo que, “existen mecanismos que van en el sentido de subsidiar la creación de un puesto de trabajo”.

Agregó también, que “las políticas activas de empleo comienzan a cobrar un rol fundamental. Por ejemplo, el vínculo de jóvenes, mujeres y personas de menor calificación. Una fuerte política de empleo que sea generar oportunidades en el sector público o facilitar esas experiencias en el privado".

Locales comerciales cerrados en 18 de Julio. Foto: Fernando Ponzetto (Archivo)
Locales comerciales cerrados en 18 de Julio. Foto: Fernando Ponzetto (Archivo)

En esta línea, Carrasco afirmó que el Instituto Nacional de Empleo y Formación Profesional (Inefop) en estas políticas, “juega un rol fundamental. Es una oportunidad para brindar posibilidades de calificación y recalificación de la fuerza de trabajo. Pensando en actividades que se van a recuperar en su mínima expresión, junto a otros sectores que tienen mayor impulso en el proceso de recuperación. Que la recalificación de los trabajadores los ayude a incorporarse cuando se de ese proceso”.

A su vez, Lema opinó que “aún con reactivación, suele haber un rezago del empleo a la recuperación de la actividad, por lo cual el proceso sería gradual. La caída de la tasa de desempleo también lo sería, porque hay mano de obra que se retiró del mercado laboral”.

Eso ya ocurría antes de la pandemia, la cual lo acentuó.

“La otra consideración, son los planes de emitir un bono de infraestructura en el marco de la Corporación Nacional para el Desarrollo (CND), para financiar proyectos de infraestructura que tengan un valor estratégico. Son mecanismos de creación de empleo. No es un subsidio explícito a la creación de un puesto de trabajo, sino un estímulo”, afirmó Capurro.

Consejos de salarios.

“Para impulsar el empleo, la recuperación de los salarios reales debería ser inferior a la expansión del Producto Interno Bruto (PIB). Eso exige señales muy prudentes en las rondas de negociación salarial, desde todos los actores”, afirmó Lema.

Capurro entiende que en las negociaciones salariales hay varios desafíos. “Por un lado, un desafío de recuperar empleo y un compromiso político de recuperar el salario real. Pensamos que las dos cosas al mismo tiempo son difíciles de hacer. En una situación de deterioro del empleo, cualquier recuperación del salario real, es a costa de una recuperación más lenta de puestos de trabajo”.

“La recuperación económica de Uruguay, ha sido bastante asimétrica desde el punto de vista sectorial. No todos están en la misma situación”, agregó.

“Pensamos que esta ronda salarial, va a ser un poco más heterogénea. Hay sectores, que tienen algo de espacio para recuperar el salario real, sin lesionar su generación de empleo. Mientras que en otros, parece difícil un objetivo de recuperación del salario real”, concluyó.

Faltaron medidas de “defensa” para el mercado laboral
La recuperación del mercado laboral se vio atenuada en el mes de febrero y esperan mayor deterioro por la situación sanitaria. Foto: Estefanía Leal

Según Carrasco, “las políticas actuales deberían ser un poco más agresivas. Si bien la tasa de desempleo actual no es desorbitante, estamos viendo una reducción del empleo importante y, es probable que a medida que vayan cayendo las personas que están en el seguro de desempleo, la destrucción de empleos sea aún mayor”.

Según la economista, algunas medidas adicionales que no se tomaron, fueron la flexibilización de requisitos de acceso al seguro de desempleo, que por determinadas razones dejó colectivos fuera de esa protección.

“Además, vincular eso con la suficiencia de los ingresos que se mantienen atrás del seguro de desempleo. Que los sectores que se ven más afectados, son aquellos que están asociados a trabajadores de bajas calificaciones y, por lo tanto, a sectores que tienen salarios más bajos, hace que lo que se cobre por los seguros, sea insuficiente”.

Agregó también, que esto “colaboró con los procesos de caída de población más vulnerable, en la pobreza o cerca de ella”.

Carrasco, opinó que el ingreso mínimo que se puede percibir, por las distintas modalidades de seguro de desempleo, debió ser más alto.

Por otra parte, explicó que los cuentapropistas, “son trabajadores que por más que tuvieran un vínculo con el sistema de seguridad social, no tienen establecida per sé la prestación del seguro de desempleo. Se trató de cubrir por otro lado, se les dio algunas transferencias específicas, pero no se pensó en un amplio sistema de protección social, que los incorporara como parte de los trabajadores”.

“También hay otras restricciones que no se flexibilizaron en algunos casos, los trabajadores que tienen doble empleo, si es el salario más alto o el más bajo, depende de qué empleo es el afectado por el seguro de desempleo, si accedés o no. Lo mismo si tenés otro empleo en el sector público”, concluyó.

Proyecciones para el mercado laboral

“Estamos viendo desde el año pasado (y eso va a seguir a corto plazo) que la recuperación del empleo va a ser más lenta que la del PIB. Porque, los sectores más afectados por la pandemia, son sectores más intensivos en empleo y son los que hoy no tienen recuperación real a la vista. Además, otro punto a tener en cuenta, es que algunos sectores siguen dependiendo de turistas. Todavía parece lejano un turismo normal. Me animo a pensar en un turismo interno, a medida que la vacunación avance”, dijo Capurro.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados