EL CAMBIO DE ESCENARIO

El MEF ya prevé mayor deterioro fiscal este año

“Colchón” de liquidez cubre sin problemas un año de deuda.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
El órgano desconcentrado del MEF toma el caso aquí. Foto: D. Borrelli

El reporte trimestral de la Unidad de Gestión de Deuda del MEF de fin de enero preveía un déficit primario del gobierno central (antes de pagar deuda) de US$ 100 millones para este año (0,19% del Producto Interno Bruto —PIB—) y en el informe divulgado ayer, elevó esa estimación a US$ 250 millones (0,47% del PIB).

Según el escenario trazado en el Presupuesto, este año habría superávit primario —antes del pago de deuda— de 0,1% del Producto Interno Bruto (PIB), es decir cerca de US$ 55 millones y un déficit global —una vez contados los pagos de deuda— de 3,1% del PIB.

En los 12 meses a febrero, el déficit fiscal se ubicaba en 3,7% del PIB (unos US$ 1.981 millones) y el objetivo del gobierno es llevarlo a 2,5% del PIB a fin de 2019. En 2015 terminó en 3,5% del Producto.

En el informe de la Unidad de Gestión de Deuda no aparece el dato de déficit fiscal previsto.

El Poder Ejecutivo admite que tiene un "margen acotado" para recortar el gasto público lo que "dificulta" la consolidación fiscal que pretende llevar adelante, dijeron días atrás a El País fuentes del gobierno. Por ello, se busca "por todos lados" reducir las erogaciones y se entiende que en las empresas públicas —que ya bajaron su gasto en 2015— todavía se puede "profundizar" algo, señalaron.

A la interna del gobierno se trabaja en buscar ahorros "en todas las cosas que haya margen" y como "no es mucho lo que hay", se "busca por todos lados", agregó un informante.

A las dificultades ya planteadas para consolidar la situación fiscal, se sumó el imprevisto del efecto climático (el tornado en Dolores, lluvias intensas que causaron inundaciones en gran parte del país) sobre el gasto y sobre los ingresos fiscales (por menores cosechas agrícolas y por ende menores ventas).

El ministro de Economía y Finanzas, Danilo Astori, dijo la semana pasada que los gastos derivados de este tema "complican" el reordenamiento de las finanzas públicas. "Esto va a requerir recursos que hubieran tenido otro destino y al mismo tiempo agudizar las restricciones fiscales", había dicho el ministro de Economía.

El Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) ya prevé que habrá un mayor deterioro fiscal este año que lo que tenía estimado.

Para financiar el déficit, la Unidad de Gestión de Deuda prevé ahora una mayor emisión de bonos. A fin de enero, estimaba que iba a emitir deuda por US$ 1.500 millones en 2016 y ahora prevé emisiones por US$ 1.750 millones.

El gobierno central contaba con un colchón de "activos líquidos" (rápidamente convertible en dinero) por US$ 2.600 millones a fin del primer trimestre. Esto "proporciona márgenes de seguridad adicionales que mitigan los posibles choques externos", destacó el reporte de la Unidad de Deuda.

"Sobre la base de una estrategia de prefinanciación conservadora, los activos líquidos del gobierno central cubren totalmente sus obligaciones de servicio de la deuda hasta marzo de 2017", añadió.

Pero además, el gobierno amplió el "colchón" adicional al que puede recurrir en caso de dificultarse el acceso a los mercados internacionales de deuda. El gobierno aumentó las líneas de crédito contingentes de organismos multilaterales de US$ 2.200 millones a fines de marzo a US$ 2.400 millones este mes. Esas líneas de crédito ya están aprobadas por los diferentes organismos (CAF, Banco Interamericano de Desarollo, Banco Mundial) y es el gobierno el que decide si las utiliza o no y cuándo.

"Esto permite a Uruguay fortalecer aún más, la red de seguridad financiera enfrentando un entorno externo volátil", destacó el informe.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)