Según un informe del Banco Interamericano de Desarrollo

Mejoran las condiciones para la inversión público-privada

Los países de América Latina y el Caribe ofrecen mejores condiciones para el desarrollo de inversiones con participación público-privada, pese a que persisten problemas de financiamiento y las cuentas públicas de algunos gobiernos podrían ser un riesgo, afirmó ayer el Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

La región debería destinar el 5% de su Producto Interno Bruto (PIB) para reducir su déficit en infraestructura, pero en la última década solo invirtió entre un 2% y un 3%, según el informe Infrascopio 2014 presentado en Punta del Este durante la conferencia "PPP Américas".

"El entorno general ha mejorado, sobre todo en la parte regulatoria e institucional, sin embargo aún queda mucho más por hacer en la región para poder dar rienda suelta a todo su potencial", dijo en un comunicado el gerente general del Fondo Multilateral de Inversiones (FOMIN) del BID, Fernando Jiménez-Ontiveros.

El BID considera los proyectos de inversión de asociaciones públicos-privada específicamente para el área de infraestructura en electricidad, transporte y agua.

Al respecto, una de las barreras en la región es el acceso al financiamiento: pese a que el clima de inversión privada ha mejorado, el apoyo financiero y la variedad de productos para proyectos de inversión público-privada en infraestructura no se encuentran a la par.

A esto se suma la necesidad de contar con finanzas gubernamentales solventes que permitan concretar asociaciones con potenciales socios privados, lo que representa todo un reto para algunos países de la región.

Chile, Brasil, Perú, México y Colombia son los primeros en el ranking de naciones con escenarios más propicios para las asociaciones público-privadas, que se han convertido en una herramienta para suplir las carencias en infraestructura de una región en desarrollo.

Jamaica, Paraguay y Ecuador -que se ubican en el medio de la tabla de 19 países- fueron los que lograron mayores avances desde 2012, mientras que Guatemala, Honduras y Uruguay permanecieron estables aunque iniciaron proyectos públicos-privados, según el documento del BID.

Un informe presentado por Price Waterhouse Cooper (PwC) proyectó una inversión en infraestructura de US$ 557.000 millones anuales para 2025 en América Latina, considerando el crecimiento de la población global y el desarrollo de la economías, con Brasil y México como principales impulsores de esa expansión.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)