MTOP

Mensajes de Luis Alberto Heber a la interna y a empresarios

“Es corrupto el que acepta plata y el que la da”, les advirtió el flamante ministro de Transporte en su discurso de asunción.

Emoción: Heber asumió este lunes como nuevo ministro de Transporte y recordó a su padre, que “quería ser ministro”. Foto: Francisco Flores
Emoción: Heber asumió este lunes como nuevo ministro de Transporte y recordó a su padre, que “quería ser ministro”. Foto: Francisco Flores

En medio de una situación caótica por la cantidad de personas presentes en el Ministerio de Transporte y Obras Públicas (MTOP), asumieron ayer las nuevas autoridades encabezadas por Luis Alberto Heber (ministro) y Juan José Olaizola (subsecretario). Heber aprovechó para pasar mensajes sobre las restricciones presupuestales, la necesidad de tener apoyo del sector privado y advertir sobre la corrupción.

Al inicio y al cierre del discurso, Heber apeló a los recuerdos y la emoción. Rememoró que su padre, Mario Heber -exdirigente blanco- “quería ser ministro de Transporte” y que su “amigo” Jaime Trobo -exdiputado fallecido en julio- “donde esté, estará eufórico sacudiendo la camiseta”. Al final, dijo: “Tenemos muchos sueños y la vara bien alta. ¡Viva la patria!”.

Entre medio, el nuevo ministro se tomó el tiempo para hablar a la interna del MTOP. Recordó que hay 2.800 funcionarios que “deben estar al servicio de la causa nacional”, y señaló que por las restricciones fiscales el país “no puede darse el lujo” de sumar más personal. “Con lo que tenemos vamos a hacer de este el Ministerio más eficiente del Poder Ejecutivo”, afirmó.

“No se pueden demorar eternamente las obras” porque “deben dar respuesta a un país” que tiene un “atraso” en materia de infraestructura, aseguró. También aclaró: “No estamos contra el Estado sino a favor de un Estado eficiente. Hay muchos funcionarios que trabajan mucho, y a veces por algunos pocos que no lo hacen se desprestigia la función pública”.

Los mensajes internos los combinó con palabras hacia el sector privado. “Nos tienen que dar una mano y arriesgar como lo hace el país cuando se embarca en obras con dinero de impuestos”, dijo Heber e informó que tuvo reuniones con actores privados que le dieron “crédito”.

Tras prometer “una gestión transparente y honesta”, le envió una advertencia a los empresarios: “En el Cono Sur los casos de corrupción fueron en obras (públicas) y no vamos a permitir desvíos que manchen a un gobierno del Partido Nacional. ¡Es corrupto el que acepta plata así como el que la da!”.

Prioridades

Aunque aclaró que se deberá esperar a los resultados de las auditorías encargadas sobre el estado de las rutas -se recibió “un crédito no reembolsable de la CAF” para hacer estos estudios así como un plan estratégico”-, Heber marcó algunas obras que entiende prioritarias. “Los accesos a Montevideo hoy están colapsados, se debe hacer una fuerte inversión en los 150 kilómetros alrededor de Montevideo para entrar en doble vía”, comentó.

Sobre la forma de financiación, el ministro señaló que “no es privatizar” las rutas sino realizar concesiones donde “quien hace la inversión la cobra y luego (lo construido) queda en manos del Estado”.

En esa línea, complemento: “Vamos a usar la imaginación para invitar al sector privado a que apueste e invierta en Uruguay. Algunos dirán están privatizando, pero no. Las concesiones ya se discutieron hace 20 años y el Frente Amplio dio concesiones y (obras por) PPP (Participación Público-Privada). Vamos a usar todas las herramientas habidas y por haber para que el privado invierta y naturalmente tenga su ganancia”.

Además, expresó que si “un 67% de las rutas están en buen estado o muy bien (como dijo el ministro saliente, Víctor Rossi) festejaría”, aunque sostuvo que cree que ese dato incluye “los corredores internacionales o la primera categoría” de rutas porque “si se mete la segunda categoría los números no dan”.

Heber se refirió al sistema de puertos como “clave para el Uruguay, porque nuestra historia es la lucha de puertos”. Agregó que “no hay nada más nacional que un puerto eficaz, barato, competitivo y profundo”. A su vez, indicó que existen inversiones “que no comparto y no se justifica el monto” como el puerto pesquero de Capurro.

Consultado sobre el contrato firmado con UPM, Heber respondió que “se puede mejorar” apelando a que “somos socios”. Señaló que “una empresa que invierte tantos millones debe estar interesada en mejorar (el proyecto) y que impacte de buena forma en la población”. Explicó que “el presidente determinará quién, cuándo y de qué forma se podrán plantear temas para mejorar” las condiciones.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados