BALANCE

Los mensajes que pasó Jara sobre tarifas y gestión de Ancap, tras 4° año de ganancias

La presidenta de Ancap, Marta Jara aprovechó la presentación del balance de la petrolera estatal para pasar un par de mensajes.

Marta Jara, presidenta de Ancap, presentó los estados financieros correspondientes al 2019. Foto: Archivo El País
Marta Jara, presidenta de Ancap, presentó los estados financieros correspondientes al 2019. Foto: Archivo El País

Este contenido es exclusivo para nuestros suscriptores.

La presentación de los estados financieros de Ancap en 2019, que revelaron el cuarto año consecutivo de ganancias, sirvió como despedida del directorio de la compañía encabezado por Marta Jara -que asumió en marzo de 2016- y como instancia para defender lo realizado.

La jerarca presentó estudios de opinión pública -de Equipos Consultores- que muestran que el menor nivel de aprobación de la gestión de la empresa fue en abril de 2016 (23% de respuestas positivas), luego que en los años previos perdiera US$ 800 millones bajó la conducción de Raúl Sendic y José Coya, siendo capitalizada por el gobierno con US$ 622 millones.

Con oscilaciones, desde ese momento la evaluación de la población mejoró y se ubicó en 41% para octubre de 2019. Esa evolución estuvo alineada a los resultados de la compañía.

En 2016 arrojó una ganancia de US$ 15 millones, al año siguiente de US$ 39 millones, en 2018 de US$ 88 millones y el año pasado de US$ 39 millones, sumando un positivo en los balances de US$ 181 en el período del actual directorio.

“Vamos a ofrecerles un resumen de la gestión, de lo que hemos logrado en Ancap y que esperamos se pueda cuidar a futuro”, expresó Jara, que confirmó que no dejará el cargo hasta que se aprueben las venias de las nuevas autoridades del ente.

A la ganancia de 2019 se llegó con mejoras en tres de las cuatro líneas de negocios, aunque se mantienen las pérdidas en el portland, un lastre histórico de Ancap. Igualmente, el gerente general de la compañía, Ignacio Horvath, destacó que durante el período se bajó 95% el rojo en el negocio del portland y que “falta el último escalón” para poder lograr un resultado positivo, estando en proceso “una revisión del plan de sustentabilidad”.

El gerente económico y financiero, Gustavo Mayola, explicó que los ingresos brutos en 2019 ascendieron a US$ 2.641 millones, logrando un resultado bruto de US$ 270 millones tras descontar US$ 1.045 millones que tuvieron otros destinos -como margen de ganancia de distribuidores o el pago de Imesi- y US$ 1.326 del costo de producir los bienes vendidos.

Para llegar al resultado neto, se deben descontar US$ 162 millones de gastos no relacionados a los productos vendidos, US$ 83 millones por las pérdidas financieras -US$ 60 millones por la variación del tipo de cambio en el año- y US$ 14 millones del pago de impuesto a la renta, así como sumar US$ 28 millones que ganaron las firmas vinculadas a Ancap.

Si se compara con 2018, la facturación de la empresa por ventas al mercado interno creció 2% en pesos corrientes -el volumen de gasolinas aumentó 2%, el de gasoil 2,6% y el de supergas 0,5%-, incrementándose también las ventas bunkers (a barcos) y las exportaciones (hacia plantas de celulosa y el envío de derivados a Argentina). Por el contrario, bajó “significativamente” la demanda de UTE por la menor necesidad de gasoil para generación térmica. Todo esto contribuyó a una mejora de los ingresos brutos del 4%.

Las deducciones -el dinero que recauda Ancap pero no le pertenece porque es margen de los estacioneros o Imesi- crecieron 9,4% en pesos corrientes en el ejercicio, absorbiendo la petrolera “aumentos (de este gasto) equivalentes a US$ 90 millones manteniendo las tarifas”, destacó Mayola.

En relación a los costos de venta, en el año subió 3% el suministro de crudo y derivados -el barril bajó 10% a nivel internacional pero el dólar en Uruguay aumentó 15%- mientras que se incrementó 16% el valor de los biocombustibles -se mezclaron 7.500 metros cúbicos más de etanol y 5.100 metros cúbicos más de biodiesel que en 2018-, bajando 4% otros costos “principalmente por el resultado positivo de la cobertura de tipo de cambio” que realizó Ancap.

Mayola resaltó que se cancelaron deudas financieras por US$ 48 millones en el año y se llegó a diciembre con un total de US$ 947 millones de deudas comerciales y financieras. Repasó que en 2015 el apalancamiento de Ancap (relación entre deuda y patrimonio) era del 946% y al cierre de 2019 se ubicó en 104%.

Presentación del balance de Ancap. Foto: Mathias da Silva.
Presentación del balance de Ancap. Foto: Mathías da Silva.

Subsidiarias

Sumadas las 12 empresas satélites de Ancap tuvieron un resultado positivo en 2019 y aportaron US$ 28 millones. Hubo tres con números en rojo: Conecta, Gasoducto Cruz del Sur y Gas Sayago -en todas es accionista minoritario-.

Sobre esta última firma, que cerró operaciones en julio y se decidió su liquidación en diciembre pasado, Jara dijo que el resultado negativo -$ 256 millones en la parte de Ancap- es “porque todos los activos pasan a pérdidas al cerrar y se contemplaron todos los gastos”.

Añadió que el proyecto de la regasificadora debe verse “en un contexto histórico de busca de un abastecimiento confiable de gas natural” que viene transitando Uruguay “hace 20 años”.

Como es habitual, Ducsa fue la que arrojó mayores ganancias con $ 791 millones. Entre el resto, ALUR aportó $ 420 millones; Cementos del Plata logró récord de producción en la planta de cal y ganó $ 75 millones; Gasur tuvo utilidades por $ 24 millones, Ancsol (propietaria de Carboclor, petroquímica argentina) por $ 39 millones, CABA -que está en proceso de liquidación- por $ 14 millones, ATS y Petrouruguay por $ 2 millones cada una y Pamacor tuvo equilibrio.

Los resultados de cada línea de negocio:

Foto: El País
Sede de Ancap. Foto: Archivo El País
COMBUSTIBLES

La política de Ancap de hacer compras diferidas de petróleo para asegurarse el precio continuó en 2019: “se difirieron 5,8 millones de barriles resultado en un menor costo del crudo de US$ 12,3 millones”. La firma destacó como hitos la concreción de “exportaciones de gasolina y propileno al mercado argentino, con perspectivas de crecimiento”.

lubricantes

El volumen de ventas se mantuvo estable producto del aumento de la demanda desde sectores industriales. Este negocio ha tenido un resultado operativo de US$ 3,3 millones en 2019, en línea con los alcanzados los años previos: ganó US$ 3,1 millones en 2016; US$ 2,4 millones en 2017 e igual valor al año siguiente.

gas natural

El año pasado “se consolidó el resultado operativo positivo” en el negocio del gas natural, a pesar de las menores ventas por transporte del producto a las centrales térmicas de UTE. Las ganancias fueron US$ 0,8 millones, tras ganar US$ 1,4 millones el año previo y tener pérdidas los anteriores por US$ 1,4 millones y US$ 4 millones respectivamente. 

portland

Se trata de un lastre histórico de Ancap, al ser un negocio que por ejemplo había perdido US$ 148 millones en 2016. Ese resultado se redujo a un rojo de US$ 12 millones el año siguiente y US$ 7 millones en 2018. El año pasado perdió US$ 8 millones, aunque Ancap destacó que la producción de cemento portland aumentó 9%.

Dos etapas: “la casa en orden” y la mirada a futuro
Jara recordó situación de Ancap cuando asumió el cargo
Marta Jara, presidenta de Ancap. Foto: Leonardo Mainé

El ministro de Industria, Guillermo Moncecchi, dijo que era su último acto en el cargo y “es significativo que sea en Ancap”, porque el actual directorio “asumió una empresa con muchos problemas y que estaba en el foco de la opinión pública”, culminando la gestión con “reconocimientos por el trabajo realizado”. Indicó que “mañana se hablará que Ancap dio ganancia, pero lo importante es el camino construido y que Ancap es hoy una empresa sólida y con perspectivas”.

A la hora de analizar lo hecho en su gestión, Marta Jara sostuvo que tuvo “dos etapas” bien diferenciadas: al principio “se puso la casa en orden, fue la etapa de cada peso cuenta” porque Ancap venía de varios años de pérdidas, donde “nos focalizamos en el corto plazo y en una gran disciplina de costos”; tras dos años, “pudimos levantar la mira y se buscó proyectar a Ancap hacia el futuro” con proyectos innovadores en áreas como el Internet de las Cosas o la transición energética. “No puedo imaginar que alguien quiera deshacer lo hecho en materia de transparencia o eficiencia”, subrayó la jerarca.

También resaltó “la búsqueda de gestionar Ancap como un grupo”, centralizando la gestión financiera y “dejando de invertir en aquello que no era estratégico o rentable”. Como resultado de ese cambio, Jara subrayó que las satélites “pasaron de tener un resultado negativo significativo a un aporte positivo”.

Refinación y paridad de importación

“Fue US$ 126 millones más económico (refinar en Ancap) que importar combustibles” según los precios de paridad que calcula la Ursea -agencia reguladora-, destacó el gerente general de Ancap, Ignacio Horvath.

Tomando esto, el director de la Oficina de Planeamiento y Presupuesto (OPP), Álvaro García, señaló que “este directorio demostró que refinar agrega valor y deslegitima cualquier discurso pro importación”. Asimismo, Horvath explicó que mientras los costos crecieron 72% en los últimos cuatro años, las tarifas se ajustaron 16% en promedio “lo que es la mitad de la inflación del período”. Aunque no trasladó la suba de costos a tarifas, Ancap tiene un Ebidta (resultado operativo) sobre ingresos netos del 9%”.

“Tal vez se pueda bajar las tarifas”

Vista aérea de la refinería de Ancap en La Teja. Foto: Ricardo Figueredo
Vista aérea de la refinería de Ancap en La Teja. Foto: Ricardo Figueredo - Archivo El País

La presidenta de Ancap, Marta Jara, dijo que “todavía no conocemos los objetivos del nuevo gobierno” para la empresa petrolera, por ejemplo en términos de “rentabilidad y frecuencia de ajuste de las tarifas”.

Agregó que espera “conocer a las nuevas autoridades” para iniciar “una transición ordenada”, aunque destacó que “el fortalecimiento que hubo de las gerencias son un puente natural muy bueno porque ellos tienen todos los elementos para garantizar la continuidad”.

Ancap ya contrató embarques de petróleo para abril y está negociando adquisiciones para mayo, porque “la empresa sigue andando”, comentó una fuente de la compañía.

Consultada por El País sobre la evolución de las tarifas en 2020, Jara señaló que el actual directorio “hizo una proyección para el primer trimestre y entendió que no era necesario un ajuste” en el precio de los combustibles. Informó que los números de enero y febrero serán positivos “así que no vemos ninguna situación de urgencia, porque vamos a entregar una empresa patrimonialmente sana”.

En esa misma línea, afirmó que monitorean “qué pasa con el petróleo” durante estas jornadas -ha tenido una fuerte baja por efecto del coronavirus- y “tal vez se pueda dar una buena noticia y el próximo gobierno pueda bajar” las tarifas.

Ayer el petróleo Brent cayó 2,34% o US$ 1,25 hasta US$ 52,18 el barril, alcanzando en la jornada el valor mínimo desde diciembre de 2018. Se trató del quinto día consecutivo con precios en caída, acumulando el barril de crudo una baja del 13% desde el 20 de febrero. La referencia de Ancap está fijada en US$ 54,50 el barril en el promedio del año.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados