TRABAJO

Mercado laboral: se perdieron 92.000 puestos en marzo y prevén pico de desempleo de 15%

Ayer se conocieron los datos oficiales del INE, aunque quedaron desfasados y los analistas prevén que en estos meses se llegará al pico de desocupación.

Gente buscando trabajo en el Gallito Luis. Foto: Darwin Borrelli
Gente buscando trabajo en el Gallito Luis. Foto: Darwin Borrelli

Los efectos sobre el mercado de trabajo del coronavirus y las medidas de confinamiento son evidentes más allá de los números, pero había expectativa por conocer los datos oficiales del Instituto Nacional de Estadística (INE). Ayer tras una postergación de la fecha original se publicaron los datos de marzo, y no deben haber sido pocos los sorprendidos porque el desempleo bajó de 10,5% en febrero a 10,1%.

Sin embargo, esto responde a que cayó bruscamente la Población Económicamente Activa (PEA), aquella empleada o que busca empleo. Según cálculos hechos por El País, hubo 112.000 personas activas menos en marzo que en el mes previo, lo que implicó una caída de la tasa de actividad de cuatro puntos porcentuales, ubicándose en 59% (el menor valor desde el último trimestre de 2005, cuando fue 58,7%).

También hubo impactos del coronavirus en la tasa de empleo -porción de empleados sobre la Población en Edad de Trabajar (PET)-, que bajó 3,3 puntos porcentuales respecto a febrero y se ubicó en 53,1%, lo que muestra una destrucción de 92.800 puestos en el mes. El valor de este índice fue el menor desde junio de 2006.

“No todo lo que ocurre (en el mercado laboral) lo vamos a ver en estos números, hay que hacer un análisis más fino” incorporando datos como las solicitudes de ingreso al seguro de paro del Banco de Previsión Social (BPS) -ver aparte-, dijo a El País la directora del Instituto de Economía, Gabriela Mordecki.

Explicó que no cree que la tasa de actividad crezca demasiado en las próximas mediciones del INE y por ende el reporte no capturará la realidad del desempleo, ya que “hay un efecto desaliento (para los trabajadores) porque todo está a media máquina y parece raro en esta situación salir a buscar empleo”.

En esa línea, Joaquín Cerecetto, analista de PwC, planteó que la baja de la tasa de actividad “implica que hay una menor cantidad de personas buscando trabajo”, lo que se ve reflejado en que “ante la pregunta -que se le realiza a los inactivos que declaran estar disponibles para trabajar- del motivo por el cual no buscaban empleo, la segunda respuesta más repetida fue ‘por la coyuntura de la pandemia’”.

Algo similar planteó el economista Aldo Lema, quien consultado por El País dijo que si bien “deberíamos ver alzas del desempleo en los meses siguientes, especialmente en el invierno”, resulta “difícil estimar el máximo (de la tasa de desocupados) sobre todo por el comportamiento de la fuerza de trabajo, es decir la participación laboral“.

Por su parte, la analista de Exante, Florencia Carriquiry, manifestó que “es algo que vimos en otras partes del mundo, como la pandemia destruyó empleo de forma muy rápida pero al mismo tiempo la fase inicial de la cuarentena -obligatoria o voluntaria- determina una caída de la gente que busca empleo”.

Gallito Luis. Foto: Leonardo Mainé
Gallito Luis. Foto: Leonardo Mainé

Proyectó que en los próximos meses comience a crecer la tasa de actividad “con el regreso de la movilidad” social, y “ahí se verá el pico de la tasa de desocupación” que será en mayo o junio. Estimó que en ese tiempo la medición del INE llegará a 15% o 16%, aunque aclaró que son proyecciones primarias teniendo en cuenta “todas las incertidumbres que hay y los temas comportamentales difíciles de procesar”.

También Giuliano Cantisani, analista de CPA Ferrere, indicó que “el desempleo va a continuar en aumento y puede alcanzar niveles en torno al 15%, siendo los sectores más afectados aquellos vinculados a los servicios turísticos”.

Acerca del repunte del empleo, Carriquiry dijo que luego del golpe “transitorio” de la pandemia vendrá “una recuperación que al menos en parte (de los sectores de actividad) va a ser rápida aunque se demorará algo más para volver a los niveles previos al COVID-19”. Coincidió que ese repunte será más tardío y complejo en el comercio, especialmente “en rubros asociados al turismo”.

Mordecki dijo que las mayores dificultades vendrán por el lado de los trabajadores informales o cuentapropistas: aunque puedan ir retornando a sus actividades, “nunca” será igual al escenario previo a la pandemia “porque los ingresos se reducen y la capacidad de demandar servicios o consumir baja”.

Todos los analistas al igual que el INE en su informe, aclararon que los datos de marzo no son estrictamente comparables con los anteriores porque hubo cambios procedimentales -la encuesta fue no presencial y variaron algunas preguntas-.

El reporte del INE incluyó por primera vez la categoría de ocupados ausentes temporalmente de sus trabajos, es decir quienes sin haber asistido tienen un vínculo laboral con la empresa -fueron enviados al seguro, suspendidos de sus tareas o se tomaron licencia-. En marzo los ocupados ausentes fueron 9,4% del total, creciendo el guarismo al pasar las semanas -5,5% en la primera y 17,6% en la cuarta semana del mes-.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados