INTEGRACIÓN REGIONAL

El Mercosur que se viene con Fernández y Bolsonaro: ¿hay riesgos de guerra comercial?

Expertos analizaron el nuevo escenario regional y prevén una disputa entre Argentina y Brasil. Además, opinaron qué caminos se abren para Uruguay.

Bolsonaro-Fernández: presidente de Brasil y presidente electo de Argentina. Foto: AFP
Bolsonaro-Fernández: presidente de Brasil y presidente electo de Argentina. Foto: AFP

Este contenido es exclusivo para nuestros suscriptores.

Una semana después que Alberto Fernández ganó la elección argentina y se transformó en el presidente electo, el mandatario brasileño Jair Bolsonaro utilizó su cuenta de Twitter para anunciar que tres empresas cerraban sus plantas en Argentina para irse a Brasil.

Unas horas después borró el mensaje y lo anunciado nunca pasó, sin embargo se trató de un episodio que podría vincularse con capítulos de la guerra comercial entre China y Estados Unidos, con Donald Trump y sus tweet como protagonistas.

La tensa relación que durante la campaña en Argentina tuvieron Fernández y Bolsonaro -que pidió a los argentinos el voto por Mauricio Macri- es probable que se replique desde diciembre, cuando el peronista asuma la presidencia.

Así, se abre un escenario distinto y complejo para el Mercosur, que tendrá el 5 de diciembre en Brasilia una cumbre de presidentes, en la que según trascendió no se tocará un tema que amenaza con tensionar más el bloque: la rebaja del arancel externo común (AEC).

El analista Marcos Soto, especialista en comercio internacional, dijo a El País que “ha quedado demostrado que (Fernández y Bolsonaro) son dos personalidades fuertes”, con “orientaciones ideológicas muy distintas, lo que ya está trayendo problemas en su vínculo”. Sin embargo, considera “prematuro hablar de una incompatibilidad en política exterior”, porque el mandatario argentino aún no dio a conocer su gabinete ni sus planes en esa área.

Cumbre de los países miembros del Mercosur. Foto: Reuters
Cumbre de los países miembros del Mercosur. Foto: Reuters

Por su parte, Ignacio Bartesaghi, decano de la Facultad de Ciencias Empresariales de la Universidad Católica y experto en la materia, opinó que los presidentes de Argentina y Brasil “en muchos aspectos no son compatibles, pero debido a la importancia que tiene su relación económica, no será tan fácil que apliquen una política comercial tan diferente”.

Soto agregó que “en el fondo” lo que hay son “dos realidades contrapuestas” entre los vecinos: “posiblemente Brasil está más preparado para abrir su economía, y quizás para Argentina, en la actual coyuntura, hacerlo sea algo suicida”.

En esa línea, Bartesaghi prevé que “Argentina necesitará aplicar políticas proteccionistas en 2020, para dar respuesta a las presiones de algunos actores internos que Fernández necesita, como por ejemplo los sindicatos y empresarios”.

Consultado sobre si esas medidas podrían instalar un clima de guerra comercial entre las dos potencias del Mercosur, el profesor de la Universidad Católica señaló que “es altamente probable”, y mencionó que algunas restricciones comerciales ya tomadas por Brasil “como por ejemplo respecto al trigo, ya impactan directamente a Argentina, que puede verse forzada a reaccionar”.

Para Soto un escenario de guerra comercial no es lo más probable, sino que prevé que “en ausencia de acuerdo o ante la imposibilidad de una convivencia pacifica, lo que habrá es un trato indiferente de Brasil hacia Argentina y la región, forzando a un desuso de hecho del Mercosur. Sumó que podría haber “un Brasil cortándose solo”.

Mientras que Agustín Iturralde, director académico del Centro de Estudios para el Desarrollo (CED), expresó que “el riesgo de una escalada está” pero no es lo más factible porque “tienen mucho para perder” -más Argentina que Brasil, apuntó-. “El conflicto sería en caso que alguno llegue a la conclusión que no hay lugar en el Mercosur para ambos” socios principales, agregó.

¿Qué puede esperar Uruguay?

Bartesaghi dijo que “es probable” que la intensificación de una disputa entre los vecinos “termine afectando a Uruguay”, especialmente por las políticas proteccionistas que podría adoptar Fernández. Por eso, sea cuál sea el nuevo gobierno, una de sus decisiones principales será qué política exterior va a implementar y qué prioridad dará al Mercosur.

“Hay que asumir que la lista de mercados a los cuales nos aproximamos en búsqueda de acuerdos debemos consensuarla (con el resto de los socios), y quizás estemos dejando pasar oportunidades”, analizó Soto.

Añadió que un objetivo sería “modernizar” la normativa interna del bloque, algo que Uruguay intentó varias veces y fracasó. “Tener la posibilidad cada país de negociar en solitario acuerdos con terceros bloques o naciones” es clave, sostuvo. Además, debería buscarse una “alineación macroeconómica” entre los socios, “con aspiraciones de mercado común (esto es libre movilidad de factores) pero sin las rigideces de una unión aduanera”.

Bartesaghi visualiza un Mercosur “más flexible, más bilateral y con una lógica más sectorial a la hora de negociar”, lo que podría ser “una oportunidad para Uruguay si logra mostrar claridad y firmeza en su política exterior”. El experto subrayó que “cada día es más necesario que Uruguay diversifique sus relaciones comerciales más allá del Mercosur” y avance en la firma de nuevos acuerdos con socios claves.

Apretón de manos. Foto: Shutterstock
Cada día es más necesario que Uruguay diversifique sus relaciones comerciales, dice experto. Foto: Shutterstock

Iturralde señaló que Uruguay debe aprovechar que “el socio principal del bloque quiere moverse” hacia “un Mercosur más abierto e integrado al mundo, con más acuerdos y aranceles más bajos”.

Una interrogante de difícil respuesta que planteó Soto es, qué posición adoptar si estos objetivos naufragan nuevamente. En su opinión, “Uruguay debería pensar seriamente abandonar el bloque, de forma cuidada, manteniéndose como Estado asociado, para garantizar el acceso de nuestros productos a los mercados” regionales.

Iturralde agregó otro escenario hipotético de compleja resolución: “¿Qué pasa si Brasil se va del Mercosur y nos ofrece irnos con ellos? Son nuestro principal cliente en la región”.

La opinión de los especialistas.

Ignacio Bartesaghi | Universidad Católica
Ignacio Bartesaghi. Foto: El País
Una oportunidad

Un Mercosur “más flexible, más bilateral y con una lógica sectorial a la hora de negociar”, lo que podría ser “una oportunidad para Uruguay si logra claridad en su política exterior”.

Agustín Iturralde | CED
Agustín Iturralde
Habrá que elegir

“El conflicto sería si alguno (de los socios principales) llega a la conclusión que no hay lugar en el Mercosur para ambos”, y Uruguay deba elegir de qué lado ponerse.

Marcos Soto | consultora cibils soto
Marcos Soto. Foto: Marcelo Bonjour
Pensar la salida

Si Uruguay no logra flexibilizar el bloque “debería pensar seriamente” abandonarlo, “manteniéndose como Estado asociado para garantizar el acceso a los mercados” regionales.

Improbable un TLC con China del bloque o un socio
Foto: Pixabay

Hace pocos días el ministro de Economía brasileño, Paulo Guedes, dijo que iniciaron el proceso para la negociación de un tratado de libre comercio (TLC) con China. La noticia causó sorpresa por la cercanía entre Jair Bolsonaro y Donald Trump, en momentos de una cruzada de Estados Unidos contra el gigante asiático. Años atrás fue Uruguay quien se interesó en un TLC con China, pero ante el poco respaldó de los socios regionales el plan fracasó.

Bartesaghi no ve que tenga sustento el anuncio de Guedes, porque “implicaría una apertura comercial que le sería costosa a la industria brasileña”, y recordó que hubo también noticias de un TLC entre Brasil y Estados Unidos, lo que luego se desinfló.

El catedrático de la Universidad Católica complementó que “el único interesado” en un acuerdo comercial con China sería Uruguay. Es que Paraguay “tiene relaciones con Taiwán” y no con el gigante asiático, y Argentina “está muy lejos de querer avanzar” en un TLC “ya que golpearía mucho a la industria interna y va contra los intereses de muchos de los actores sociales que sostendrán” al inicio a Alberto Fernández.

Por su parte, Soto consideró “poco práctico” que se negocie un TLC con China a nivel del Mercosur. De lograrse un marco normativo “más moderno y flexible” Uruguay podría negociar de forma bilateral o en conjunto con Brasil, afirmó.

Respecto al acuerdo con la Unión Europea (UE), que aún resta la firma protocolar y la votación parlamentaria, Soto no previó complicaciones para su concreción. Bartesaghi dijo que aunque Fernández no lo tiene como prioridad, no tendrá “más remedio que aceptarlo por Brasil, ya que Argentina sabe que la UE estaría dispuesta a avanzar solo con Brasil”. Iturralde ve “un riesgo”, pero confía que “predomine la racionalidad”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados