crisis económica

Ministro de Hacienda de Brasil pide apoyo legislativo al ajuste fiscal

El ministro de Hacienda de Brasil, Joaquim Levy, reiteró hoy que el ajuste fiscal que planifica el gobierno, que implicará un fuerte recorte del gasto público durante este año, es "necesario" para propiciar una retomada del crecimiento económico.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Joaquim Levy, ministro de Hacienda de Brasil. Foto: Reuters

Levy compareció ayer ante tres comisiones económicas de la Cámara de Diputados y admitió que el ajuste, mediante el cual se intentará equilibrar las cuentas públicas, que cerraron en rojo el año pasado, también apunta a recuperar la confianza de los mercados.

"Debemos estimular la confianza, pues los inversores se sienten inseguros si hay una perspectiva de descontrol del gasto público", declaró Levy, quien puntualizó que las agencias calificadoras de riesgo están "atentas" a los movimientos del gobierno, que espera por la aprobación de diversas medidas de ajuste en el Parlamento.

El ministro reiteró que las previsiones oficiales apuntan a que este año la economía se contraerá en torno a 1 %, pero aseguró que una vez aplicado el ajuste volverá "rápidamente" a crecer.

Sin embargo, aclaró que "no es que el Producto Interno Bruto (PIB) va a caer por causa del ajuste", sino que ello responde a "desequilibrios" que se procuran corregir para retomar la senda del crecimiento.

"La economía no está en un ritmo fuerte y la votación del ajuste será una señal de confianza, para que los inversores se empiecen a preparar para el futuro", indicó el ministro.

Según Levy, una vez aprobadas esas medidas, "será necesario dar un tiempo para que (los inversores) tomen sus decisiones, que se apoyan siempre en hechos" y no en meras proyecciones.

No obstante, alertó sobre la necesidad de que el ajuste fiscal se apruebe en un corto plazo, pues la economía "es como un castillo de arena y, si llega una ola, puede destruir todo".

También afirmó que una demora excesiva del trámite parlamentario promoverá un mayor "deterioro" de la situación económica del país, que enfrenta altas tasas de inflación e intereses y un aumento del desempleo, que en marzo pasado llegó al 6,2 %.

Levy sostuvo que, en términos históricos, se trata de una tasa relativamente baja, más aún así reconoció que "el desempleo aumenta con una cadencia relativamente fuerte" y que es necesario adoptar medidas para garantizar la creación de nuevas plazas de trabajo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)