SEGURIDAD SOCIAL

El modelo sueco para reformar las jubilaciones que genera polémica entre los candidatos

Ernesto Talvi y Pablo Mieres plantearon instaurar el sistema de cuentas nocionales en reemplazo del actual modelo de administración del Banco de Previsión Social (BPS). Desde el equipo de Daniel Martínez plantearon sus reparos.

Jubilados en Uruguay. Foto: Fernando Ponzetto
Jubilados en Uruguay. Foto: Fernando Ponzetto

El consenso político respecto a que el próximo gobierno deberá procesar una reforma del sistema de seguridad social es una realidad, y con matices los candidatos van mostrando las cartas que jugarán. Todos comparten que los cambios deberán surgir de un diálogo amplio incluyendo a la academia y los sectores sociales, pero también hay ciertas coincidencias sobre las medidas a plantear en ese debate.

Tanto el candidato colorado Ernesto Talvi como el del Partido Independiente, Pablo Mieres, tienen como propuesta principal la adopción de un sistema de cuentas nocionales que reemplace al actual modelo de administración del Banco de Previsión Social (BPS).

A su vez, este instrumento es considerado “muy bueno” por el equipo económico del frenteamplista Daniel Martínez, aunque tienen críticas a la puesta en práctica de la oposición. Es que su objetivo es una reforma integral de la seguridad social.

El sistema de cuentas nocionales fue implantado por primera vez en Suecia en 1994 y desde allí algunos países europeos lo han tomado como ejemplo.

El cambio fundamental pasa porque en lugar de que todos los aportes de los trabajadores vayan a una “caja común” que se utiliza para pagar las jubilaciones de los retirados, se formarán cuentas individuales -al estilo de lo que ocurre en las AFAP, aunque sin capitalización- en la que cada persona irá acumulando dinero, que tendrán únicamente valor contable. Esto último es porque el sistema seguirá siendo de reparto, es decir que los trabajadores activos “pagarán” las prestaciones de los jubilados.

En el momento del retiro, al monto acumulado por cada individuo se le suma un rendimiento que surgirá de algún factor de revalorización -en los países que lo implementan se utiliza la evolución del Producto Interno Bruto (PIB) o de los salarios- y se fijará una renta vitalicia tomando en cuenta también la esperanza de vida.

“La propuesta es reorganizar la parte de BPS. El principio de las cuentas nocionales es aprovechar la información de la vida laboral del trabajador para llevar una cuenta ficta (imaginaria) de los derechos a pensión que va generando con sus contribuciones. En base a eso se calcula la renta vitalicia, que será lo que puede pagar (el Estado) de acuerdo a lo acumulado y la esperanza de vida”, explicó a El País el especialista en temas de seguridad social y asesor del Partido Independiente, Álvaro Forteza. Aclaró que se mantendrá una jubilación mínima y “algún tipo de complementación para las jubilaciones más bajas”.

Según Forteza, este sistema “es más transparente” porque en los sectores “de ingresos medios y altos se paga (la jubilación) de acuerdo a lo que contribuyeron”, y en los que tuvieron “vulnerabilidades para aportar se seguirá subsidiando”. Así se refleja “claramente la situación” de cada aportante, y el Estado identifica a donde “transfiere recursos” como política de redistribución.

El programa de Talvi detalla que de implementarse las cuentas nocionales, cada año “el trabajador podrá ver cuánto tiene en su fondo, y podrá evaluar anualmente si retirarse en base a lo que ha acumulado”.

Para esa decisión, la persona deberá tener en cuenta que “la tasa de reemplazo -la relación entre la pasividad y el ingreso actual- que ofrece la anualidad supere una cota inferior (a definirse) y que la anualidad supere la jubilación mínima en términos absolutos”.

Fachada del BPS. Foto: Francisco FLores.
Fachada del BPS. Foto: Francisco Flores.

De esto derivan dos frases de Talvi hace unas semanas en un debate sobre seguridad social: “que la edad de retiro deje de ser una variable política” y que “cada trabajador decida voluntariamente” el momento de jubilarse.

El programa del candidato colorado también establece que “si llegada a una cierta edad -que deberá estar vinculada automáticamente a la esperanza de vida- la persona no alcanza la jubilación mínima, podrá jubilarse recibiendo una partida complementaria con cargo a Rentas Generales hasta completar una jubilación básica”.

Como una ventaja de esta propuesta, Talvi sostiene en su programa que se reducirá “la subdeclaración y la informalidad, en particular al comienzo de la vida laboral, dado que el trabajador será el primer interesado en realizar aportes”, lo que “se traduce en un sistema más viable financieramente y equitativo”, al eliminar “transferencias espurias o injustas”.

Críticas y una reforma integral.

Los asesores de Daniel Martínez en materia de seguridad social son la vicepresidenta de República AFAP, Jimena Pardo, y el integrante de la Asesoría Macroeconómica del Ministerio de Economía y Finanzas (MEF), Braulio Zelko. El País se comunicó con el comando de Martínez para precisar los alcances de su propuesta en la materia, pero desde este se rechazó tal posibilidad.

La Diaria entrevistó el viernes a Pardo y Zelko. Este último dijo que de cara a la reforma previsional “no queremos centralizarnos en un instrumento en específico”, y que se deberán “evaluar todos los puntos en integralidad” en un diálogo social.

Pardo se refirió específicamente a la propuesta de cuentas nocionales, señalando que “es un instrumento muy bueno pero hay que verlo en la integralidad y ahí está nuestra diferencia” con Talvi.

Respecto al candidato colorado, Pardo sostuvo que plantea “que el problema es únicamente el financiamiento del BPS”, y “nosotros creemos que hay que rediseñar los tres pilares”: el gestionado por BPS, el de las AFAP y el no contributivo de pensiones por vejez o invalidez.

“No criticamos el instrumento, sino la aplicación del instrumento que vemos como una parcialidad. Es un instrumento sueco que no se puede aplicar tal cual a la realidad uruguaya”, agregó la asesora de Martínez.

Mientras que Zelko a través de Twitter, había señalado que la propuesta “transfiere todo el riesgo al trabajador y tiene implícita una rebaja de las jubilaciones”, en especial a “los de menores salarios y a los que no realicen aportes continuos”.

Convocar a una comisión de expertos.

El candidato del Partido Nacional, Luis Lacalle Pou, no participó del debate sobre seguridad social -organizado por los directores sociales del BPS- y en su programa de gobierno no hay propuestas específicas.

Allí se expresa que “cuando el problema es complejo, no es buena idea apurarse”, por lo que se crearía una “comisión de expertos de primer nivel designados por los partidos políticos (que trabajará “en consulta” son los sectores sociales), a los que se dará un año para realizar una evaluación cuidadosa de la situación, identificar posibles escenarios y definir un menú de estrategias de reforma”.

Edad de retiro e incentivos

Tal como surgió del debate sobre seguridad social de hace unas semanas, los candidatos coinciden que la edad de retiro no sería la variable de ajuste. Álvaro Forteza dijo que “el sistema de cuentas nocionales dejaría de castigar como hoy ocurre a quienes deciden retirarse más tarde”, ya que al tener más años de aportes crecerá el monto de la jubilación. El modelo actual “genera desincentivos a trabajar o postergar el retiro”, porque no necesariamente los aportes extras incrementarán la pasividad. Braulio Zelko, asesor de Daniel Martínez, dijo a La Diaria que se tendría que “incentivar el retraso” de la jubilación, aclarando que sería una decisión voluntaria de cada persona.

La visión de los candidatos y sus asesores

FRENTE AMPLIO
Jimena Pardo. Foto: Marcelo Bonjour
Jimena Pardo

El sistema de cuentas nocionales “es un instrumento muy bueno pero hay que verlo en la integralidad y ahí está nuestra diferencia” con Talvi. Sobre el candidato colorado, sostuvo que plantea “que el problema es únicamente el financiamiento del BPS”, y “nosotros creemos que hay que rediseñar los tres pilares”. “No criticamos el instrumento, sino la aplicación que vemos como una parcialidad”, agregó.

partido colorado
Talvi
Ernesto Talvi

De implementarse el sistema de cuentas nocionales, cada año “el trabajador podrá ver cuánto tiene en su fondo, y evaluar anualmente si retirarse en base a lo que ha acumulado”. Deberá tener en cuenta que “la tasa de reemplazo -relación entre la anualidad y el ingreso actual- que ofrece la anualidad supere una cota inferior (a definirse) y que la anualidad supere la jubilación mínima en términos absolutos”.

PARTIDO NACIONAL
Lacalle Pou
Luis Lacalle Pou

“Cuando el problema es complejo, no es buena idea apurarse”, dice el programa de gobierno. Plantea la creación de una “comisión de expertos designados por los partidos políticos (que trabajará “en consulta” con los sectores sociales), a los que se dará un año para realizar una evaluación cuidadosa de la situación, identificar posibles escenarios y definir un menú de estrategias de reforma”.

partido independiente
Álvaro Forteza. Foto: Francisco Flores
Álvaro Forteza

El sistema de cuentas nacionales “es más transparente” porque en los sectores “de ingresos medios y altos se paga (la jubilación) de acuerdo a lo que contribuyeron”, y en los que tuvieron “vulnerabilidades para aportar se seguirá subsidiando”. Así se refleja “claramente la situación” de cada aportante, y el Estado identifica a donde “transfiere recursos” como política de redistribución.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)