BANCO MUNDIAL

El “modesto” crecimiento de la economía mundial y una protección “precaria” contra la crisis

El Banco Mundial divulgó su informe de perspectivas 2020 en el que ve una recuperación modesta de la economía global. También actualizó sus perspectivas para Uruguay.

Sede del Banco Mundial. Foto: Archivo El País
Banco Mundial alertó por el riesgo de una nueva escalada en las tensiones comerciales este año. Foto: Archivo El País

La economía mundial tendrá una tenue recuperación en los próximos años, después que en 2019 su crecimiento se desacelerara a 2,4% (desde el 3% de 2018) según estimaciones del Banco Mundial (BM) publicadas ayer en la edición de enero de 2020 del informe “Perspectivas económicas mundiales”.

En efecto, el BM prevé que la economía global se expanda 2,5% este año y 2,6% en 2021 tras el 2,4% de 2019. Eso se debe a que “las inversiones y el comercio se recuperan gradualmente de la significativa debilidad que mostraron en año pasado”, afirmó.

No obstante, “predominan los riesgos de que las perspectivas mundiales empeoren, y la concreción de dichos riesgos podría desacelerar el crecimiento de manera considerable”, advirtió el organismo.

“Entre estos riesgos se incluyen una nueva escalada de las tensiones en las relaciones comerciales y la incertidumbre respecto de las políticas en esta área, y las conmociones financieras en los mercados emergentes y las economías en desarrollo”, explicó.

“Aun si estos mercados y economías se recuperan tal como está previsto, el crecimiento per cápita se mantendrá muy por debajo de los promedios de largo plazo y de los niveles necesarios para alcanzar los objetivos vinculados con el alivio de la pobreza”, remarcó el informe.

El organismo prevé que “el crecimiento de las economías avanzadas en su conjunto decaiga al 1,4% en 2020 (desde el 1,6% de 2019), en parte debido a que persiste la debilidad en las manufacturas. En los mercados emergentes y las economías en desarrollo, por otro lado, se espera que este año el crecimiento se acelere hasta ubicarse en un 4,1%”, aunque “este repunte no es generalizado”.

Por eso, “en vista de que el crecimiento de las economías emergentes y en desarrollo probablemente se mantendrá bajo, los responsables de formular políticas deberían aprovechar la oportunidad para encarar reformas estructurales que impulsen un crecimiento de base amplia, factor esencial para reducir la pobreza”, afirmó en un comunicado la vicepresidenta de Crecimiento Equitativo, Finanzas e Instituciones del Grupo BM, Ceyla Pazarbasioglu.

“Las medidas dirigidas a mejorar el clima para los negocios, el Estado de derecho, la gestión de la deuda y la productividad pueden contribuir a lograr un crecimiento sostenido”, sugirió.

Por su parte, el director del Grupo de Perspectivas del BM, Ayhan Kose alertó que “las bajas tasas de interés mundiales ofrecen solo una protección precaria contra las crisis financieras”.

Es que “en los últimos 50 años se han registrado cuatro oleadas de acumulación de deuda” en países emergentes y “la más reciente, que comenzó en 2010, ha sido la más grande, la más rápida y la más generalizada de las cuatro”, estimó el BM. “Si bien los bajos niveles actuales de las tasas de interés mitigan algunos de los riesgos asociados con un endeudamiento elevado, las oleadas previas desembocaron en crisis financieras de amplio alcance”, advirtió.

La mayor parte de la riqueza deriva del capital que producen las personas. Foto: Archivo
Banco Mundial. Foto: Archivo

“La historia muestra que las oleadas de acumulación de deuda no suelen tener final feliz. En un entorno mundial frágil, es fundamental implementar mejoras en las políticas a fin de minimizar los riesgos asociados con la actual ola de endeudamiento”, remarcó Kose.

Proyecciones mundiales.

Según las proyecciones, el crecimiento de Estados Unidos se desacelerará a un 1,8% este año (desde el 2,3% de 2019), “como reflejo del impacto negativo de los incrementos en las tarifas fijados anteriormente y del aumento de la incertidumbre”, mientras que “en la zona del euro, las previsiones sobre crecimiento se han modificado a la baja y se han establecido en un 1% para 2020 en un contexto de actividad industrial débil”, indicó el informe.

Respecto a China, el BM espera una “moderada desaceleración” este año a 5,9% (desde el 6,1% de 2019) “en un contexto desfavorable tanto dentro del país como en el ámbito internacional, lo que incluye el impacto persistente de las tensiones comerciales”.

Para América Latina, el organismo espera que en 2020 “el crecimiento regional aumente al 1,8% (desde 0,8% en 2019) a medida que se consolide el crecimiento en las economías más grandes y se eleve la demanda interna en toda la región”.

“En Brasil, se prevé que el aumento de la confianza entre los inversores y la flexibilización gradual de las condiciones del financiamiento y el mercado laboral sirvan de base para que el crecimiento se acelere al 2% (desde 1,1% de 2019) y se prevé que Argentina se contraiga a un ritmo más lento, del 1,3% (desde -3,1%)”, añadió el BM.

Estimaciones Para Uruguay

El Banco Mundial (BM) prevé una recuperación de la economía uruguaya en los próximos años. Después de que en 2019 el Producto Interno Bruto (PIB) se desacelerara hasta un estimado de 0,5% (desde 1,6% en 2018), el BM espera una aceleración en 2020 y 2021, ya que proyecta que el PIB de Uruguay crezca 2,5% este año y 3,5% en 2021, en ambos casos por encima del promedio de América Latina.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados