TRAS SUBA DE NOTA DE R&I

Mojón histórico de calificación de deuda uruguaya

Por 1ª vez, tres agencias lo dan un escalón arriba del mínimo inversor.

Ministerio de Economía intenta reducir el déficit fiscal. Foto. D.Borrelli.
Foto: Darwin Borrelli

Por primera vez en la historia, tres calificadoras de riesgo colocan a la deuda uruguaya un escalón por encima del mínimo dentro del grado inversor. Esto ocurrió ayer, luego que la japonesa Rating & Investment Information (R&I) elevara la calificación de la deuda de Uruguay de BBB- a BBB con perspectiva "estable".

Así, se suma a Standard & Poors (BBB) y Moodys (Baa2) como las agencias que ponen a Uruguay un nivel por encima del mínimo para ostentar el grado inversor. En tanto, Fitch Ratings (BBB-) y la canadiense DBRS (BBB —baja—) lo ubican en el mínimo.

Previo a la de R&I, la última suba de nota de la deuda había sido en junio de 2015 por parte de S&P.

La agencia japonesa señaló en un comunicado que "aunque ha crecido un poco más lento que antes, la economía uruguaya ha aumentado su estabilidad, impulsada principalmente por la demanda interna. Esto, junto con la alta probabilidad de grandes inversiones extranjeras directas (IED), ha hecho que las perspectivas económicas sean más brillantes de lo que se esperaba".

Recordó que hay excedente en cuenta corrientes, que "la inflación estuvo contenida dentro" de la meta del Banco Central (de 3%-7%) "por primera vez en varios años" y que "las reducciones del déficit fiscal también están en curso" (bajó de 3,9% del Producto Interno Bruto —PIB— en 2016 a 3,5% en 2017). "En base a su punto de vista de que la gestión económica y fiscal del gobierno será más sólida en estas circunstancias, R & I ha elevado la calificación", explicó.

La agencia japonesa señaló que "la economía uruguaya ha mantenido un crecimiento positivo, en contraste con las grandes economías vecinas, Brasil y Argentina, que se vieron sumidas en graves recesiones. Esto muestra que su autonomía económica ha aumentado significativamente".

Además, destacó la posible inversión de la empresa finlandesa en una planta de celulosa.

Sobre el aspecto fiscal, la calificadora indicó que "si bien el déficit fiscal del sector público se redujo en 2017 y el objetivo de déficit hacia 2019 no se modifica (2,5% del PIB), es probable que se requieran esfuerzos políticos continuos. En opinión de R & I, un importante punto focal en la evaluación de la solvencia futura de Uruguay será si el gobierno puede implementar su plan de consolidación fiscal de manera constante a medida que las perspectivas económicas se vuelven más brillantes".

Agregó que "el riesgo fiscal ha sido mitigado por amplios activos líquidos disponibles".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º