PERSPECTIVA CREDITICIA

Moody’s: mirada negativa para el crédito en la región

“Muchas economías de la región crecerán más del 3%, pero el PIB permanecerá por debajo de los niveles previos a la pandemia tras una contracción de más del 5% en 2020”, afirmó la calificadora.

Agencia de calificación Moody´s. Foto: Archivo El País
Agencia de calificación Moody´s. Foto: Archivo El País

La calificadora de riesgo, Moody’s informó que la perspectiva crediticia para los soberanos de América Latina y el Caribe en 2021 es negativa, “lo cual refleja la expectativa de que las condiciones adversas que afectan la calidad crediticia de los soberanos continuarán en los próximos 12 a 18 meses”, según indicó en un comunicado.

En un nuevo informe, la calificadora analizó cómo, más allá de la perspectiva de crecimiento -que apunta a una reactivación económica este año-, las “crecientes presiones sociales dificultarán la capacidad de los gobiernos de restaurar el espacio fiscal perdido”, hecho que “ejercerá presión en la calidad crediticia en la región”.

Según sostuvo Jaime Reusche, vicepresidente de Moody’s: “en 2021, muchas economías de América Latina experimentarán una recuperación del crecimiento, beneficiándose de efectos base favorables tras la contracción sin precedentes generada por el coronavirus en 2020, la peor desde la Gran Depresión”.

Asimismo, señaló que como resultado de la flexibilización de las medidas de confinamiento por el COVID-19 y del apoyo en políticas públicas por parte de los bancos centrales y los gobiernos, la reactivación de la economía, que comenzó en el segundo semestre de 2020, continuará. “Muchas economías de la región crecerán más del 3%, pero el Producto Interno Bruto (PIB) permanecerá por debajo de los niveles previos a la pandemia tras una contracción de más del 5% en 2020”, afirmó la calificadora.

Por otra parte, el informe sostuvo que este año, los déficits fiscales en América Latina se van a reducir “a medida que los gobiernos empiecen a retirar gradualmente algunas de las medidas adoptadas para combatir los efectos económicos de la pandemia”.

En este sentido, los ingresos de los gobiernos “se verán favorecidos por un impulso cíclico a medida que la actividad económica se recupere, aunque la recaudación fiscal se mantendrá por debajo de los niveles prepandémicos”, explicó el comunicado. Por último, se agregó que “pese a la reducción de los déficits, los indicadores de deuda seguirán aumentando, lo cual ejercerá mayor presión sobre los perfiles de crédito de los soberanos”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados