Calificadora

Moody’s prevé baja de déficit, pero advierte por gasto

“La rigidez” en su estructura plantea “desafíos”, alertó.

Moody's rebajó la perspectiva de la nota del sistema bancario uruguayo. Foto: AFP
Foto: AFP

La calificadora de riesgo Moody’s evaluó que el gobierno podrá mantener el déficit del gobierno central más el Banco de Previsión Social por debajo del 3% del Producto Interno Bruto (PIB) pero hay riesgos de que eso no sea así tanto por el lado de menores ingresos como por mayores gastos.

El informe de la calificadora titulado "La reducción del déficit continúa, pero se mantienen importantes desafíos" recuerda que Uruguay tiene una nota para su deuda de Baa2 (es decir un escalón por encima del mínimo del grado inversor).

El análisis de base de Moodys supone que "el déficit del gobierno central se mantendrá por debajo del 3% del PIB en 2018-20, lo que permitirá que el índice de deuda de Uruguay se estabilice en torno al 48% del PIB durante este período. En este nivel, la carga de la deuda estará en línea con la mediana para los soberanos con calificación Baa".

La agencia expresó que por el lado de los ingresos, "el crecimiento (económico) de este año será más bajo de lo esperado inicialmente debido a (i) una sequía que afectó la producción agrícola, (ii) el efecto negativo de la depreciación de la moneda en el consumo privado, (iii) los efectos secundarios de Argentina que afectarán el turismo y la construcción. Las autoridades esperan que los ingresos se beneficien de un repunte económico en 2019 y de que el Banco República vuelva a volcar utilidades" (para cumplir con normativa del Banco Central no lo hizo el año anterior).

"Sin embargo, las perspectivas de crecimiento podrían decepcionar dado que el resultado económico en los últimos años se ha caracterizado por una disminución de la inversión y una pérdida de empleos. Si estas tendencias persisten, los ingresos del gobierno también podrían estar por debajo de las expectativas oficiales", advirtió Moodys.

El informe recordó que "por el lado del gasto, el gobierno pretende contenerlo" en la Rendición de Cuentas "limitando su crecimiento a solo 0,25% del PIB en 2019. Este es un aumento relativamente pequeño en el gasto considerando que 2019 es año de elecciones e históricamente, los gastos reportan grandes aumentos durante los años electorales".

Sin embargo, alertó que "la rigidez de la estructura de gasto de Uruguay plantea importantes desafíos a mediano plazo para las finanzas públicas. El gasto no relacionado con la inversión representa el 96% del total, con los llamados gastos endógenos, que son difíciles de ajustar, representando casi el 58% del gasto total (66% cuando se incluyen los pagos de intereses)".

La calificadora analizó que "durante la última década, las pensiones han tendido a crecer más rápido que la economía misma. La disminución de la inflación en 2017, combinada con un crecimiento aún alto de los salarios en 2016 del 11,7%, condujo a un aumento del 6% en términos reales en las pensiones el año pasado. Esto, a su vez, contribuyó a un aumento adicional de los desembolsos de pensiones como porcentaje del PIB, que ahora son casi dos puntos porcentuales del PIB más altos que hace una década. Las autoridades esperan que las pensiones crezcan a un ritmo más moderado en el futuro, en línea con la economía".

Según Moodys "otros elementos también han contribuido a aumentar las presiones relacionadas con las pensiones en las cuentas fiscales en los últimos años y podrían seguir haciéndolo si no se abordan" y puso como ejemplo la flexibilización para jubilarse vigente desde 2008 y la Caja Militar que "actualmente requiere alrededor del 1% del PIB en transferencias del gobierno".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º