SISTEMA PREVISIONAL

Moody's: son "positivos" los cambios en renta vitalicia

La calificadora advierte que igual faltan ajustes para que vuelvan al negocio las aseguradoras privadas.

Moody's rebajó la perspectiva de la nota del sistema bancario uruguayo. Foto: AFP
Foto: AFP

La calificadora de riesgo Moody’s consideró "positivo para las aseguradoras" los cambios normativos que comenzaron a regir en 2018 vinculados a las rentas vitalicias —las jubilaciones que pagan las empresas de seguros con el dinero ahorrado en la cuenta individual de las AFAP— aunque analizó que "será necesario realizar más ajustes" para que las compañías privadas vuelven al negocio.

El Banco Central (BCU) —regulador del mercado de seguros y AFAP— resolvió a fines del año pasado modificar la forma de cálculo de estas pasividades, pasando de parámetros fijos a nuevos criterios que serán actualizados periódicamente como las tablas de mortalidad (que pasarán a ser unisex) e incorporando el concepto de Renta Teórica Pura, que determina el margen que las aseguradoras pueden cargar por la administración del dinero.

Según explicitó el regulador, con este conjunto de cambios se buscó adecuar "los parámetros de actualización actuarial (para el cálculo de las jubilaciones por AFAP) de manera dinámica y previsible" y así lograr "un mayor número de oferentes compitiendo" en el mercado de rentas vitalicias. Es que desde hace varios años el Banco de Seguros del Estado (BSE) es el único que ofrece dicho servicio, ya que las aseguradoras privadas se retiraron por la nula rentabilidad del negocio.

De acuerdo con un análisis divulgado ayer por Moodys, el nuevo marco regulatorio "introduce supuestos de mortalidad más realistas para determinar las pensiones y las reservas".

La actualización de las tablas de mortalidad (hasta el cambio regulatorio se usaban datos de 1996 con un recargo del 20% por el desfasaje estadístico) "generarán un cálculo de pensiones más preciso en función de estimaciones actualizadas de la expectativa de vida, y mejorarán el cálculo de las reservas". Según la calificadora, con los ajustes normativos se incrementará 1,4 años la expectativa de vida para los hombres de 60 años, y 1,7 años para las mujeres de igual edad.

Asimismo, la actualización de este criterio a nivel contable "generará un incremento en la valuación de los pasivos de las aseguradoras y una reducción por única vez de su patrimonio neto, lo cual será neutralizado por la introducción de tablas de mortalidad específicas con una menor expectativa de vida aplicable a pensiones por discapacidad".

Por otra parte, Moodys destacó el proyecto de ley que envió el gobierno al Parlamento para emitir deuda en una nueva unidad indexada al Índice Medio de Salarios Nominales (IMSN) —que determina el ajuste anual de las jubilaciones— y así cubrir el descalce de moneda que sufren las aseguradoras. Aunque alertó que "no hay certeza respecto de si el gobierno podrá emitir la cantidad de deuda necesaria para eliminar completamente los descalces" existentes.

Cuando comience la emisión en la nueva unidad asociada al IMSN, se generará una curva de rendimientos a 24 meses de esos títulos que determinarán la tasa que se sumará al ahorro individual acumulado por el trabajador al momento del cálculo jubilatorio. Hasta que el Parlamento apruebe esas emisiones, la referencia serán los títulos asociados a Unidades Reajustables (UR) —que ajusta por el Índice Medio de Salarios (IMS)— aplicándose un arbitraje de 1,7% anual que refleja la evolución esperada de la productividad.

"Este cambio representa una mejora con respecto al enfoque actual, que estipula el uso de tasas fijas de interés. No obstante, la nueva regulación utiliza una tasa de interés de mercado promedio de 24 meses, generando un riesgo de que se produzca un descalce entre los ingresos reales provenientes de inversiones y el rendimiento garantizado a los rentistas", evaluó la calificadora.

Cuando informó los cambios, el BCU aseguró que su impacto sobre la renta inicial que recibirá el trabajador será "prácticamente nulo al momento de entrada en vigencia de estas modificaciones". El análisis de Moodys ratifica esto para el corto plazo —"la curva de rendimiento mínima garantizada excede los actuales rendimientos de mercado, lo que conlleva a mayores pensiones", aunque eso "será compensado por la aplicación de la tabla de mortalidad actualizada", indica el informe— pero advierte que "si las tasas de interés de mercado se mantienen en los niveles actuales, las tasas mínimas garantizadas convergerán en un nivel inferior y, por lo tanto, las pensiones tenderán a disminuir" en el futuro.

Finalmente, la calificadora sostiene que el margen de 0,75% del resultado de la curva de rendimientos que la normativa permite cargar a las aseguradoras, puede "que no sea suficiente para generar métricas de rentabilidad adecuadas", lo que mantendría a las compañías privadas por fuera del negocio.

El negocio más grande dentro de los seguros.

"El segmento previsional es el más grande del mercado de seguros de Uruguay", señaló la calificadora Moodys. Las reservas totales en ese negocios son de US$ 2.200 millones, casi el 60% de las reservas de la industria y el 4% del PIB de Uruguay. Los fondos del sistema de pensiones llegan a US$ 15.800 millones (que a futuro serán transferidos a las aseguradoras), el 27% del PIB nacional. Moodys prevé que los fondos de pensiones crecerán "rápidamente" al igual que la cantidad de jubilados, por lo que "también se espera un incremento acorde del volumen del negocio de rentas vitalicias".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)