OBITUARIO

Muere el Nobel de Economía y “padre del euro”, Robert Mundell: su vínculo con Uruguay

El economista Robert Mundell fue premio Nobel de Economía en 1999 y tuvo un vínculo con Uruguay en la década del 80.

Robert Mundell: sus teorías fueron clave para la creación de la moneda única europea en 1999. Foto: AFP
Robert Mundell: sus teorías fueron clave para la creación de la moneda única europea en 1999. Foto: AFP

Sus teorías lo llevaron a ganar el premio Nobel de Economía en 1999 y a ser considerado el “padre intelectual” del euro, la moneda única de 19 de los 27 países de la Unión Europea (UE). El domingo, el economista Robert Mundell falleció en Monteriggioni, Siena, en Italia, donde residía desde hace tiempo, a los 88 años.

Este economista canadiense (nació en Kingston, Ontario, el 24 de octubre de 1932) fue clave con un cambio en la corriente de pensamiento dominante. Entre finales de los años 50 y finales de los 60 escribió los artículos premonitorios de lo que, mucho más tarde, iba a llamarse macroeconomía de una economía abierta. Cuando todos los modelos macroeconómicos se planteaban con hipótesis de economías cerradas, él cambio radicalmente esa visión y construyó un mundo analítico nuevo.

Entre otros, fue el primero, junto con Harry Johnson, en introducir el nuevo enfoque monetario de la balanza de pagos, que integró la teoría monetaria existente con la teoría de la balanza de pagos agregando ambas. Fue también el primero en desarrollar, junto con Marcus Fleming, el modelo Mundell-Fleming, que ha sido clave para analizar los problemas macroeconómicos de economías abiertas y que ha tenido la originalidad, por un lado, de situar el tipo de cambio, como decisivo a la hora de determinar el mix óptimo de política económica y, por otro, a la inversa, de analizar cómo los shocks fiscales y monetarios afectan al tipo de cambio.

Con este modelo se demuestra cómo la política monetaria es mucho más eficaz en un sistema de tipo de cambio flotante (como tiene Uruguay desde la crisis de 2002) y, por el contrario, la política fiscal tiene mayores resultados con sistemas de tipo de cambio fijo.

Pero además, introdujo un modelo pionero de lo que él ha dado en llamar “áreas monetarias óptimas” que han sido la base teórica de la construcción de la Unión Monetaria Europea. En 1961 estableció qué requisitos básicos necesitaba cumplir una unión monetaria como la europea, pero 34 años antes de que ocurriera. Entre los requisitos para que una Unión Monetaria funcione eficientemente, señala la plena o muy elevada movilidad de los factores de producción, capital, trabajo y tecnología. Demostró que en presencia de precios rígidos, la movilidad laboral puede considerarse un sustituto de la flexibilidad cambiaria.

Por ello es considerado el “padre intelectual” del euro, la moneda única que se introdujo en los mercados financieros mundiales el 1º de enero de 1999, reemplazando la antigua Unidad Monetaria Europea.

Mundell recibió el Premio Nobel de Economía en 1999 por sus “análisis de la política monetaria y fiscal bajo diferentes sistemas de tipo de cambio y por un análisis óptimo de las zonas de cambio”, según la explicación que dio entonces la Academia.

Había establecido “las bases de la teoría que domina las consideraciones prácticas sobre políticas monetarias y fiscales en las economías abiertas”.

Su vínculo con Uruguay.

En la década del ‘80, Mundell vino a Uruguay y jugó un rol para que economistas uruguayos fueran a estudiar a Estados Unidos, algo poco frecuente en ese entonces, además de coordinar un programa intenso de postgrado en macroeconomía en 1980-1982 que se dictó en el Banco Central (por acuerdo con la Universidad de Columbia), “al que asistieron como alumnos tanto funcionarios de la institución como economistas externos, incluyendo de la Universidad de la República”, indicó el economista Aldo Lema. Desde 1974 Mundell era profesor del departamento de economía de la Universidad de Columbia, en Nueva York.

“Cuando recibió el Nobel volvió a Uruguay y dio una conferencia también en mayo de 2000” en el Banco Central, recordó el gerente de Investigaciones Económicas del BCU, Gerardo Licandro.

En ella, se refirió a la creación del euro y a la posibilidad de crear una moneda del Mercosur o una divisa de América Latina.

“La creación de una moneda Latinoamericana, una moneda mucho más amplia, en lugar de tener una moneda Mercosur. Pero el proceso sería el mismo: no la dolarización sino la estabilización de una tasa de inflación común. Cada país deberá tener presupuestos equilibrados; y estabilidad monetaria en ese sentido y luego un Banco Central Latinoamericano y una moneda Latinoamericana y un Dólar latinoamericano de alguna clase”, explicó Mundell.

“¿Cuales serían los beneficios? Bueno, acarrearía el beneficio de estabilidad monetaria siempre que el Banco Central funcionara de manera estable. Podría continuar anclada al dólar, podría vincularse al euro, vincularse a una mezcla de ambos, podría ser independiente, hay toda una serie de posibilidades. Sea cual fuere la posibilidad siempre deberá estar condicionada a que haya una política estable y en el largo plazo esto aumentaría el poder de Latinoamérica y en base a esto se podría comenzar un proceso de Fondo Monetario Latinoamericano y regionalizar parte del FMI y todo esto ayudaría a que funcionaria realmente este tipo de sistema”, concluyó aquella vez.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados