Posición dominante en buscador

Multa histórica a Google por temas de competencia

De 4.343 millones de euros, según dispuso la Comisión Europea.

Google, fachada

La Comisión Europea (CE) impuso ayer una multa de 4.343 millones de euros a Google por utilizar su sistema operativo Android para reforzar la posición de dominio de su buscador, la mayor sanción por incumplir normas de Competencia impuesta por Bruselas.

"Google ha usado Android como un vehículo para consolidar el dominio de su motor de búsqueda. Estas prácticas han negado a sus rivales la oportunidad de innovar y competir por sus méritos. Han negado a lo consumidores europeos los beneficios de una competencia efectiva", manifestó la comisaria europea de Competencia, Margrethe Vestager.

La investigación de la Comisión, que inició en abril de 2015 y le llevó un año después a acusar a Google de abuso de dominio, ha concluido que las restricciones que el gigante estadounidense impone a fabricantes de teléfonos y operadores de red con relación a Android suponen una práctica ilegal conforme a las normas europeas.

Bruselas alega que Google exigió a los fabricantes que preinstalasen sus servicios de búsqueda (Google Search) y su navegador (Chrome) como condición para otorgarles la licencia de uso de su tienda de aplicaciones (Play Store).

Además hizo ciertos pagos a grandes fabricantes y operadores de redes móviles a condición de que instalasen exclusivamente su buscador, al tiempo que les impidió vender teléfonos inteligentes que tuviesen versiones alternativas de Android no avaladas por Google.

El objetivo era dirigir el tráfico de los dispositivos Android a su buscador y reforzar así su posición de dominio, en un contexto en el que "internet móvil supone más de la mitad del tráfico global", según recordó Vestager.

La decisión de la Comisión exige al gigante estadounidense "poner fin a su conducta ilegal de forma efectiva en 90 días" a contar desde la decisión o, de lo contrario, impondrá penalizaciones de hasta el 5% del volumen de negocios diario de su matriz, Alphabet.

"Como mínimo Google tiene que parar y no reincidir en ninguno de estos tres tipos de prácticas (...) y también abstenerse de cualquier medida que tenga un fin similar o equivalente a estas", afirmó la CE, que deja en manos de la empresa decidir qué medidas concretas aplica. Google ya ha anunciado que recurrirá la decisión ante los tribunales. 

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º