TALENTOS

¿Cómo hacer y por qué es necesario transformarse en un líder del cambio?

Para alcanzar los objetivos de negocio esperados se requieren líderes atentos a las expectativas y motivaciones de los colaboradores.

Persona presentando. Foto: 123rf.com
Los verdaderos líderes conectan con el desafío de construir una relación saludable y de crecimiento con sus equipos de trabajo. Foto: 123rf.com

Gran parte de las personas alcanzan la posición de líder por un crecimiento profesional y económico, siguiendo el plan de carrera. En la mayor parte de los casos se trata de buenos profesionales en su área, quienes son reconocidos por su aporte y transferidos al nuevo rol. Como parte de este proceso, deberán asumir el desafío de potenciar el desarrollo de sus colaboradores, algo que no todos han elegido por vocación.

“Cuando somos líderes tenemos que ser conscientes de las expectativas y principales motivaciones de nuestros colaboradores. Esto exige dedicación y tiempo y, en muchas ocasiones, ese es el gran problema debido al ritmo y la carga de trabajo técnica que tienen los líderes en sus puestos de trabajo”, explica Virginia Fasano, licenciada en Psicología y MBA, directora de Lightup Consultoría.

Desde que llegó el COVID-19 a nuestro país, las organizaciones han sufrido una fuerte transformación. El rol del líder es clave en el proceso de acompañamiento así como en el desarrollo de su equipo. Por lo tanto, las habilidades de liderazgo deben ser particularmente reforzadas.

Los verdaderos líderes conectan con el desafío de construir una relación saludable y de crecimiento con sus equipos de trabajo. También le dedican tiempo, atención y energía a realizar su labor con una mirada colaborativa y positiva que contribuya a los mismos.

“Cuando hablamos de los líderes de cambio, nos referimos a quienes además, visualizan esta responsabilidad como oportunidad adicional de construir confianza con su equipo. El primer paso es el trabajo de sus propias competencias socioemocionales y su autoconfianza. Se animan a mirarse en el espejo sin culpa, pero con los ojos bien abiertos para conocerse tal cual son. A su vez, tienen un alto nivel de autocrítica y ansias de mejorar”, explica Fasano.

Trabajo en equipo. Foto: 123rf.com
Una investigación confirmó que generando empatía y liderando con humor, los equipos mejoran su nivel de desempeño. Foto: 123rf.com

Otra de las características del líder del cambio es la capacitación continua, el desarrollo de la escucha activa, y la búsqueda constante de feedback. Por otra parte, se perfeccionan aprendiendo de la diversidad.

Fasano comenta que este “no tiene miedo, muestra madurez emocional, confía en lo que está construyendo y logra puentes muy sólidos con sus equipos. La clave entonces es animarse a conocerse, autocontrolar las emociones y no hacer cargo a los demás de sus errores e impulsos. Reflexionan sobre los acontecimientos asumiendo lo que ellos mismos pueden haber generado y tratan de repararlo, no responsabilizando a los demás de sus acciones y reacciones. Esta mirada no castigadora sino positiva alienta e inspira a su equipo a seguirlo”, concluye Fasano.

Desarrollar nuevas competencias es posible

En un entorno variable y en constante transformación, se torna imprescindible generar acuerdos con el staff y trabajar juntos para optimizar los recursos y capitalizar el potencial de la organización. Es fundamental ser creativos, innovadores y realistas para hacer emerger el conocimiento muchas veces presente y tácito en los equipos.

Consultada sobre las posibilidades de adquirir estas competencias y convertirse en líderes del cambio, Fasano explica el concepto y su aplicación: “Una competencia laboral se define como el conjunto de conocimientos, habilidades y destrezas que debe poseer una persona para desempeñar un trabajo o labor específica”. Es como “saber hacer y desear hacerlo”.

Luego, la especialista resalta que no solo es posible desarrollar las competencias laborales, sino que se torna casi imperativo, en especial, en este particular contexto.

Virginia Fasano. Foto: Gentileza Virginia Fasano.
Virginia Fasano. Foto: Gentileza Virginia Fasano.

El humor como estrategia de liderazgo

En 2018 los investigadores de Cambridge Judge Business School entrevistaron a más de 100 líderes de diferentes sectores para determinar cómo se debe usar el humor de manera hábil y efectiva. El estudio confirmó que el humor es una estrategia de liderazgo tan inteligente que actualmente existen entrenadores de humor que ofician como coach en diversas organizaciones.

En un contexto laboral tan complejo como el actual, podría resultar extraño hablar de humor. Sin embargo, la investigación confirmó que generando empatía y liderando con humor, los equipos mejoran su nivel de desempeño y logran superar los momentos difíciles de mejor manera. En tiempos de pandemia reducir el agotamiento y mantener el buen ánimo de los colaboradores resulta clave.

“Los buenos líderes eligen temas de conversación alegres, entusiastas y usan el sentido del humor como un modo de distención. Ellos saben que el disfrute es parte de la convivencia laboral”, dice Fasano.

“En momentos difíciles como los actuales, el uso del humor es un recurso de comunicación necesario y potente. El buen humor aporta armonía, distención y muestra un estado positivo a pesar de las dificultades. Sin negarlas, pero ubicándolas en su justo lugar”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados