Entrevista

Nicolás Santo: "Es un mundo donde el rápido se come al lento"

Es consultor de negocios y vive en China desde 2011, donde fue asesor para el gobierno chino y múltiples empresas latinoamericanas.

Nicolás Santo. Foto: Álvaro Caceres
Nicolás Santo. Foto: Álvaro Caceres

Escribió “Un tango con el dragón”, un libro en el que, además de explicar el ascenso de China como potencia mundial, cuenta sus principales anécdotas.
Sobre un TLC con el gigante asiático dijo que importa buscar “modelos creativos” porque sino “quedamos con la ‘ñata contra el vidrio’”.

—¿Cuál es su labor en China?

—Asesoro a que tanto las empresas latinoamericanas como las chinas conozcan las oportunidades de negocios que existen. Es una especie de "pivoteo" para los dos lados.

—¿Cómo se está viviendo en China la denominada "guerra comercial"?

—A los chinos no les gusta que nadie les venga a decir cómo tienen que hacer las cosas y esto ha tocado un poco su nacionalismo.

—¿Cuáles considera que son las principales acciones que Uruguay debería llevar adelante en China?

—Hay muchísimo por hacer. Lo primero debería ser construir la imagen país en China, obviamente esto no es fácil porque somos un país chico y está todo el mundo peleando por el mercado chino. Sin embargo, creo que Uruguay tiene ciertos elementos de soft power (poder blando) que no son aprovechados a nivel de marketing y que son herramientas clave.

—¿Cómo cuáles?

—Como el fútbol, lo natural, lo exótico, lo puro.

—¿Cómo evalúa la participación de Uruguay en China?

—Hay un esfuerzo muy bueno por parte de la embajada pero igual Uruguay no logra avanzar a la velocidad que se necesita. Ni el sector privado ni el público avanza a la velocidad que demanda el mercado. En el imaginario colectivo de los chinos, la marca Uruguay casi no existe y no está ni cerca de competir con Nueva Zelanda. Hay que moverse rápido, este es un mundo en que el rápido se come al lento.

—Uruguay XXI anunció recientemente que el país se adherirá a la nueva "ruta de la seda" de China conocida como "Una Franja Una Ruta" ¿Qué implicancias cree que tendrá?

—No es menor, creo que es muy positivo porque a través de la nueva "ruta de la seda" China busca generar una revolución infraestructural principalmente en Asia Central. América Latina se tiene que subir a ese carro y es muy bueno que Uruguay sea el primero de la región en hacerlo.

—¿Ve algún riesgo?

—Sí, creo que no hay que caer en la inocencia de ver a China simplemente como una gran billetera. Sería ingenuo pensar que porque nos sumamos a la "ruta de la seda" van a llover las inversiones, eso no es así, hay que hacer un trabajo serio de seguimiento y de captación de esas oportunidades.

—¿Cómo evaluá las relaciones diplomáticas entre ambos países?

—En relaciones diplomáticas estamos bien pero siempre venimos corriendo de atrás, el consulado en Guangzhou —que se va a inaugurar en agosto— se tendría que haber inaugurado hace cinco años atrás. Hoy tendríamos que estar inaugurando un consulado en Chengdú. A veces me rechina que nos felicitemos por hacer las cosas cinco años tarde.

—¿El gobierno es autocomplaciente en ese sentido?

—Sí, creo que un poco sí. Me molesta que un país como Costa Rica que hasta el 2009 no tenía relación diplomática con China ya tenga un acuerdo y nosotros no. Nos jactamos de 30 años de relaciones diplomáticas pero seguimos hablando.

—Dentro del Mercosur, Uruguay ha sido el principal promotor para concretar un Tratado de Libre Comercio con China. ¿Ve viable un acuerdo de este tipo o cree que Uruguay debería actuar por fuera del bloque?

—No hay que descartar ninguna de las dos opciones, pero hay que animarse a dar el salto. Si no logramos convencer a Brasil y Argentina, Uruguay debería intentar convencer a China de que nos dé una mano para convencerlos y que nos permitan hacer un acuerdo bilateral.

—¿Por qué nos deberían ayudar?

—Porque creo que el TLC con Uruguay podría ser una buena plataforma de prueba y le sacaría las dudas al Mercosur. Lo importante es buscar modelos creativos para que no nos tranquemos de vuelta, sino lo que pasa al final del día es que nos quedamos sin el tratado, como siempre, quedamos con la "ñata contra el vidrio".

Libro

Mañana, a las 15 horas, en la Intendencia de Montevideo, Nicolás Santo presentará "Un tango con el dragón", libro que explica el impacto que tendrá el ascenso global de China en el orden mundial.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º