Índice de capital humano

¿Por qué los niños uruguayos serán menos productivos de lo que podrían?

Estudio del Banco Mundial indagó cómo está Uruguay en la formación de capital humano y encontró un tema clave que hace que la productividad futura de los niños sea 60% de lo que podría.

Estudiantes: en promedio tendrán 8,2 años efectivos de educación al cumplir la mayoría de edad. Foto: Fernando Ponzetto
En promedio tendrán 8,2 años efectivos de educación al cumplir la mayoría de edad. Foto: Fernando Ponzetto

El Banco Mundial (BM) divulgó un novedoso índice que intenta medir la cantidad de capital humano que un niño nacido hoy puede esperar lograr a los 18 años en cada país, y como es habitual en este tipo de rankings, Uruguay se posicionó en mitad de tabla: 68 entre 157 naciones.

El debe del país está en la enseñanza, en particular en el abandono estudiantil que impacta en la cantidad de años de escolaridad esperados —uno de los indicadores que componen el Índice de Capital Humano (ICH)—. Esto se traduce en que "un niño que nace hoy en Uruguay será, cuando crezca, el 60% de lo productivo que podría ser si tuviera educación completa y plena salud", dijo el BM.

Es que el ICH mide además de los años dentro del sistema educativo y la calidad del aprendizaje (en base a pruebas internacionales como las PISA), aspectos como la probabilidad de vivir hasta los cinco años, la tasa de supervivencia de los adultos (hasta 60 años) y la proporción de niños que presentan retrasos en el crecimiento —en los indicadores sanitarios Uruguay logró buena valoración—.

El economista del BM, Rafael Rofman, que se encargó de presentar el trabajo, planteó que si Uruguay alcanzara el resultado de la enseñanza en Argentina —"que tampoco es un éxito educativo", aclaró— mejoraría 13 puestos en el ranking hasta la posición 55. "La ventaja de Argentina (sobre Uruguay) es de permanencia, porque los resultados de Uruguay (en las pruebas) no son malos" en la comparación regional, señaló.

Según los datos locales, se espera que un niño que comienza la educación formal complete 11,8 años de escolaridad cuando llegue a la mayoría de edad. Mientras que el puntaje de los estudiantes uruguayos en las pruebas de enseñanza alcanza los 444 puntos (siendo 625 un rendimiento avanzado), dando esto que los niños "realmente aprenden solo 8,2 años", es decir una brecha educativa de 3,4 años —ajustando los años de estudio en función de la calidad del aprendizaje—.

En el caso de Argentina, está en el lugar 63 del ranking con 13,1 años en promedio de escolaridad y un puntaje de 424 puntos en las pruebas de rendimiento, logrando 8,9 años de aprendizaje efectivo.

A Uruguay "le va menos bien de lo que se esperaría en función de su nivel de ingresos", dijo Rofman. A su vez, el BM elaboró el ICH para los años previos y en el caso de Uruguay, en los últimos cinco años (2012-2017) el puntaje apenas se movió: pasó de 0,59 a 0,60.

"En el mundo que se viene donde será un desafió sostener el desarrollo económico, si no se apuesta al capital humano es difícil dar la batalla", expresó el economista del BM e indicó que en Uruguay "el desafío es pensar un sistema educativo que logre revertir" los resultados mostrados por el estudio.

Entre las carencias de la enseñanza local, Rofman mencionó "problemas pedagógicos, de formación de los maestros, de cantidad de horas que pasan los niños en la escuela, de coordinación entre los ciclos" y de entusiasmo de los jóvenes con la propuesta curricular. Entre lo positivo señaló el Plan Ceibal y el aprendizaje de idiomas.

Los resultados de la educación son "un indicador que con buenas políticas se puede revertir, aunque la experiencia de los últimos años indica que no es tan fácil", analizó el experto.

El informe destaca la situación de Chile, ya que entiende logró "grandes avances en capital humano y está por encima de los otros países de la región" al ubicarse en la posición 45 del ranking. En la nación trasandina un niño que nace hoy tendrá el 67% de la productividad laboral potencial a la que accedería con educación completa y salud plena.

El vicepresidente regional del BM, Jorge Familiar, dijo que en América Latina "aún queda mucho por hacer en pos de mejorar la calidad de la educación, proporcionar las habilidades laborales adecuadas para ayudar a las próximas generaciones a tener éxito en la vida y promover la participación femenina en la fuerza laboral".

Asiáticos y escandinavos en la cima del ranking

Los resultados del Índice de Capital Humano (ICH) que elaboró el Banco Mundial (BM) posicionan en el primer lugar del ranking a Singapur con un puntaje promedio de 0,88. Le siguen Corea del Sur, Japón, Hong Kong, Finlandia, Irlanda, Australia, Suecia, Holanda y Canadá. En el otro extremo, el país peor valorado según el estudio es Chad que recabó 0,29 puntos, estando por encima de Sudán del Sur, Níger, Malí y Liberia.

El ICH clasifica a los países en función del lugar que ocupan en términos de productividad de la próxima generación de trabajadores. Los resultados mostraron que "el 56% de los niños que nacen hoy en todo el mundo perderán más de la mitad de los ingresos potenciales de su vida debido a que los gobiernos no están haciendo inversiones eficaces para garantizar una población saludable, educada y con capacidad de resiliencia, lista para los trabajos del futuro", subrayó el BM.

El índice fue presentado en la reunión anual que se desarrolla esta semana del organismo y el Fondo Monetario Internacional (FMI), y la pretensión es que los gobiernos lo tome como insumo para la elaboración de políticas.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º